Desde que asumió la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro voló cuatro veces al exterior, tres de ellas en visita oficial. Y dejó claro de toda claridad que su capacidad de lanzar disparates y provocar desastres se supera con cada vuelo. No satisfecho con asombrar a sus compatriotas, parece dispuesto a asombrar al mundo.