Recientemente los organismos de seguridad de Venezuela han actuado contra factores directivos de dos importantes bancos privados, a saber, Banesco y el Banco Occidental de Descuento (BOD), a los fines de desarticular una trama contra la economía venezolana en la que estarían participando instancias de decisión de dichas entidades bancarias.

Sostuve una tertulia con varios amigos economistas, unos defensores del control de cambio, otros de la libre convertibilidad. Les digo a ellos que mucha gente piensa que con la oferta de dolarización hecha por Henri Falcón, el monto actual de sus salarios va a ser en dólar y van a poder convertirlos en bolívares, a la actual tasa especulativa. Me explican: “Según su principal vocero económico, Francisco Rodríguez, la dolarización  tendría una primera etapa de transición o “voluntaria”, sustituiría todos los bolívares a una tasa fija de 70.000 Bs/dólar, quiere decir que el salario mínimo actual, dicho por este mismo vocero,  será de 75 dólares mensuales y los precios de los productos se fijarían en dólares en la misma equivalencia, al igual que los servicios públicos, agua, electricidad, telefonía que se pagarían a precios internacionales, en dólares”. Saque usted su cuenta verdadera.

Demasiado fuerte es el prestigio de la Democracia como para que la clase dominante siga negándola.

Esta importante cuestión la he tratado en otras oportunidades en esta misma página, pero creí conveniente replantearla a propósito de estas preguntas: ¿Cuántos venezolanos, potenciales votantes por Maduro, creen que existe una guerra económica, responsable de los altos precios y, en general, de la difícil situación económica del país’? ¿Cuántos creen que la mayor responsabilidad es del gobierno? No creo que alguien tenga respuestas certeras, o lo más aproximadas posible, pero si, muchas estimaciones.

La regresión conservadora que está viviendo el mundo en términos políticos, en particular en América Latina significa el mayor retroceso de la historia de nuestro continente. Hay quienes han dicho que el período que se está viviendo retrotrae a la región a lo peor de las dictaduras militares neoliberales de seguridad nacional de los años 70 y 80 del siglo pasado, sin embargo, desde mi opinión, la marcha atrás es mucho mayor aún, creo que volvimos a comienzos del siglo XX cuando durante las presidencias en Estados Unidos de Teodoro Roosevelt (1901-1909) y William Howard Taft (1909-1913) se implementaron las políticas del “gran garrote” y la “diplomacia del dólar”, caracterizadas por un proceso de creciente intervención militar y económica de la potencia norteamericana en América Latina y sobre todo en el Caribe.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar