Las recientes elecciones en los Estados Unidos pueden afectar a la Argentina en varios aspectos que confirman la inserción del país que eligió Cambiemos en el mundo. La preeminencia de esta política ubica bases militares en la Argentina, el extremo de su patio trasero, en el contexto de la fuerte disputa con China por la hegemonía. Y con Jair Bolsonaro en  Brasil, donde empiezan los rumores de provocaciones y agresiones contra Venezuela y Bolivia. Otra vez un continente conmocionado por amenazas militaristas, los antagonismos y la violencia.