Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

No es un titulo aventurado, apresurado. El doble ataque a la caravana del ex presidente Lula da Silva en Paraná –primero con huevazos, luego directamente con tiros– grafica el dramático momento que vive la democracia en Brasil, apenas semanas después del asesinato de la militante feminista y de derechos humanos Marielle Franco en Río de Janeiro. ¿De qué otra manera, sino fascismo, se puede catalogar a la extrema derecha brasileña que pretende tomar el poder por asalto con la candidatura del militar retirado Jair Bolsonaro, segundo en encuestas y en crecimiento ante el derrumbe de la “derecha clásica” brasileña? ¿De qué otra manera, sino fascismo, se puede caracterizar al grupo de forajidos que disparó contra la caravana del hombre más importante de la historia contemporánea del Brasil?

Es algo más terrorífico y profundo que el simple ataque contra un gobierno, es el intento de destrucción de todo lo que un país significa. Venezuela es y ha sido, incluso desde antes de su conformación como República, un proyecto emancipador y de unificación de países latinoamericanos. Estados Unidos y sus colaboradores han decidido ensañarse contra Venezuela, y lo están haciendo contra la integralidad de su significado: contra el bolivarianismo, contra su sustrato chavista, contra el pueblo que lo hace posible.

Por primera vez un presidente brasileño tuvo la oportunidad de abrir el Foro Económico Mundial que se realiza anualmente en Davos, en los Alpes suizos, y que reúne la flor y la nata de los dineros del mundo: el ultraderechista Jair Bolsonaro tenía a su disposición 45 minutos para hablar de sus programas y proyectos a una platea colmada de empresarios, agentes financieros, banqueros e inversionistas. 

Debe ser confuso para los pobres opositores y más a los que gustan de votar y expresarse electoralmente, descifrar esta tragicomedia de mensajes erráticos y contradictorios que salen de los distintos partidos de la derecha. Hay mil voceros diferentes. Cada uno disparando posturas disímiles y agrediéndose unos con otros. No tienen ni cohesión ni unidad. La propia existencia de la MUD parece ahora una obsoleta estrategia propagandística, de marketing político, cuyo fracaso se debe a la pugna y agresión filicida de sus propios miembros.

El 21 de enero de 2019, la Sala Constitucional dictó una decisión relativa a los últimos acontecimientos ocurridos en la Asamblea Nacional a los cuales ya nos hemos referido. Así, aclara y reitera los términos del desacato en los que el Parlamento se encuentra en virtud del cual sus actos carecen de validez en el ordenamiento jurídico venezolano.

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº123

 

Descargar

 

Xi Jinping: Tres discursos

 

Descargar