Es época de la celebración de Halloween, nombre nada criollo que no significa más que la Víspera de Todos los Santos, también conocida como Noche de Brujas, una fiesta de origen celta que el consumismo globalizado ha logrado instaurar también en la Argentina, como una demostración más de colonialismo cultural. Pero esta vez no vuelan brujas, ya que fueron desa­lojadas de sus escobas por unos bichos más de moda, los buitres

Tenemos así una alianza macabra entre dirigencia derechista, sicariato, terrorismo, hampa ordinaria y falsa “defensa de derechos humanos”.

Los procesos de transformación sociohistóricos son estremecedores acontecimientos en la historia, donde se presentan controversiales actitudes y comportamientos, cada quien asume partido por un o cual direccionamiento que se le da a la sociedad por quienes están al frente de dicho proceso, y estos, les demarcan, una ruta, un proceder y un curso, que posee en sí mismo un ritmo acorde a su propia dinámica, el pueblo lo hace suyo, lo internaliza, se convence y avanza con denuedo a cristalizar su sueños y aspiraciones que son recogidos, interpretados e impulsados en una lucha constante e insistente.

Si “el conservador rechaza toda idea de cambio por una especie de incapacidad mental para concebirla y para aceptarla”, como lo expusiera José Carlos Mariátegui en su artículo La imaginación y el progreso, escrito en 1924; en contraparte, el revolucionario tendría que diferenciarse de éste haciendo uso de su imaginación para cambiar la realidad imperfecta contra la cual le toca insurgir. Es decir, mientras que los conservadores sólo están opuestos a cualquier posibilidad de cambio o revolución, por muy minúscula que esta sea, dada su limitación espiritual para imaginar algo mejor a lo ya existente y que represente, por consiguiente, un desarrollo integral de la humanidad, además de hallarse saturados de rutinas predecibles y de prejuicios heredados de todo tipo; a los revolucionarios les corresponde imaginar, promover y aceptar tal posibilidad, revolucionando, por tanto, la conciencia de sus semejantes o, como lo diría Paulo Freire, problematizando su conciencia, a riesgo de terminar adoptando las mismas posiciones reaccionarias de sus contrarios.

Al acordar la firma del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Malasia, Chile, México, Perú, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam), Barack Obama intenta recuperar hegemonía en lo económico y en este escenario entran también el acuerdo nuclear con Irán y el deshielo con Cuba.

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar