La pasada reunión del viernes 4 de enero de 2019 del llamado Grupo de Lima, en la cancillería peruana,  tuvo como eje central incrementar y desarrollar un escenario favorable para “restaurar la democracia y la prosperidad” en Venezuela. Sin embargo, en dicho cónclave recibió una tremenda y dignamente sustentada postura discrepante del gobierno mexicano encabezado ahora por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Fue sin duda un golpe con guante blanco que hizo palidecer a los representantes de los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía. 

La comunidad académica del Programa de Formación de Grado en Estudios Jurídicos de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en ocasión que el próximo 10 de enero se producirá la legítima toma de posesión y juramentación constitucional del reelecto Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros, promoviendo la doctrina de respeto a la legalidad y legitimidad del Estado Venezolano, así como en defensa de la inmunidad e integridad del Estado establecido y practicado como base de la paz del pueblo venezolano declara:

Con la llegada al poder de Evo Morales, las Fuerzas Armadas bolivianas recuperaron una tradición nacionalista pavimentada desde los años 30 del siglo XX. Su gobierno buscó transformar el aparato armado introduciendo planes de estudio y consignas «antiimperialistas», al tiempo que concedió diversos beneficios a los militares en términos de financiamiento y cargos en el Estado. Desde 2006, los militares han sido parte de las diversas formas de escenificación de la construcción del nuevo Estado «descolonizado» y una base de apoyo del gobierno de Morales.

Cuánto honor nos hace el nuevo presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, con haber cancelado la invitación a Cuba y Venezuela, de manera que los representantes de ambos países no asistan a su investidura presidencial la próxima semana, de acuerdo con un comunicado de la Cancillería.

Es indudable que la reciente gira del secretario Tillerson por Méjico, Argentina, Colombia, Perú y Jamaica, estuvo bastante lejos de alcanzar los objetivos buscados. En efecto, los magros logros de esta gira urdida por la más alta dirección del imperio con el propósito declarado de consensuar la aplicación de nuevas sanciones a Venezuela en materia petrolera, sanciones que obviamente habrán de generar un impacto adverso sobre la mayoría de esos países cipayos, y al mismo tiempo volver a insistir en la conformación de una fuerza multilateral para intervenirla militarmente, volvieron a dejar a los “halcones” del imperio y a sus fans de la contrarrevolución nacional y mundial con los crespos hechos.

Frases

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano."

Hugo Chávez

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº87

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar