El conflicto entre Venezuela y los Estados Unidos comienza al decidir nuestra nación, de la mano de  Bolívar ser libre. El país del norte no reconoció nuestra independencia al Libertador desarrollar una doctrina política y espiritual que nos enfrentaba con aquella nación, de vocación contraria a la Bolivariana. Los del norte, pretendiendo hegemonizarse, investidos de la doctrina del Destino Manifiesto originan la conflictividad entre estas dos visiones: una impulsa la integración, la paz y el equilibrio, la otra aplasta, anexa,  impone y saquea.

Atilio Boron, en su obra «Aristóteles en Macondo: notas sobre el fetichismo democrático en América latina», señala que «la cuestión que se plantea con más y más frecuencia en Latinoamérica es: ¿hasta qué punto es posible hablar de soberanía popular -esencial para una democracia- sin soberanía nacional? ¿Soberanía popular para qué? ¿Puede un pueblo sometido al dominio imperialista llegar a tener ciudadanos autónomos que decidan sobre su propio destino?».

Sólo una rectificación total de las autoridades peruanas sobre el tema, otorgando las debidas garantías, haya sido auspiciada o no por las gestiones diplomáticas y políticas que se comprometiese a realizar el ALBA-TCP (14), en la misma oportunidad que rechazó tajantemente la medida de exclusión en nuestra contra, debiera hacer posible la asistencia de nuestro presidente a la VIII Cumbre. ¡A nosotros debe bastarnos con el apoyo de los pueblos y de nuestros gobiernos amigos!

El avión de jet blue se preparaba para aterrizar. La voz de la azafata anunciaba el destino final del vuelo: La Habana. Aplausos y gritos de alegría en inglés y español anunciaban las tan ansiadas vacaciones para unos y la posibilidad de llegar a la tierra de Fidel y el Che, para otros.

Es indudable que la reciente gira del secretario Tillerson por Méjico, Argentina, Colombia, Perú y Jamaica, estuvo bastante lejos de alcanzar los objetivos buscados. En efecto, los magros logros de esta gira urdida por la más alta dirección del imperio con el propósito declarado de consensuar la aplicación de nuevas sanciones a Venezuela en materia petrolera, sanciones que obviamente habrán de generar un impacto adverso sobre la mayoría de esos países cipayos, y al mismo tiempo volver a insistir en la conformación de una fuerza multilateral para intervenirla militarmente, volvieron a dejar a los “halcones” del imperio y a sus fans de la contrarrevolución nacional y mundial con los crespos hechos.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº73

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar