Reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno de Nicaragua y con la Revolución Sandinista, ¡Qué viva la paz en Nicaragua! ¡Qué se instaure y progrese el diálogo!

Tegucigalpa, Honduras C.A. lunes 4 de junio de 2018

Hace cuatro décadas una vanguardia popular armada derrotaba la dictadura dinástica más oprobiosa de Centro América, alzándose con un victoria que removería la historia desde sus cimientos para establecer un gobierno socialista en las narices del imperialismo norteamericano y su aliados locales. La dinastía de los Somoza caía ante la guerra de liberación del Frente Sandinista.

Los revolucionarios centroamericanos hemos sido fieles testigos del empobrecimiento de nuestros países bajo los regímenes neoliberales y los designios del sistema capitalista, que concentran la riqueza social en pocas manos, expropiando a los pueblos de sus empresas, riquezas naturales y expulsando a nuestra población a otros países en busca de mejores derroteros; huyendo del hambre, violencia y miseria a la que son sometidos.

En casi 17 años de ausencia del Sandinismo en el gobierno, Nicaragua tuvo un franco retroceso en todos sus indicadores sociales, los 11 años de la primera Revolución y las conquistas del pueblo, fueron revertidas con violencia, en el marco de la unipolaridad en el mundo y el llamado fin de la historia, que amenazaba ingenuamente con condenar a los pueblos a la voluntad maligna del Capital para la eternidad.

No obstante, en América Latina y en otras latitudes no tardaron en cambiar las correlaciones  y los tiempos;
La lucha de los pueblos y también de otros capitales no alineados con el imperio,  comenzaron a dar muestras de supremacía política y voluntad de independencia nacional. Muchos fueron los partidos de izquierda en países de América Latina que tomaron el poder por la vía democrática, representando nuevas mayorías organizadas y demostrando grandes capacidades de gobierno, haciendo justicia con los más desfavorecidos del sistema a la vez que crecían económicamente y se posicionaban como naciones soberanas.

Ante  su inminente debilitamiento en un mundo multipolar, el imperialismo no tardó el regresar a sus viejos métodos de desestabilización política; sabotajes económicos, golpes de estado, bloqueos financieros, inyección de capitales y asesoramientos a las derechas apátridas, e incluso amenazas de intervención militar.

Hemos visto el despliegue noticioso orquestado por los medios de comunicación al servicio de las élites del país y la prensa internacional alineadas con el imperialismo, atacando al legítimo Gobierno del Presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista; circulan un sinnúmero de informaciones que intentan soslayar los alcances de ese Gobierno en materia económica, social y cultural, negando una realidad que ha sido reconocida hasta por los organismos financieros internacionales del enemigo, como el Banco Mundial.

Reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno de Nicaragua y con la Revolución Sandinista, ¡Qué viva la paz en Nicaragua! ¡Qué se instaure y progrese el diálogo!

¡No Pasarán!
¡Viva la Revolución Sandinista!

¡Venceremos!
¡Necedad!

 

        

Fuente: Portal Alba

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº67

 

Descargar