Lo ocurrido el 1 de octubre pasará a la historia entre los grandes hitos de los pueblos que luchan contra la dominación, el colonialismo y el imperialismo, y en los anales de las luchas por la emancipación recordaremos la fecha en la que un pueblo rebelde logró que cayese --con la desobediencia civil pacífica-- la máscara de su opresor. La patente determinación de la sociedad catalana de ser dueña de su futuro nos convoca a luchar con mayor compromiso por la emancipación de nuestros pueblos, y desde la Fundación de Solidaridad Internacionalista Pakito Arriaran felicitamos al pueblo de Catalunya, y coreamos con fuerza: Visca la terra, visca Catalunya lliure!

Esto no se va a quedar así. Quienes incurrieron en traición a la patria tendrán que responder ante la Comisión de Verdad y Justicia de la Asamblea Nacional Constituyente. Fue la rotunda afirmación que nos hizo Delcy Rodríguez, presidenta de ese órgano, sobre la conducta de varios líderes de la oposición venezolana que pidieron reiteradamente la intervención de Estados Unidos en el país y han dado su apoyo más caluroso a las recientes sanciones implantadas por Trump contra Venezuela.

A través de un comunicado la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL), se solidarizó con los pueblos hermanos de las islas caribeñas que recientemente fueron impactados por los huracanes que dejaron consecuencias graves y también extendieron su mensaje de resistencia a los mexicanos que se vieron afectados por terremotos que develan la realidad indiferente de un gobierno imposibilitado de atender oportuna y eficazmente.

1 Lo único peor que no tener poder es tener poder y no usarlo. Por el voto de más de ocho millones de compatriotas tenemos una Asamblea Nacional Constituyente con 545 miembros, al parecer en su casi totalidad progresistas. La oposición dice haberse abstenido: es su derecho, pero ello no le confiere potestad para decidir como si hubiera participado. Tendrá nuevas oportunidades: las que ella no le hubiera dado al adversario político de haber triunfado.

Diego Maradona siempre juega fuerte. No le salen las sutilezas. Con sus afectos o en la política nunca baja la intensidad de lo que dice. Su desmesura, la verborragia con que suele expresarse, divide aguas. Nos tiene acostumbrados. Esta vez, tratándose de Venezuela, sus palabras retumbaron como un trueno. Sobre todo por cuándo y cómo las dijo. Se puso a las órdenes de Nicolás Maduro, reivindicó una vez más a Hugo Chávez y se declaró un soldado para pelear contra el imperialismo. Nada nuevo. El acompaña el proceso bolivariano desde sus comienzos. Mucho influyó la relación que entabló con Fidel Castro apenas finalizó el Mundial del 86. De México viajó a Cuba para conocer al líder de la Revolución. Pasaron 31 años. Aun con sus contradicciones –¿quién no las tiene?– en temas como éste que otros esquivarían, fue a fondo una vez más.    No será la última.

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar