Compartimos en Bélgica con Alessandra Moonens, médica de familia, militante feminista e integrante de Venesol y ahora también miembro de la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana. Vivió en Venezuela 8 años, del 2007 a 2015, participando como militante en la construcción política de diversos movimientos de mujeres: Plataforma para el Derecho al Aborto, Araña Feminista, Feministas en Acción Libre y Directa por la Autonomía Sexual y Reproductiva (Faldas-R), Escuela de Feminismo Popular, entre otros. También se involucró en el  trabajo con movimientos de base como la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), el Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora (FNCEZ), Movimiento de Pobladores y la  Alianza Sexo-Género Diversa Revolucionaria (ASGDRe). Como profesional fue médica en varios centros rurales de salud y en uno de atención integral de la mujer. Hoy nos cuenta su experiencia en Venezuela y cómo se percibe desde Europa el proceso bolivariano.

En relación con tu experiencia de vida en Venezuela, con los movimientos de base feministas, campesinos y como médica rural, ¿Qué rescatarías del proceso bolivariano?

- Bueno, primero subrayar que es un proceso, es decir, un conjunto de iniciativas, de estructuras nuevas, de maneras de organizarse, de experiencias que van todas de la mano. Se está tratando de revolucionar todos los espacios y deben avanzar todos a la vez, ya que todos están entrelazados, no se puede revolucionar la salud sin la educación, sin el transporte, etc. Pero si he de enfatizar algunos... creo que insistiría sobre la territorialización de la educación, es decir, la llegada de misiones educativas a todos los rincones del país. Esto fue lo que permitió que, en pocos años, Venezuela fuese declarada Territorio Libre de Analfabetismo por la Unesco y  junto a esto, se desarrollaron espacios de formación a nivel universitario en pueblos donde la mayoría de la gente ni podía soñar con ir a la universidad, se abrieron carreras como ingeniería agroalimentaria, medicina, derecho, ingeniería en construcción civil, entre otras. Fueron carreras accesibles a todas y todos de forma gratuita; cabe señalar que la matriculación universitaria en Venezuela es la quinta más alta del mundo y la segunda de América Latina. Ahora, como médica, no puedo dejar de citar las misiones de salud como por ejemplo “Barrio Adentro”, la cual permitió que médicos, enfermeras, dentistas y programas de prevención llegasen directamente al pueblo, donde estuviese, en vez de que la gente enferma tuviera que desplazarse hacia las ciudades para encontrar médicos -que de paso los maltrataban siendo eso una clara demostración de diferencia de clase-; éstos los atendían directamente en sus comunidades o barrios. Sin embargo, me toca también decir que las mujeres nos quedamos un poco olvidadas en esta Misión a la hora de desarrollar la planificación familiar, el embarazo y el parto porque la piedra angular de la emancipación de las mujeres es el derecho a decidir sobre su cuerpo y no morir en todo lo que tiene que ver con un embarazo, un parto o un aborto...y esto no fue atendido en estas misiones. Es una deuda histórica que tiene el proceso revolucionario con las mujeres y que, hoy en día, el movimiento feminista dentro del proceso bolivariano lo reivindica cada día con más fuerza. Pero las mujeres nunca esperamos que nos den el derecho de organizarnos y en Venezuela las mujeres empezaron a organizarse para luchar por sus derechos, con una claridad política revolucionaria que me hizo entender que, si bien me siento feminista, me siento sobre todo perteneciente a este feminismo socialista, revolucionario y bolivariano. A pesar de esta deuda, las mujeres del pueblo tomaron las oportunidades que estas diferentes misiones les abrieron para emanciparse, educarse y organizarse… O sea, salir del papel que la sociedad patriarcal les impone para revolucionar sus propias vidas, al mismo tiempo que construir la Revolución Bolivariana de la cual son el eje fundacional ya que representan la mayoría de la fuerza bolivariana en las bases. Las mujeres usaron las políticas sociales para transformar su realidad y la del proceso sin que fuera pensado para este propósito. Falta hablar del espacio más revolucionario que se está desarrollando en todos estos años de proceso, las comunas y las ciudades comunales, urbanas y rurales. Son laboratorios de la sociedad del futuro, las experiencias que se construyen allí son imprescindibles para quienes buscamos cómo organizarnos en una sociedad post capitalista, justa, profunda y realmente democrática, participativa, protagónica y por supuesto, antipatriarcal.

“...Falta hablar del espacio más revolucionario que se está desarrollando en todos estos años de proceso, las comunas y las ciudades comunales, urbanas y rurales. Son laboratorios de la sociedad del futuro,...”

Ahora que te encuentras en Bélgica, ¿Cómo se percibe la realidad de lo que sucede en Venezuela?

- Es evidente que eso depende de dónde una saca sus fuentes de información. Por haber vivido tantos años en Venezuela sigo teniendo enlaces fuertes con mis compañeras y compañeros, y puedo recibir información directa de gente en quien confío, además de los medios de comunicación alternativos que leo. Ahora, al escuchar las noticias que salen a diario en los medios hegemónicos sobre Venezuela, me quedo asombrada y me pregunto qué está pasando realmente en el resto del mundo donde no tengo amigos que me den informaciones directas. En la mayoría de ellos, se repite exactamente lo que en Venezuela leía en los medios de comunicación que son claramente identificados de derecha y profundamente anti-chavistas. Mentiras, deformaciones y exageraciones, en vez de análisis políticos de las causas de la situación actual, sin nunca mencionar las cosas positivas y constructivas que también se está desarrollando desde más de 20 años en el país. También, me doy cuenta de que, lamentablemente, mucha gente que se dice de izquierda y que sobre otras temáticas multiplican sus fuentes y tienen posiciones que comparto, se dejan llevar por el discurso dominante que hay sobre Venezuela sin dudar, y me cuesta entender por qué, ¿Será que cuando un pueblo pasa de la resistencia a la real construcción del socialismo, los que no participan de esta experiencia se frustran y prefieren criticar desde una visión teórica, en vez de apoyar a un pueblo que esta poniendo su vida y toda su fuerza y coraje para construir su futuro y el futuro de la sociedad que queremos?.

“...me doy cuenta de que, lamentablemente, mucha gente que se dice de izquierda y que sobre otras temáticas multiplican sus fuentes y tienen posiciones que comparto, se dejan llevar por el discurso dominante que hay sobre Venezuela sin dudar, y me cuesta entender por qué,...”

¿Qué opinión te merece las sanciones por parte de la Unión Europea o, por ejemplo, el bloqueo de dinero venezolano por parte de uno de los sistemas de transacciones financieras del mundo como Euroclear, ubicado en Bruselas, que está afectando al pueblo venezolano?

- Por parte de Estados Unidos y Europa no había que esperar nada mejor que esto, siempre en la historia del mundo los que tienen el poder han tratado de anular, aniquilar y erradicar las experiencias de socialismo que nacieron. De hecho, siempre lo hicieron con mucho más empeño que con la extrema derecha que, a pesar de “condenarlas”, las prefieren mucho más. Para el capitalismo no hay nada más peligroso que un pueblo en revolución. Me parece tan cínico que con sanciones tan “asumidas” en estos últimos años comparado con lo que pasaba hace unos años en Venezuela -ya no entraba la mercancía como se debía, pero no se asumía como sanción- se utilicen las consecuencias directas de las mismas para culpar al Estado venezolano. Y bueno, a pesar de que los que se quejan de la situación económica actual son la gente de oposición de clase media y alta, los que sufren, pasan hambre, mueren y pierden hijas e hijos por falta de medicinas... son los pobres, como siempre. Los mismos que mantienen la cabeza alta y cruzan ríos y peligros para votar a favor de la constituyente, a favor del proceso porque saben que este es el camino. Nuevamente, deploro que desde las izquierdas no se denuncie este bloqueo con más unidad y contundencia, en defensa del pueblo que es víctima de esta guerra no convencional a pesar de que no haya consenso sobre la política interna de Venezuela. Sin olvidar que, como en el mundo entero, cuando se ataca un pueblo, las primeras que sufren son las mujeres, ellas son el blanco preferido de estos ataques. En Venezuela no hay acceso a anticonceptivos desde hace más de 5 años -más bien antes de las sanciones ilegales-. Es notorio que para empobrecer a un pueblo, la manera más eficaz y rápida es lograr que las mujeres se embaracen lo más jóvenes posible y con alta frecuencia.

Como parte de Venesol y de la RED Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, ¿Por qué apoyar la defensa del proceso bolivariano y cómo se puede ayudar desde Europa?

- Por qué apoyar creo que lo he venido desarrollando en las preguntas anteriores, pero en resumen pudiera decir que es tan necesario defender un modelo de sociedad como la que construye el pueblo venezolano como luchar en contra del calentamiento global. Se juega el futuro del planeta y de la humanidad. Pero hablo de toda la humanidad, no sólo de la raza humana sino de todos los individuos que la componemos y que necesitamos vivir en paz, respetando nuestras diversidades. Para ayudar, es necesario denunciar el bloqueo, esto permitirá que haya un consenso en la denuncia aunque no lo haya sobre el proyecto de sociedad que defiende Venezuela; hacer lobby político en la mayoría de los espacios posibles, quebrar el cerco mediático y el aislamiento que padece Venezuela en estos últimos años; desarrollar proyectos de solidaridad con el pueblo, pero con enfoque de autonomía y autodeterminación del mismo, en el campo de la agronomía, la salud, la educación, por ejemplo…Pero, sobre todo, creo que lo más importante es difundir informaciones alternativas y veraces sobre lo que está pasando realmente en Venezuela, en vez de repetir lo que dicen los medios dominantes. Por esto hemos desarrollado la página de Venesol, que permite a francófonos descubrir otra mirada sobre este país. Nadie defiende lo que no conoce, para defender al pueblo de Venezuela tenemos que saber por qué lo hacemos, saber desmontar las mentiras pero también enterarse y decir de lo que se está construyendo y de lo cual nadie habla, como las comunas, las experiencias de solidaridad entre el pueblo, la destrucción a diario del capitalismo, del colonialismo y del patriarcado para construir un socialismo feminista y diverso. Y quizás... inspirarse también en lo que pasa allá para construir aquí un mundo mejor. Si queremos acabar con el capitalismo tenemos que estar convencidas y convencidos de que otro mundo es posible y que por allá esta el camino.

 

          

Fuente: RedEuropa

Frases

“La mejor defensa es el ataque, ¡la humanidad tiene que ir a la ofensiva!”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar