Un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política señala que las sanciones impuestas por Estados Unidos sobre Venezuela desde 2017 han causado la muerte de más de 40.000 personas. Los autores del informe son Jeffrey Sachs y Mark Weisbrot. Allí analizan cómo las sanciones estadounidenses redujeron las posibilidades de acceso a alimentos y medicina en Venezuela, incrementando las enfermedades y mortalidad. Hablamos con Jeffrey Sachs, quien nos visitó en nuestro estudio de Nueva York. En el informe Sachs señala: “Las sanciones de Estados Unidos están deliberadamente dirigidas a arruinar la economía venezolana y de este modo provocar un cambio de régimen. Se trata de una política infructuosa, cruel, ilegal y fallida, que está causando un gran daño al pueblo venezolano”.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now! Soy Amy Goodman. Nuestros invitados de hoy son Miguel Tinker Salas, profesor venezolano del Pomona College en California, y aquí en Nueva York nos acompaña Jeffrey Sachs, prominente economista y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia. Sachs presentó recientemente un informe conjunto para el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) titulado “Sanciones económicas como castigo colectivo: el caso de Venezuela”.

Muchos de las críticas contra la presidencia de Maduro se argumentan diciendo que ha llevado al país a un estancamiento económico. Jeffrey Sachs, usted tiene un visión diferente.

JEFFREY SACHS: Bueno, no es un estancamiento económico. Lo que hay en Venezuela es un total colapso económico, una catástrofe. El país ya estaba en crisis, sin duda, antes de que Trump asumiera su cargo, pero la intención del Gobierno de Trump, desde el principio, ha sido derrocar a Maduro. Eso no es una hipótesis. Trump fue muy explícito en sus conversaciones con los presidentes de Latinoamérica, en las cuales les preguntó: “¿Por qué Estados Unidos no debería simplemente invadir [Venezuela]?” Eso lo dijo ya en 2017. Así que la intención del Gobierno de Trump ha sido, desde el principio, derrocar a Maduro. Los líderes latinoamericanos dijeron: “No, no, no es una buena idea. No queremos una acción militar”. Así que el Gobierno de Estados Unidos ha estado tratando de estrangular la economía venezolana.

Comenzó con sanciones en 2017, que impidieron, en esencia, que el país accediera a los mercados internacionales de capital y que la compañía petrolera pudiera reestructurar sus préstamos. Eso causó una hiperinflación en Venezuela. Ese fue el colapso total. Las ganancias por el petróleo se desplomaron. Las ganancias que se utilizan para comprar alimentos y medicamentos colapsaron. Fue entonces cuando la crisis social y humanitaria empezó a salirse de control. Y continuó este año con esta idea tan ingenua y estúpida, en mi opinión, de que habría un presidente autoproclamado, lo cual fue orquestado muy de cerca con Estados Unidos, y con la imposición de esta nueva oleada de sanciones, aún más estrictas, que básicamente han confiscado las ganancias y los activos del Gobierno venezolano.

Ahora Venezuela está en una catástrofe total, absoluta, en gran parte como consecuencia de la acción deliberada de Estados Unidos, que ha creado un inmenso sufrimiento. Sabemos que hay hambre. Sabemos que hay una increíble escasez de suministros médicos. Solo nos podemos imaginar, porque no lo sabremos realmente hasta que se calmen las aguas y se hagan estudios cuidadosos, cuánto exceso de mortalidad hay, pero en un contexto como este es claro que esta es una catástrofe creada en gran parte por Estados Unidos, porque, como se dijo antes, esta es una estrategia de todo o nada. Lo que Estados Unidos… lo que Trump no entiende y con lo que Bolton, por supuesto, nunca está de acuerdo, es la idea de las negociaciones. Esto es un intento de derrocamiento. Es muy burdo y no está funcionando. Y es muy cruel, porque está castigando a 30 millones de personas.

AMY GOODMAN: ¿Cómo determinó la cifra de 40.000 muertes como resultado de estas severas sanciones estadounidenses?

JEFFREY SACHS: Permítame ser claro: nadie lo sabe. Este fue un cálculo muy básico y simple, basado en estimaciones de universidades de Venezuela que indicaron que la mortalidad había aumentado en cierta proporción después de la imposición de las sanciones. No quiero que nadie piense que estos números son precisos. Lo que ciertamente salta a la vista, sin embargo, es que hay una catástrofe humanitaria que Estados Unidos causó de forma deliberada mediante lo que yo calificaría como sanciones ilegales, pues están tratando deliberadamente de derribar un gobierno y tratando de crear caos con el propósito de un derrocar un gobierno.

AMY GOODMAN: ¿Por qué?

JEFFREY SACHS: ¿Por qué están haciendo eso? Esta es la política exterior habitual de la derecha estadounidense, no es nada nuevo. Esta es la misma política exterior que vimos aplicar en todo Latinoamérica en el siglo XX. Es la misma política exterior que vimos aplicar de manera catastrófica en el Oriente Medio. Este es el señor Bolton. Esta es la idea de la diplomacia que tiene el señor Bolton. Esta es la idea de la diplomacia que tiene Trump. Golpear a alguien en la cara. Aplastar al oponente. Intentar lo que sea necesario para conseguirlo. Es muy simplista. Es muy burdo. Y, Amy, nunca funciona. Solo lleva a la catástrofe.

AMY GOODMAN: Quiero invitar a Miguel Tinker Salas, profesor del Pomona College, de regreso a esta conversación. Mientras se llevaban a cabo estas protestas o este intento de golpe de Estado en Venezuela, Honduras estaba viviendo una jornada de protestas masivas contra la privatización de sus sistemas públicos, al igual que también había grandes manifestaciones en París. Por supuesto, estas protestas no reciben el mismo tipo de cobertura.

MIGUEL TINKER SALAS: No, no lo reciben. Y la realidad es que lo que está pasando en Honduras es algo fundamental. Hay un intento de privatización de los sistemas públicos. Hay despidos de personal médico y docente. Hay protestas masivas en las calles de Tegucigalpa y en todas las grandes ciudades del país. Y toda la atención está en Venezuela. Y lo mismo está sucediendo, en otros contextos, con Centroamérica, respecto a la inmigración que tiene lugar como resultado de las políticas fallidas de Estados Unidos. Como decía previamente un colega, la realidad es que esto ya se intentó en otros lugares. El cambio de régimen que se pretende lograr en Venezuela ha sido intentado en otros lugares de Latinoamérica y ha llevado a crisis humanitarias en todo Centroamérica: Honduras, Guatemala, El Salvador, en México hasta hace muy poco. Así que, de nuevo, conocemos la fórmula. Sabemos que no genera el cambio que la mayoría de la gente desea. Lo que hace es empeorar las condiciones para la mayoría de la población. Así que, en el caso de Venezuela, lo que tenemos son errores cometidos por el Gobierno de Maduro que se ven ahora agravados por las sanciones y que tienen un efecto negativo en la gente y en la población del país.

AMY GOODMAN: Para que nuestra audiencia radial lo sepa, hemos estado mostrando imágenes de video del uso de gas lacrimógeno contra personas en París y Honduras. Por supuesto, Honduras es un aliado de Estados Unidos. No hay tanta cobertura sobre esto. Finalmente, quería preguntarle a Jeffrey Sachs acerca de este asunto del “castigo colectivo” que usted plantea, señalando que el castigo colectivo de una población civil, según lo descrito por las convenciones internacionales de Ginebra y de la Haya, de los cuales Estados Unidos es firmante… de esa manera.

JEFFREY SACHS: Y añadiría que también de la Organización de Estados Americanos, que prohíbe explícitamente este tipo de acción hostil contra otro país. En este momento las sanciones de Estados Unidos están siendo impuestas para derrocar gobiernos en todas partes del mundo. De manera similar, ayer hubo en Irán un gran anuncio del colapso de la economía iraní, que el FMI atribuyó a las sanciones de Estados Unidos. Esto es lo que el Gobierno Trump está tratando de hacer también respecto a Nicaragua. Trump amenazó ayer a Cuba con un bloqueo total si no actúan de forma inteligente. Es pura intimidación. Está completamente en contra del derecho internacional. Genera devastación. Y es de por sí muy difícil lograr un progreso económico, pero cuando Estados Unidos utiliza su poder político para desestabilizar otros países, los resultados pueden ser absolutamente devastadores.

Y lo vemos en Venezuela, dónde las sanciones fueron el empujón que llevó a Venezuela a esta catastrófica espiral de declive e hiperinflación. Esto siempre se le atribuye a Maduro en nuestra prensa, pero la gente ni siquiera pone atención y entiende cómo Estados Unidos dispone de los instrumentos de las sanciones para bloquear el acceso a los mercados financieros, llevando a las empresas a una situación de impago, bloqueando el comercio, confiscando los activos propiedad del Gobierno venezolano, precisamente para, y con la intención de, crear este tipo de crisis, porque la idea es que si el dolor es suficiente, según personas como Bolton, entonces habrá un derrocamiento militar. Así que están tratando de crear un desastre total.

Lo estúpido de estas políticas estadounidenses, estas políticas neoconservadoras, es que sí crean desastres, pero ni siquiera logran los objetivos políticos de estas personas desagradables como Bolton. No es como si fueran efectivos y desagradables; son completamente ineficaces y totalmente desagradables al mismo tiempo. Pero nadie atiende a esto en el Congreso de nuestro país. Es increíble que tengamos a este circo individual de Trump haciendo daño, arrasando por todo el mundo y no haya supervisión en absoluto. Y en las instituciones internacionales, como el FMI o el Banco Interamericano de Desarrollo, la gente tiene miedo de decir la verdad, que este acosador, de Estados Unidos, especialmente con el tipo de presidente que tenemos en este momento… nadie quiere hablar de los hechos evidentes sobre cuánto daño se está haciendo, cuántas vidas se están perdiendo, cuánto sufrimiento se está creando, cuántos refugiados se están creando… deliberadamente. Y luego, por supuesto, está The New York Times o el resto diciendo que Maduro esto o lo otro, porque ni siquiera atienden al proceso que es obvio.

AMY GOODMAN: Y también los líderes demócratas en el Congreso, diciendo lo mismo. Y con esto, vamos a pasar ahora mismo a una demócrata en el Congreso. Queremos agradecer a Jeffrey Sachs, prominente economista, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Colombia. Tendremos el enlace a su informe que publicó con el Centro de Investigación en Economía y Política titulado “Sanciones económicas como castigo colectivo: el caso de Venezuela”. Y, Miguel Tinker Salas, gracias por acompañarnos, profesor en el Pomona College en California.

Traducido por Iván Hincapié. Editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en español.

 

          

Fuente: Democracy Now

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar