Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

"La oposición venezolana es un archipiélago"

Iris Varela es la nueva vicepresidenta de la Asamblea Nacional de Venezuela. En diálogo especial con Sputnik contó cuáles serán algunos puntos centrales del nuevo Poder Legislativo concernientes a temas como la justicia, recuperación económica y situación geopolítica.

Iris Varela es la actual vicepresidenta de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela que se posesionó el 5 de enero. No es la primera vez que está en el recinto legislativo: su primera experiencia tuvo lugar en 1999, cuando fue parte de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Luego fue parlamentaria en varias oportunidades, y ministra del Servicio Penitenciario hasta el 2020.

Dos días después de la instalación de la AN, Varela propuso la conformación de una comisión para investigar los delitos cometidos por quienes estuvieron al frente del Legislativo del 2015 al 2020, en particular Juan Guaidó. La moción, en un recinto con 256 diputados chavistas de un total de 277, fue aprobada.

La propuesta original de Varela era otra: "Yo traía un exhorto para que la autoridad judicial procediera de inmediato porque ya ha pasado suficiente tiempo", afirma desde su despacho de vicepresidenta en el Palacio Legislativo.

"El artículo 44 de la Constitución establece que nadie puede ser detenido al menos que sea detenido in fraganti, y aquí hay una flagrancia continuada del delito. Ya dejaron de ser diputados, ya no tienen inmunidad parlamentaria que tampoco es una patente de corso para cometer delitos".

Finalmente se aprobó conformar la comisión que tendrá dos tareas. Por un lado, investigar y documentar "tanto daño que se le ha hecho al país", dice. "Aquí las futuras generaciones van a tener una fuente donde investigar lo que pasó en este período histórico en el país, cómo trataron de afectar un modelo que trajo bienestar y justicia social al pueblo venezolano".

Por el otro, "la comisión tiene que hacer rápido una exhortación al Poder Judicial" para que emita las órdenes de captura: "El pueblo está esperando que se haga justicia y la única manera en que se puede hacer es poniendo a estas personas a derecho, que se les haga el juicio por los delitos que han cometido", afirma.

El momento político

La correlación de fuerzas cambió dentro de Venezuela. La elección de la nueva AN y su instalación en muestra de esas modificaciones del tablero. La fragmentación de la oposición se multiplicó en los últimos meses: "Nada lo describe mejor que un archipiélago político", dice Varela.

"La división interna no es de ahora", explica. La oposición tuvo tres momentos de unidad en los últimos años: en 2012, alrededor de la candidatura presidencial de Henrique Capriles Radonski, en 2015 con la victoria legislativa, y, brevemente, cuando Juan Guaidó se autoproclamó presidente en 2019 con una promesa de derrocamiento rápido de Maduro que finalmente nunca sucedió.

El recorrido de la oposición, desde que el chavismo asumió el Gobierno, ha estado centralmente marcado por disputas. "En el primer parlamento del 2000 al 2005 nosotros interactuábamos con la oposición, de hecho, necesitábamos del voto de un diputado y ahí teníamos conversación con ellos y observábamos cómo entre ellos se sacaban las vísceras, nos lo decían".

Ese derrotero opositor ha contrastado con la capacidad del chavismo de mantener una unidad central. Es ahora la única fuerza política nacional, con desarrollo territorial, maquinaria electoral, estructura social, poder institucional y de gobierno. La pieza fundamental que faltaba para completar el mapa era recuperar el control de la AN y eso, a partir de este año, fue revertido.

La fotografía es entonces prístina, pero en esa asimetría existe ahora una urgencia más apremiante: dar respuestas a las necesidades materiales, una de las principales promesas de la campaña electoral. Ya no se encuentra la AN en manos opositoras, señalada por el Gobierno como una de las dos limitantes centrales para lograrlo. Se mantiene, sí, el principal obstáculo: el bloqueo económico estadounidense.

La memoria de lo que fue

Iris Varela nació es del estado Táchira, en el occidente, frontera con Colombia. "Somos una familia numerosa de clase media, catorce hermanos", cuenta. De los catorce, solamente dos pudieron graduarse en la universidad antes de que Hugo Chávez accediera a la presidencia en 1999. "Era un privilegio que no le estaba dado al pueblo llano".

Los demás hermanos estudiaron después, con las diferentes políticas de acceso a la educación que fueron implementadas. "Solo con la revolución se consiguió el bienestar y la justicia social", afirma.

Varela y su familia son uno de los millones de ejemplos de lo que significó el chavismo. Los años de mayor bonanza fueron, señala Varela, centralmente aquellos que comenzaron en 2005, que, en términos electorales fue cuando la oposición se abstuvo en bloque de participar en las legislativas y el chavismo consiguió una mayoría plena de diputados y diputadas.

"Aquella época ha sido la fecha en la cual ha habido más inclusión, justicia social, se activaron las misiones, grandes misiones, se pudo concretar lo que establece nuestra Constitución lo que son los ingresos para el pueblo venezolano, la distribución de nuestra renta, el salario, todo eso se logró en esa época."

El retroceso, medido en términos de PIB comenzó a partir del 2014 y, desde entonces se ha profundizado. "Pasamos de tener más de 50.000 millones de dólares en 2013, a disponer apenas de 743 millones en el año 2020", afirmó el presidente Nicolás Maduro en la rendición de cuentas ante la AN el pasado martes 12 de enero.

Desde el 2014 hasta la fecha ocurrieron dos principales factores que afectaron la economía: los internos, marcados por la confrontación con parte del gran empresariado, y los externos, con el bloqueo financiero que golpeó sobre la industria petrolera de manera directa a partir del 2017 y luego sobre el conjunto de las áreas económicas.

"El ataque va dirigido a golpear el estado de bienestar social que alcanzó la revolución, para obstinar, cansar y decepcionar el pueblo venezolano", explica. El objetivo del Gobierno: recuperar lo que se había logrado como, por ejemplo, los salarios de los trabajadores.

¿Qué se puede?

"A la hora de los planes siempre me preparo para el peor escenario y cómo enfrentarlo con el mínimo daño", afirma Varela, ante la pregunta acerca de si ve posible una flexibilización del bloqueo en el marco de un hipotético diálogo con el Gobierno estadounidense entrante de Joe Biden.

La vicepresidenta de la AN se centra en lo que se puede hacer en este contexto que, desde hace años, está condicionado por la arquitectura de sanciones diseñadas desde el Departamento del Tesoro estadounidense para inmovilizar la economía.

"A nuestro pueblo tenemos que explicarle muy bien para no darle las expectativas para decirle que vamos a resolver un problema que por alguna circunstancia no está en nuestras manos, como es poner fin al bloqueo, pero podemos actuar basándonos en la multipolaridad, las relaciones con otros países y actuando en el escenario de las Naciones Unidas con nuestra verdad".

Junto con la "cooperación económica y comercial", Varela señala varios puntos a desarrollar dentro del país. Uno de ellos es la industrialización: "Hay que aprovechar las infraestructuras que hay, los diputados de todos los estados, junto con el vicepresidente de la AN que lleve la parte económica, que se puedan ir por regiones, vayan a los parques industriales, llamen a los empresarios, empezar a reactivarlos".

Varela cita su experiencia estando al frente del Ministerio de Servicio Penitenciario donde, en 2019, en alianza con un empresario privado, logró la reactivación del central azucarero situado en Ureña, en el estado Táchira, frontera con Colombia.

El asunto de la inversión empresarial es uno de los temas centrales que se debate en Venezuela, en particular desde que en octubre de 2019 la ANC aprobó la Ley Antibloqueo, que busca facilitar el ingreso de capitales privados nacionales e internacionales en áreas estratégicas de la economía.

"La Ley es un instrumento para poder navegar en esta economía de guerra, todo el que contrate con el país sabiendo que existe esa ley no está ajeno ni desconoce la situación que aquí está pasando", explica Varela.

La existencia del bloqueo significa que quienes invierten o comercian en Venezuela están bajo riesgo de ser sancionados por el departamento del Tesoro estadounidense. Por lo tanto, la Ley Antibloqueo dicta que el proceso de ingreso de capitales privados no es público, algo que levantó debates en el seno del chavismo.

Ante eso Varela plantea que "se tiene que tener confianza en el liderazgo" de Maduro, y entender la "situación de guerra" que se enfrenta: "¿Hay un secreto? Sí, no tenemos por qué develar nuestros planes de defensa al enemigo, todo lo que hacemos es atacado, entonces decirles cómo vamos a resolver nuestro problema económico es ponerse al descubierto y dejar puntos débiles que pueden utilizar".

Aún no se sabe cuáles serán los resultados de las inversiones. Por el momento la nueva AN realiza sus primeras acciones, está en puerta un posible nuevo debate nacional promovido desde la AN, y existe el escenario económico que demanda respuestas en lo macroeconómico, así como en temas de abastecimiento de gas, luz, agua, gasolina en varias partes del país, salarios, jubilaciones y precios.

 

_____

Fuente: Sputnik News

Postales para NO OLVIDAR

  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº145

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Enero

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015