Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El sociólogo y politólogo Atilio Borón analizó en L’Ombelico del Mondo, programa internacional de Radionauta, los resultados de las elecciones de medio término en Estados Unidos. Allí puntualizó las proyecciones de la política norteamericana hacia América Latina.


- Luego de las elecciones de medio término en Estados Unidos donde los republicanos se impusieron tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado ¿qué se viene en cuanto a la relación de ese país con América Latina?

– Creo que no va a haber grandes cambios en relación a América Latina. Los cambios que pueden ser más significativos directamente van a depender de iniciativas del presidente más que de decisiones que tome el Congreso.

Se ha especulado mucho de que va a haber una influencia mayor de los fondos buitres porque han financiado la campaña de los republicanos. Eso puede ser pero a mi personalmente no me parece que vaya a ocurrir.

En general cuando uno mira el largo plazo, es decir desde fines de la Segunda Guerra Mundial (1945) para acá, cambios en la administración o la composición del Congreso no han modificado la línea que tradicionalmente Estados Unidos tiene hacia América Latina. De manera tal que no habría ninguna razón para pensar que ahora va a haber una transformación muy significativa.

- La población hispana le dio la espalda a los demócratas. Hay que tener en cuenta que nunca se hizo la reforma migratoria y, al mismo tiempo, han votado a quienes se oponen a la presencia de latinoamericanos en Estados Unidos ¿Cómo se puede leer esto?

– Es producto de la gran desilusión que produjo el gobierno de Barack Obama porque no avanzó en la reforma migratoria. Es cierto que el Congreso no la acompañó pero también es cierto que podría haber forzado la mano tomando algunas decisiones que están en su abanico de atribuciones presidenciales y no lo hizo. Prefirió sacar las cosas con un acuerdo con los conservadores y eso no llegó nunca.

El resultado de todo eso es que los electores latinos vieron que no valía la pena preocuparse demasiado por ir a votar. Nada había cambiado, Obama no había cumplido con su promesa y de alguna manera lo dejaron abandonado.

Esto es culpa de Obama más que de los electores. Él tendría que haber sido mucho más enérgico en avanzar en ese tema y no lo hizo. La conducta de los electores latinos me parece absolutamente razonable tal como se dieron las cosas.

- La agenda republicana tiene mucho que ver con los intereses de transnacionales, multinacionales pero también con la industria armamentista de Estados Unidos y en eso América Latina tiene algo que decir. Sobre todo respecto a la cantidad de bases militares que hay en nuestro continente. ¿Puede haber un rearme de Estados Unidos en América Latina en los próximos años?

– Creo que la intención está. Van a tratar de ver si pueden expandir las bases militares. Les interesa mucho cerrar el tema del control de acuífero guaraní para lo cual necesitarían una base o en la triple frontera o un poco más al sur. En Chaco o preferentemente en la zona de los Esteros del Iberá.

Pero eso depende mucho de nuestros gobiernos. Tenemos que dar por descontada la intención de los Estados Unidos de instalar más bases en la región. Porque para ellos América Latina, más allá del discurso oficial que es muy mentiroso, es por lejos la región más importante del mundo.

Por eso es que América Latina siempre tuvo la primera doctrina de exterior del planeta; el primero comando de las fuerzas armadas de los Estados Unidos fuera de su territorio se estableció en América Latina; el primer tratado para contener la expansión soviética, usando las palabras de aquella época, fue el tratado que se forjó con los latinoamericanos: el famoso Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) de 1947.

Les importaba mucho más preservar América Latina de la posible influencia soviética que Europa. Porque el tratado con Europa lo hacen recién en 1949 y ahí es donde se crea la OTAN. O sea que esta región les interesa muchísimo pero va a depender mucho de los gobiernos del área que esta influencia pueda llegar a manifestarse o no.

Personalmente creo que con los resultados que hubo en Brasil, lo que va a venir en Uruguay y cualquiera que sea el resultado futuro de la Argentina, es poco probable que en esta parte de Sudamérica haya una ampliación de las bases militares.

Pero el gobierno de Perú ha sido muy servicial en ese sentido permitiendo la instalación de alrededor de diez bases militares en ese territorio. Es probable que en Chile se instale alguna base más. Por supuesto en Colombia está todo preparado para expandir el número de bases militares pero no en el litoral atlántico de Sudamérica.

Entrevista por: notas.org.ar

Steve Ellner habla sobre Hugo Chávez con la misma emoción con la que escribe acerca de esta figura por igual amada y odiada. Su libro El fenómeno Chávez, presentado la semana pasada en la sede del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), intenta recoger no solo al hombre detrás de Chávez, sino la síntesis de luchas que logró reunir en la propuesta bolivariana. El texto fue editado por el Celarg y el Centro Nacional de Historia.

Steve Ellner es doctor en historia latinoamericana de la Universidad de Nuevo México, profesor de la Universidad de Oriente desde 1977 y de la Misión Sucre. De acuerdo con su análisis, la presidencia de Chávez estuvo dividida en cuatro etapas: una moderada, entre 1998 y 2000, en la que el líder hizo énfasis en la propuesta de reformas políticas; una radical, de 2001 a 2004, que comenzó -según su criterio- con la promulgación de 49 leyes especiales; la de la emergencia de un nuevo modelo económico, de 2004 a 2006, que “se destacó por la implementación de la legislación promulgada en noviembre de 2001, la cual apuntaba en la dirección de un nuevo modelo económico”, con acciones contra el latifundio, la toma de empresas, la cogestión y la autogestión; y la de profundización del proceso, de 2007 a 2010, con “el control estatal sobre los sectores estratégicos de la economía” y la promoción de los Consejos Comunales, entre otras acciones.

La conversación de Ellner con el Correo del Orinoco transcurre en Caracas, en una tarde de agosto en la que la lluvia y el sol se dieron la mano.

-¿Qué cree que significó Chávez para Venezuela?

-Pienso que lo importante que fue Hugo Chávez, como yo lo planteo en el libro, es que Chávez dio expresiones a una serie de planteamientos y banderas que vienen de hace mucho tiempo; pensar que el fenómeno Chávez arranca en el año 1992 o en 1998 o en otra fecha reciente realmente es no tomar en cuenta la esencia del movimiento chavista y del chavismo.

-¿Cuál es la esencia del movimiento chavista, piensa usted?

-Pienso que para entender eso tenemos que ir mucho más atrás, como hago en este libro; por ejemplo, los planteamientos del Partido Liberal y la Guerra Federal, que fueron una lucha perdida, banderas que no fueron realizadas en el siglo XIX. Según la historiografía tradicional el siglo XIX representaba un siglo muerto, prácticamente no pasó nada desde 1830 hasta la muerte de Juan Vicente Gómez. Sin embargo, lo que yo planteo en el libro es que muchas instancias históricas, movimientos derrotados, movimientos populares, movimientos obreros, movimientos campesinos cuyas banderas están derrotadas reaparecen en otro contexto en el futuro. Y pienso que, para entender al chavismo, hay que tener una visión a largo plazo. La historiografía tradicional también plantea que prácticamente la democracia venezolana y lo moderno venezolano arranca en el año 28, con la generación de 1928.

Es imposible que un movimiento de la magnitud del chavismo provenga de las ideas de cinco o siete años antes, sostiene. “El presidente Chávez hizo mucha referencia a su bisabuelo Maisanta y eso es solamente un ejemplo de una serie de luchas a favor de la democracia, en favor de planteamientos nacionalistas”, señala.

Un fenómeno

-¿Usted diría que todas esas luchas del siglo XIX y buena parte del siglo XX Chávez las toma, las resume?

-Pienso que Chávez, por una parte, toma las aspiraciones populares, pero por otra parte las decisiones más importantes o alguna de ellas tienen un contexto coyuntural. Después de cada triunfo Chávez no esperó seis meses, no hizo un llamado para la reconciliación nacional como lo hizo después del golpe de Estado, sino que él profundizó el proceso. Por ejemplo, en el caso de 2006 Chávez ganó las elecciones con un caudal de votos mayor que cualquier otra elección presidencial, e inmediatamente expropió Cantv, la Electricidad de Caracas y de otros estados, creó el Partido Socialista Unido de Venezuela, no renovó la concesión de RCTV. Chávez tomó medidas que podría llamar radicales; fue una respuesta a una situación coyuntural y creo que fue una estrategia acertada, porque políticamente siempre hay que escoger el mejor momento para tomar decisiones importantes.

-¿Usted cree que Chávez fue un fenómeno para la política venezolana?

-Sí, creo que fue un fenómeno en ese sentido. Tenía una gran capacidad de medir el pulso de la nación y tomar decisiones con base en lo que el país estaba preparado para aceptar, apoyar decisiones que a veces sorprendieron inclusive a sus más allegados. Por ejemplo, en enero de 2005, cuando Chávez anunció que era socialista y que la meta del movimiento que él dirigió era el socialismo, si me hubiera preguntado un mes antes si yo pensaba que esa era una decisión acertada, hubiera dicho “no, el país no está preparado para esa consigna”.

-¿Qué pensó en ese momento?

-Sinceramente no me acuerdo de ese momento, pero lo que sí me sorprendió es que inmediatamente el pueblo chavista apoyó. Claro, eso no es para decir que todo el mundo en el movimiento chavista sabe perfectamente lo que es socialismo, pero creo que asimiló la consigna y el concepto hasta un cierto punto.

Autonomía popular

-Al no estar Chávez, ¿qué pasa con el chavismo? ¿Qué cree usted que sucede con el chavismo?

-Pienso que los años 2013-2014 son muy diferentes y creo que la diferencia se debe en parte al hecho de que esas protestas (opositoras) eran amenazantes. Los medios de comunicación internacionales apoyaron completamente la protesta sin distinguir entre la protesta violenta y la protesta no violenta, que de hecho eran protestas no violentas pero ilegales, porque trancar una carretera o una avenida principal o cualquier avenida es ilegal en cualquier parte del mundo, y confundieron los medios de comunicación los dos tipos de protestas.

Una situación en blanco y negro, añade Ellner, “conduce a una situación compleja”. Aclara que lo que plantea en el libro “no es una respuesta, no es un consejo al Gobierno, no me atrevo a ir tan lejos, sino un planteamiento referente a la complejidad de procesos de cambio”.

El presente “tiene una complejidad muy diferente, y la conclusión que yo saco es que, dado el grado de la complejidad, no hay cabida para posiciones dogmáticas porque no hay respuestas sencillas”.

El investigador remarca que, en este contexto, es imprescindible el respeto por la autonomía del movimiento popular. “Tiene que haber un cierto grado de autonomía desde afuera”, insiste. “Esto no quiere decir que el movimiento popular va a desconocer lo peligroso de esa situación y no dar el apoyo que el Gobierno merece y necesita”, aclara. “No estamos hablando de autonomía absoluta, pero sí estamos hablando de un grado de autonomía que permita una reflexión, una crítica cuando sea necesaria y un debate necesario”.

Pasó la prueba

-Usted le ve futuro al chavismo a pesar de la ausencia de Chávez?

-Ah, claro.

-¿Piensa que sí, que pasó la prueba estos primeros meses?

-Sí, porque si ese movimiento fue un movimiento de dos o tres años de poder, yo diría que cualquier cosa es posible, pero ya han pasado 15 años y medio y eso es poco común en la historia de la democracia en cualquier parte del mundo: que un partido que esté en el poder se mantenga en el poder durante un periodo tan largo.

Además, apunta Ellner, “en Venezuela yo no veo una alternativa”.

-¿No hay nada diferente?

-Yo veo una polarización y que la oposición tiene posiciones que no representa ninguna autocrítica en cuanto a las políticas de los años 90 del neoliberalismo.

-¿No hay nada distinto? ¿No ofrece nada diferente?

-Por ejemplo, a finales de los años 80 y 90 la economía venezolana prácticamente dejó de ser venezolana, había una privatización que hizo caer en manos de empresas extranjeras toda la industria básica.

-¿La economía es venezolana ahorita?

-Claro, tomo el caso de Cantv, Conviasa, Electricidad de Caracas, Sidor, la industria petrolera que trataron de privatizar en los años 90. Ese no es ningún secreto. De manera que la oposición no ofrece una autocrítica, no abre la discusión referente al papel del capital privado y al papel del capital extranjero. Tampoco lo discutieron en los años 90; en los años 90 lo más importante que pasó aquí en Venezuela fue eso, y sin embargo los partidos prácticamente no hablaron de ese proceso, y tampoco están hablando de eso ahora. Así que dado ese grado de polarización no cabe duda de que el chavismo es una fuerza con mucho futuro.

Movimientos arraigados sobreviven en el tiempo

-Usted dice que el chavismo es una fuerza con mucho futuro. ¿Ve que el chavismo va a durar 50, 100, 200 años?

-No puedo hacer predicción tan a largo plazo, pero creo que, a corto y mediano plazo, sí tiene futuro.

-¿Lo compararía con otros movimientos de América Latina? ¿El peronismo?

-Yo pensé que iban a tumbar a Chávez en los años 2002 y 2003, en dos oportunidades, y me hizo acordar de Perón. Yo dije: “va a pasar con Chávez lo que pasó con Perón, que lo derrotaron; pasaron 15 años o casi 20 años y regresó”.

-Pero no fue así con Chávez.

-No fue así con Chávez. Yo creo que movimientos como esos, tan arraigados como el peronismo, que hasta el día de hoy es la fuerza principal en Argentina, sobreviven en el tiempo.

El fenómeno Chávez convertido en libro

El fenómeno Chávez, sus orígenes y su impacto (hasta 2013) fue escrito por Steve Ellner y editado por el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos y el Centro Nacional de Historia.

En el prefacio, Ellner advierte que, con la muerte de Hugo Chávez en marzo de 2013 “Venezuela se encuentra en una encrucijada, con motivos para ser optimistas o estar preocupados y pesimistas”. Han surgido, sostiene, “perfiles de un nuevo modelo político y económico”, pero también hay “fallas organizacionales, derivadas del carácter electoralista del partido político chavista” así como “la polarización social aguda que se intensificó después de la elección de Chávez en 1998”.

F/ Ángel Dejesús

Fuente: http://www.correodelorinoco.gob.ve/entrevistas/%e2%80%9cpara-entender-al-chavismo-hay-que-tener-una-vision-a-largo-plazo%e2%80%9d/

Entrevista por: Vanessa Davies

En entrevista con LARED21, Lucía Topolansky señaló que su sector está ampliamente representando por lo que está contenido en el programa de la Coalición de izquierda y desmintió a los que aseguran que el FA giró hacia la izquierda. Agregó, que la importante votación de su sector, por tercera elección consecutiva, responde a que militaron más que los demás sectores del FA y también a la figura de José Mujica, que tiene un amplio respaldo popular. Además señaló, que la gente reconoce que el gobierno del FA, encabezado por Mujica, gobernó bien, y que si no se hizo más, es porque no se pudo.

¿Cuál es la evaluación de la votación que obtuvo el MPP Espacio 609?

El Espacio 609, votó muy bien y hace 3 elecciones consecutivas que es el sector más votado dentro del Frente Amplio, pero siempre hago la aclaración, que el Espacio 609 sin el Frente no es nada. Nosotros no nos creemos el centro de la escena, el Frente es una coalición compleja y se precisan todos. Nosotros militamos mucho y tuvimos la percepción de que íbamos a votar bien. Hicimos más de 70 actividades en todo el país, movilizamos mucha gente, militamos mucho. Tuvimos la suerte de tener un jingle muy atractivo, músicos que colaboraron con nosotros, hay que sacarse el sombrero porque terminaron repartiendo listas con nosotros. Desplegamos mucha gente, incluso el mismo día de la elección. Nuestra lista estaba encabezado por Pepe (José Mujica), que sí bien no podía participar en la campaña, fue muy importante para que la gente eligiera nuestra lista. La gente le tiene un inmenso cariño. Hubo momentos que sentimos que estábamos solos, que no todos los sectores del Frente Amplio se estaban movilizando con la misma intensidad, que muchos apostaron más a los medios, a la televisión en particular. No hay una proporción entre el volumen de movilización nuestra y la de los demás, incluso las bases hicieron poca movilización. Aparte, está la fórmula, que en nuestro caso, siempre tuvimos un compañero con visibilidad acompañando a Tabaré y a Raúl y no siempre había de los demás sectores. La gente hizo suyas consignas nuestras “Juntos por tercera vez” y el levantar los 3 dedos de la mano. Esto lo tomaron todos los compañeros del Frente Amplio y en lo personal me alegro mucho. Desde el punto de vista de la comunicación, fue importante. A mí no me extrañó que votáramos bien. En las internas, no íbamos a votar tan bien, porque el grueso de nuestros votantes, están principalmente en los pueblos más pequeños, en la periferia del área metropolitana y estos votantes en las internas no van. Esto explica muchas cosas y para los que dicen que giramos hacia la izquierda, no hay nada de eso, nosotros conformamos un sub lema con el que trabajamos para el Congreso y prácticamente todas las propuestas nuestras, fueron aprobadas, por tanto, nos sentimos altamente representados por el programa del Frente Amplio y eso es lo que vamos a pelear para que se lleve adelante.

Desde el Partido Nacional se ha dicho que el Presidente José Mujica jugó un papel fundamental en la conquista de votos para el Frente Amplio, principalmente en el interior del país. ¿Ud. coincide?

El Presidente José Mujica, no violó la Constitución, no lo aceptamos porque no es verdad. Inauguró obras de su gobierno y seguirá inaugurando hasta el 1º de marzo, además que de opiniones políticas lo puede hacer, lo que la Constitución le prohíbe es que participe en actos partidarios y esto no ocurrió. Un Presidente que tiene tan alta aprobación popular, con un cariño de la gente, que incluso, por momentos es agobiante y tiene una forma de llegada muy franca, muy auténtica y es obvio que esto ayuda en una campaña electoral. Se gobernó bien en los dos gobiernos del Frente, se acumuló mucho y si no hicimos más o no fuimos más rápido, fue porque muchas veces las circunstancias lo impidieron.

¿Le sorprendió la votación del FA, que estuvo cerca del 48%, que conquisto 14 departamentos y que ya obtuvo la mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados? Teniendo en cuenta que los sondeos de opinión pública mostraban otra cosa.

Hubo una campaña muy dura, que intentó instalar en la gente que éramos prepotentes en el uso de las mayorías parlamentarias, lo cual es una gran mentira. Este período fue muy inclusivo, todos los que tenían representación parlamentaria, tuvieron directores en las empresas públicas, los organismos de contralor, los servicios descentralizados. Tenemos un Presidente de diálogo, que conversó hasta con el que se descuidó, lo mismo ocurrió en el Parlamento. Un estudio de la Universidad de la República, estableció que fue el período donde más modificaciones se hicieron a los proyectos que el Ejecutivo envió al Parlamento. Fue un gobierno de participación, de inclusión y de diálogo. La gente lo ve y la prédica de mostrarnos como avasalladores de las minorías fracasó.

En el caso de la 609, nos fue de forma similar al 2009. Que la mayoría a esta altura esté en una sola Cámara, es lo mismo porque las leyes pasan por ambas Cámaras, por tanto, ya tenemos ganada la mayoría, aún en una hipótesis peregrina de que no se ganara el gobierno, por tanto esa prédica no sirvió. Ejercimos con responsabilidad el gobierno.

En lo personal, no quiero referirme a las empresas encuestadoras, que venden un producto y se equivocaron. El centro de cómputos del Frente Amplio, a las 20 y 20 horas, ya tenía los resultados, por eso salimos a festejar y costó que la televisión lo reflejara. Los más perjudicados fueron Bordaberry en primer lugar y el propio Lacalle que leyó las encuestas y pensó que iba a votar mejor.

En lo personal, nos pusimos las metas más altas: que el plebiscito no saliera y no salió, alcanzar las mayorías parlamentarias y ganar en primera vuelta. Y esto último, no sucedió. Los últimos días, me di cuenta, que el gobierno en primera o en segunda vuelta, lo íbamos a ganar. Es interesante lo que ocurrió en el interior del país, el Frente ganó en departamentos que nunca habíamos ganado, como Cerro Largo, para nosotros fue una sorpresa lo bien que votamos en Salto y bajamos 30 mil votos en Montevideo. Lo que ocurrió en Montevideo, tiene su génesis en las elecciones municipales de 2010, cuando en el Congreso del FA, nos propusimos llevar un solo candidato y la única que obtuvo los votos necesarios fue Ana Olivera. La candidatura de Ana fue legítima y legal pero se distorsionó y mucha gente votó en blanco. Mucha de esa gente, que votó en blanco por críticas y disconformidades el pasado domingo, te decía “votaré al FA solo en segunda vuelta”. Los votos en blanco aumentaron, de todos modos, el FA sigue siendo el 53.5% de los votos.

A partir del primero de diciembre ¿qué tareas legislativas quedan hasta cerrar el período?

Debemos darle un remate al período y son varias las tareas tenemos por delante, por ejemplo, la aprobación del Código del Proceso Penal que tiene media sanción y que falta la aprobación en Diputados. En el próximo presupuesto nacional, tendrá que haber dinero para hacer la reforma que modernice a la Justicia uruguaya y los tiempos de la Justicia. Esto se va a complementar con el funcionamiento de las fiscalías, que sí no se concreta ahora, tendrá que ser en el primer período de la próxima legislatura. Además, el Código Penal que tiene media sanción en Diputados y falta la aprobación en Senadores, así cerraremos, una parte importante de los avances necesarios para el Poder Judicial. Estos temas, se aprobaron por unanimidad, por tanto, se van a resolver rápidamente. Tiene media sanción la ley de servicios de comunicación audiovisual, falta que llegue a sala y será aprobada con los votos del FA.

¿Ud. cree que la reglamentación de la ley, quedará para el próximo gobierno?

Las reglamentaciones son complejas, en este caso me consta, que estaba muy avanzada, de cualquier manera, lo importante es que la ley quede aprobada. Hay otras leyes, como las compras del Estado y la ley de consolidación del FONDES, que el FA le da mucha importancia. Tenemos hasta el 15 de febrero para aprobarlas. En diciembre, levantamos el receso, trabajaremos y lo que no quede, se seguirá en enero y febrero. Después, se convocará a la Asamblea General, para aceptarle la renuncia al Comisionado Parlamentario Álvaro Garcé. Garcé renunció, pero aún no está aceptada la renuncia, porque es la Asamblea General Legislativa, la que tiene que reunirse, para esa aceptación y para desatar un proceso que es complejo y que quedó escorado con la decisión de Garcé, formar una comisión, para que se elija con una mayoría especial, un comisionado nuevo. Hay que modificar la ley que crea el Comisionado Parlamentario y poner la necesidad, de que si renuncia, porque se va a dedicar a la política, tenga la misma distancia que se le exige a los que están en las empresas públicas o en los servicios descentralizados, por el tipo de función que desempeñan. La decisión de Garcé, nos tomó de sorpresa, incluso no nos cayó bien que a un mes de las elecciones se presentará una renuncia, que aún no está aceptada. En el futuro, quién quiera participar en política, tendrá que renunciar un año antes, como ocurre con los Intendentes o los directores de las empresas públicas, es algo que hay que agregarle a la ley. Este planteo, es a título personal, que lo plantearé el día que se reúna la Asamblea General, modificar la ley y colocar esa exigencia. Ahora, hay que iniciar un proceso largo, para designar un nuevo comisionado y perdimos la posibilidad de darle continuidad a este proceso, y es la continuidad que debía existir entre el comisionado que se va y el que vendrá. Garcé, con su decisión, nos dejó colgados del pincel.

Hacia las elecciones municipales de mayo ¿el FA cuando se pondrá a trabajar?

Nosotros, desde las 609, pensamos que primero hay que juntar a la bancada parlamentaria, acordar quién se encargará de cada comisión y los coordinadores, que son temas prácticos y fundamentales en una organización política. Si eventualmente ganamos las elecciones, que pensamos que sí, cada sector le llevará a Tabaré, nombres para ocupar el gabinete ministerial y será el Presidente el que decida. Recién, a fines de febrero, definiremos los candidatos para las elecciones municipales, en los 19 departamentos. La campaña no será muy larga y daremos la batalla en todo el país. Aspiramos a que la buena votación a nivel nacional, también se refleje en lo departamental. Queremos reconquistar las intendencias de Salto, Paysandú y Florida, me falta información de cómo estamos en Treinta y Tres.

¿En Montevideo serán tres los candidatos a la intendencia?

Es necesario abrir el juego, siempre creímos que debía haber un solo candidato y la vida demostró que esta lógica no funcionó. Hay que habilitar más de un candidato, no sé si dos o tres.

¿El MPP va a postular algún nombre?

Aún no lo hemos discutido, hay dos o tres nombres que andan por ahí, pero postulación ninguna, incluso tampoco la hay por parte de los otros sectores del FA. Tenemos que subir la escalera de a un escalón, porque si no nos podemos caer.

Fuente: Nodal

Desde el año 2000, durante el gobierno de Vicente Fox Quesada, hasta la fecha, en México se han registrado 100 mil ejecuciones por supuestos problemas de narcotráfico, señala Judith Galarza, secretaria ejecutiva de la Fundación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos y Desaparecidos.

Fuente: RNV

La escritora mexicana Elena Poniatowska habla sobre la violencia que se ha apoderado de su país, su percepción de la política y las posibilidades de que se haga justicia.

SEMANA: ¿Por qué México parece haber tocado fondo desde el 26 de septiembre?

Elena Poniatowska: Porque desde entonces hay 43 muchachos de Ayotzinapa que no aparecen. Son todos estudiantes muy pobres. Su única oportunidad para adquirir educación superior es en las escuelas normalistas, a las que se les destina muy poco presupuesto. La situación de esos centros es un ejemplo de la desidia del gobierno, sobre todo del estado de Morelos, donde hay una corrupción rampante, con políticos sin la menor conciencia social, ni amor por los jóvenes o su país.

SEMANA: ¿Por qué las personas que llevaron a cabo este crimen pensaron que podían salirse con la suya?

E. P.: En nuestro país la muerte, asesinar, las armas y la agresión son hoy lugares comunes. Son tan banales como decir ‘flores’, ‘pan’, ‘lodo’, o como decir ‘tráfico en la calle’. Entonces parece muy fácil desaparecer a 43 muchachos, e incluso asesinarlos. Al buscarlos se han encontrado muchas fosas con muchos cadáveres.

SEMANA: Y si es tan común y tan frecuente, ¿qué se puede esperar de un país que asesina a su gente de esta manera?

E. P.: Pues estamos todos muy indignados, hay mucho dolor. Y no solo entre los viejos, también entre los padres de familia, las madres, los jóvenes y los muchachos que van a la escuela. Yo creo que también entre miembros del gobierno. Por fortuna, tenemos aquí a un sacerdote excelente que se llama Alejandro Solalinde. Él se ocupa de los migrantes desde hace varios años y denuncia su situación a manos de otros mexicanos despiadados.

SEMANA: ¿Cómo se explica la reacción de algunos padres de familia en Ayotzinapa, que hace poco no dejaron al padre Solalinde dar misa y prácticamente lo echaron del pueblo?

E. P.: No es eso. Él recibió noticias y estuvo con personas que le dijeron que ya no había nada qué hacer por estos muchachos. Le dijeron que los habían asesinado y que ya estaban en las fosas. Él dijo eso, e incluso suministró datos, como que habían sido descuartizados y quemados. Semejante información a un padre de familia le produce una gran rabia, una gran indignación, que se manifiesta contra quien le da la noticia. Solalinde iba a dar la misa, pero ¿qué misa remedia el asesinato de 43 muchachos? Porque también las rabias se tienen que manifestar, ¿no cierto? No creo que este sea el consuelo que la gente necesita

SEMANA: ¿Y qué necesita la gente?

E. P.: Quieren encontrarlos con vida. Hemos hablado de los estudiantes en presente, para evitar pensar que ya no están. Pero estamos a seis semanas de su desaparición. Y son 43 muchachos. Es muy difícil encontrarlos con vida.

SEMANA: ¿Qué tiene este evento que despertó a la sociedad civil mexicana? ¿Se debió a que fue el narco, a que Iguala (donde se desarrollaron los hechos) queda a tres horas de la Ciudad de México…?

E. P.: Pues la protesta se ha generalizado en los 32 estados del país. Yo creo que hay un rechazo a lo que es la Policía, el Ejército y en general a las fuerzas del orden. No se trata de lo que hagan o no los Guerreros Unidos o el resto del narco. Se trata de los que están en el poder y se aprovechan de él. En el Zócalo el 26 de octubre hubo una gran manifestación, pero también hubo una marcha extraordinaria el miércoles 22, una marcha espontánea, fuera de serie, organizada por los ciudadanos y por los estudiantes.

SEMANA: En su discurso en el Zócalo usted leyó 43 perfiles, uno por cada desaparecido. ¿Por qué?

E. P.: Porque cuando se dicen y repiten muchos nombres, el resultado es una ensalada. Y resulta que cada uno de los desaparecidos tiene una particularidad. Aquel tenía una cicatriz, otro tenía el pelo chino, a otro le gustaba comer muchas galletas, a este escuchar grupos de rock, otro más tocaba la guitarra. Todo eso es muy importante porque nos los acerca. Todo esto hay que recordarlo, porque son parte de nosotros. Es como si fueran nuestros hijos. Yo creo que no hay otra alternativa que exigir una respuesta, ¿no? Es obvio que en donde hay que estar ahora es con ellos. Pero también hay que buscar gente más joven que yo, que ya tengo 82 años.

SEMANA: ¿Qué tan profundas son las fibras que ha tocado este hecho en la sociedad mexicana?

E. P.: Espero que sean muy profundas. Ahora se acuerda lo que pasó hace 46 años, la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco. Uno se pregunta cuánto va a durar. Ojalá que dure. La vida es muy fuerte, y a veces borra un poco las cosas, las sepulta. Pero cuando hay otro golpazo, regresan.

SEMANA: ¿Qué ha cambiado en este último medio siglo en México? ¿Se pueden esperar otros 50 años de impunidad?

E. P.: México ha cambiado. Hay mucha más participación de los jóvenes, mucha más conciencia. Lo que sigue igual es la impunidad, porque somos un país donde la impunidad todo lo permea. No se entiende cómo los culpables siempre salen impunes. Y la gente en general tampoco siente que sea su responsabilidad. Hay muchos sectores que no se dan por enterados. Siguen su vida y no les importa, como si nada: ni siquiera se preocupan por enterarse. Se van a Acapulco a meterse al mar y a asolearse en la playa. Como decimos en México: ‘¡Que viva la virgen y qué bueno que me vaya bien!’.

SEMANA: El alcalde de Iguala y el gobernador de Guerrero eran del Partido de la Revolución Democrática (PRD). ¿Qué consecuencias pueden tener estos hechos para la izquierda mexicana?

E. P.: Eran del PRD habiendo sido del PRI. Hay políticos mexicanos que han pertenecido a cuatro o cinco partidos, que es lo mismo que no tener partido. Y cuando los críticos y los politólogos dicen que es lo mismo pertenecer al PRI o al PRD, pues… tienen algo de razón. Ser político ahora en México equivale a ser corrupto, a estar adentro de un agujero negro lleno de mierda.

SEMANA: ¿Qué sigue?

E. P.: Lo que puede seguir es que la población tenga más conciencia de lo que está sucediendo. Como saben, yo he estado desde 2006 cerca de Andrés Manuel López Obrador. No tengo mucha malicia ni mucha experiencia. Solo le puedo decir por instinto o por intuición que hay gente en la que creo y otra gente de la que digo, bueno, ‘a este es obvio que no le importa el país’. Eso no lo creo de López Obrador, creo profundamente que a él le importa México. Pero para mí el tejido de la política es incomprensible.

Entrevista por: Semana

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº136

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Octubre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015