Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El profesor inglés, David Harvey, volvió a Ecuador. Presentó un nuevo libro, advirtió sobre las contradicciones del capitalismo, y opinó sobre el ‘modelo Correa’ que trasciende fronteras. En entrevista con Andes, dijo que Latinoamérica está tomando la posta al tratar de revertir los peores aspectos del neoliberalismo, y anunció que “se debería inventar un mundo en el que haya valores, en el que no se busque el lucro, en el que se pueda vivir una vida decente y tengamos un ambiente distinto”.

¿Por qué el fin del capitalismo?

Porque creo que hay muchas señales que indican que el capitalismo está un poco fuera de tiempo y de espacio, lo que imposibilita que siga expandiéndose. El capitalismo es un sistema que, o crece o muere. Las posibilidades de crecimiento están cada vez más y más circunscritas. Ahora el capitalismo está establecido en todo el mundo, y no me puedo imaginar un crecimiento mayor al 3% en base a lo que existe ahora.

¿Qué lo motivó a escribir este libro en particular?

Es parte de una gran secuencia que ha venido desarrollándose por 10 o 15 años. Quería que quedara claro que un análisis basado en la teoría de Marx puede ser muy útil y puede ayudar a entender lo que sucede actualmente en la sociedad. Así que parte de mi misión era dejar claro lo que Marx realmente dijo, dado que ha habido muchos malos entendidos al respecto, y demostrar que si se toma en cuenta lo que en verdad dijo y la forma en que lo dijo, entonces es muy útil y podemos entender por qué tenemos estancamiento, por qué tenemos inequidad social, por qué tenemos desempleo, y también tanto daño ambiental.

El vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, ha dicho: “El neoliberalismo es un arcaísmo que lo estamos botando al basurero de la historia”. ¿Qué piensa al respecto?

Bueno, el capitalismo ha tomado muchas formas a lo largo de la historia. Desde los setentas ha venido cambiado su modus operandi (modo de operar, en Latín). Algunas personalidades clave, como Pinochet en Chile, se han visto inmersas en una forma neoliberal que ha tenido características muy específicas, y muchas de estas características han sido, por ejemplo, la baja de sueldos, que recaen especialmente sobre las clases bajas, mientras que las clases altas se vuelven más y más ricas. Entonces, puedo entender muy bien porqué muchos movimientos alrededor del mundo buscan salir de esta específica forma neoliberal de hacer política. Latinoamérica, en general, está tomando la posta al tratar de revertir algunos de los peores aspectos del neoliberalismo. Ahora, la pregunta es: ¿el problema es el neoliberalismo o es el capitalismo en todas sus formas?

Algunos líderes están hablando del modelo de Correa, ¿Lo conoce? ¿Qué piensa al respecto?

Sí, claro. En cuanto al gobierno ecuatoriano, creo que no es único. Hay algunas semejanzas con lo que se ha hecho en Bolivia, lo que se ha intentado en Venezuela, lo que está pasando en Brasil, o en Argentina, que se trata de salir de esta forma neoliberal e intentar redistribuir las riquezas entre la masa poblacional, y si observamos los datos podemos ver que aquí en Ecuador ha disminuido la inequidad social, y algo similar está sucediendo en Bolivia, se ha invertido mucho más en los campos de la educación y la salud y muchos servicios sociales de ese tipo.

Las infraestructuras han mejorado, se han construido carreteras. Se está intentando distribuir las riquezas, y ese no ha sido el caso de muchos países en Europa y Norteamérica. Entonces, aquí hay un modelo distintivo. Además, en Ecuador hay un problema muy específico, que constituye una contradicción en el hecho de que para poder llevar a cabo todo esto, se requiere explotar el petróleo y a la vez hay una normativa constitucional que busca proteger a la madre naturaleza. Cómo manejan esta contradicción es una de las preguntas clave ahora.

El Presidente Correa ha hablado de privilegiar a los derechos de las personas ante el capital, ¿coincide con usted?

Creo que aquí hay un principio muy importante, yo he trabajado mucho con esta organización, y aquí viene uno de los slogans: ¿Queremos las ciudades para los ingresos o las ciudades para la gente?, y creo que alguien que está intentando reformar o alejarse del neoliberalismo intentará crear un país para la gente y no para el capital. Pero creo que eso es algo difícil de lograr, ya que el capital es necesario para lograr cosas y para poder entregar bienes a la población.

Si el capitalismo está herido de muerte y el neoliberalismo también, ¿ante qué estamos?

Para ser honesto, no estoy muy seguro. Pero si viviéramos en el siglo XV y alguien nos preguntara: ¿cómo es el capitalismo? No tendríamos idea de cómo contestar eso y la verdad, no creo que se haya aclarado esa respuesta. Bueno, ahora creo que debemos alejarnos de una sociedad que se basa en juegos monetarios y que quiere comercializar todo, y empezar a pensar realmente en construir un mundo en el que la gente tenga acceso a las cosas que se necesitan para vivir una vida decente. Por ejemplo, recientemente en los Estados Unidos se ha visto cómo se les ha quitado viviendas a 6 millones de personas por no tener suficiente dinero para pagarlas, y todo el mundo tiene derecho a una casa y un ambiente decente. Se debería inventar un mundo en el que haya valores, en el que no se busque el lucro, en el que se pueda vivir una vida decente y tengamos un ambiente distinto.

Diputado nacional, referente del Frente Transversal y de larga trayectoria en el sindicalismo, fue -con su fluido discurso- uno de los dirigentes que en 2008 defendió al oficialismo cuando el conflicto agropecuario. Recorrió todos los medios y afrontó todos los debates. En un fugaz paso por Córdoba expuso sus dotes de orador, homenajeando a Atilio López.

Hay debates trascendentes en el Congreso, como el pago soberano de la deuda…

- Con estas leyes que debatimos quedó demostrada la actitud soberana del gobierno de la Nación, con la voluntad de pagar pero respetando una posición justa, razonable y sustentable. Defendiendo la soberanía frente al ataque especulativo y la posición de los fondos buitres, acumulando ganancias sin importar el destino de los pueblos.

Néstor Kirchner, con el no al ALCA en 2005, el pago de contado al Fondo Monetario Internacional y la opción de no dejarnos condicionar con políticas de ajuste, más la renegociación de la deuda, que significó un ahorro de 70 mil millones al pueblo argentino, fueron los ejes por donde se desarrolló el modelo de crecimiento con creación de empleo. Y un Estado garante de derechos. Es una pelea estratégica, la que damos contra los fondos buitre. No se trata de un juicio por 42 millones de dólares y quieren cobrar 780 millones; ni siquiera van por los 15 mil millones que son el 7% que quedó afuera del acuerdo. Buscan que se caiga esta renegociación de la deuda y que la Argentina vuelva a endeudarse entre 200 y 400 mil millones de dólares. Es estratégico, que el gobierno salga bien de esta negociación, que consolidará la recuperación del país sobre la base de la creación de empleo.

¿Y el papel de la oposición política?

- Es increíble hasta qué punto está subordinada la oposición electoral, que aprovecha cualquier discusión en vez de pensar en los intereses nacionales, en el destino de la Patria, y terminan siendo funcionales a las estrategias, de los fondos buitre de afuera, y también con los de adentro. En realidad muchos aprovechan esta confrontación contra el capital especulativo para instalar sus demandas.

Ahí está Magnetto, agigantando una crisis, el apocalipsis, recesión y desocupación; la Unión Industrial presionando por la devaluación de la moneda, en un contexto donde deberíamos estar convocando a la unidad nacional; o las 200 empresas formadoras de precios, que vía aumento transforman en ganancias lo que deberían ser ingresos para la población; ni qué hablar de la Sociedad Rural, que no liquida su cosecha, para que el Estado carezca de dólares para afrontar esta disputa. Pero vemos al gobierno manteniendo la dignidad, la soberanía y autonomía de los poderes económicos frente a una oposición servil a los intereses de las corporaciones.

¿No incidió la votación de la mayoría de los países en la ONU para un cambio de posición?

- Creo que ellos necesitan la crisis. Ya lo dijo (Ernesto) Sanz, mejor que la economía caiga, que el gobierno no esté bien en el terreno económico porque eso les resta chances electorales. La oposición, hay que decirlo, son los grupos económicos. Son los Méndez, los Magnetto, los Etchevehere. Buscan de reinstalar un escenario político similar a 2001; el paro de Moyano y Barrionuevo va en esa dirección. Quieren volver a tiempos de ajuste; a un dólar a 20 o 25 pesos, una política de ajuste donde en vez de que se destine desde el Estado dinero a la Asignación Universal por Hijo, al sistema previsional, el 6.5% a la educación del PBI, o a 1.700 escuelas o miles de kilómetros de carretera… en fin, el planteo es que ese dinero vaya a maximizar ganancias de las empresas, que les hagamos obras de infraestructura exportar más y duplicar la producción de cereales y granos. Dólar alto y un Estado garante de los intereses de los poderosos. Buscan el endeudamiento, por eso necesitan forzar una crisis, para una salida anticipada del gobierno, porque esa será la excusa para después imponer la estabilidad de la economía, cuando sabemos que eso se paga con pobreza, desocupación y hambre. La oposición política termina siendo funcional a los intereses concentrados.

¿Cómo analiza la irrupción de Máximo Kirchner en la escena política?

-  Nuestra historia es una construcción que reivindica el debate de ideas, la democracia; rechazamos todo lo que sea violencia. En ese camino, el acto del sábado fue extraordinario. Con la multitud de jóvenes que colmaron Argentinos Juniors. Movilizados a conciencia, con compromiso y convicciones, nos devuelve al país real, donde el pueblo participa, es protagonista y a pesar de las dificultades interviene en el debate político. El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es claramente mayoría en el movimiento popular. Se demostró el sábado, antes en Ferro con el Movimiento Evita, nosotros en el Luna Park. Máximo es Néstor y un poco de Cristina; sus palabras fueron muy emotivas. El único que creía que Máximo se dedicaba a las PlayStation era Lanata.

Quienes lo conocíamos, sabíamos que no sólo era el conductor de La Cámpora, sino que es una referencia ineludible del movimiento popular. Un hombre importante en la estructura de poder del kirchnerismo. Sus definiciones estuvieron llenas de contenido, de pueblo, de alineamiento y fortaleza, porque el gobierno seguirá peleando buscando resolver los problemas y defendiendo el empleo como cuestión central. Puso en su lugar a esta dirigencia caduca que busca promover otro paro antes de fin de año y que en diciembre alentará saqueos para instalar una Argentina incendiada.

El experto brasileño, que participó recientemente en el Foro Latinoamericano de Comunicación y Ciudadanía realizado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL) con sede en Quito,es un investigador sobre las corporaciones mediáticas.

Marcos Dantas,director de la Unión Latina de Comunicación Política de la Información, Comunicación y Cultura, capítulo Brasil, advierte que los medios no son instituciones políticas y culturales, sino más bien empresas con intereses económicos claros que cumplen un importante papel en la promoción del capitalismo y consumismo.

Sobre las nuevas tecnologías, específicamente las redes sociales, aclara que estas facilitan información sobre posibles consumidores, sin que se reconozca ningún beneficio como el derecho de autor. También advierte sobre la pérdida de autonomía cultural.

¿Por qué la comunicación puede ser analizada con una perspectiva de economía política?

En general se piensa la comunicación, los periódicos y la televisión desde una perspectiva política y cultural, pero nosotros los pensamos como organizaciones económicas, empresas con una fuerte influencia política y cultural. Por supuesto, hay que articular la cuestión económica con la política y cultura, y para eso tenemos una metodología que se basa en la economía política de (Carlos) Marx, pero sabiendo que sus estudios de la producción de valor se refieren a talleres y fábricas. Es necesario estudiar la producción de valor en la televisión, que no es propiamente una fábrica, así como en el periódico e internet.

¿Cuáles son los efectos del rédito que gira en torno a comunicación?

Una de las conclusiones es que hoy en día, para que el capitalismo se desarrolle, las organizaciones de comunicación son fundamentales. El capitalismo no puede existir como hoy lo conocemos sin la producción cultural e ideológica que generan estas empresas, ellas crean todo el ambiente necesario para el consumo y, al mismo tiempo, ganan mucha plata.

¿Internet modifica esa dinámica?

Actualmente hay una gran polémica sobre el rol de internet y las nuevas tecnologías porque cambia la relación entre las empresas mediáticas y el pueblo que participa tras el televisor, aparentemente es pasivo. En internet esa audiencia se vuelve activa. Y desde mi análisis, la audiencia de Facebook o Google también trabaja para la creación de valor, pero sin ser remunerada, entonces yo lo llamo plusvalía 2.0. Sin darse cuenta, los usuarios son generadores de riqueza porque proveen de información (datos personales) que las corporaciones venden a los anunciantes.

Hay denuncias de fotógrafos que tras colocar su trabajo en redes sociales luego aparecen, por ejemplo, en campañas publicitarias, sin respetar los derechos de autor.

Exactamente, no pagan derechos de autor ni su tiempo de trabajo, no pagan nada. El capitalismo ha desarrollado un nuevo modelo de apropiación de la riqueza generado en ese trabajo gratuito. En general existe la idea de que las nuevas tecnologías promueven la democracia, la libertad, el derecho a opinar, pero cuando vemos que Facebook, Instagram y Google ganan mucho dinero con todo eso, debemos tener más cuidado. Es que cuando debatimos en redes sociales con amigos sobre cuestiones políticas o proporcionamos información también revelamos tendencias que, incluso, son útiles desde el punto de vista político para un control no represivo de una sociedad.

En este momento existe una tendencia hacia la regulación de los medios de comunicación y el debate surge sobre si se debe o no incorporar a las redes sociales o páginas web. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Ese no es un tema fácil. En Brasil, por ejemplo, tenemos una ley -la primera en el mundo- llamada 'Marco Civil de Internet'. Lo que se decidió fue garantizar que los proveedores del servicio, los propietarios de la infraestructura, o sea las grandes corporaciones, no tengan poder para intervenir en los contenidos bajo un "principio de neutralidad de la red".

En una sociedad que convive con la tecnología, ¿a qué tipo de audiencias se enfrentan los medios tradicionales?

Los medios tradicionales estaban acostumbrados a una audiencia cautiva y ahora se enfrentan a lo que llaman de 'segunda pantalla', porque uno está delante de la televisión y, a la vez, está en el Twitter comentando lo que ve. Ahora mismo, los más jóvenes ya no tienen mucho hábito de ver televisión. Los medios enfrentan otrarealidad y van a cambiar sus modelos de negocio. Están intentando, por ejemplo, distribuir periódicosen línea, cambios que solamente en 10 o 15 años podremos evaluar. Es posible que hoy veamos que corporaciones antiguas puedan tener el mismo destino de los dinosaurios, es posible. Pero también es posible que logren sobrevivir como una nueva corporación que evolucionó: el correo, por ejemplo, no eslo que fue hace 10o 20 años. Como brasileño y latinoamericano he estudiado mucho este tema y creo que nuestras organizaciones de comunicación son débiles frente a las multinacionales. Entre las 50 corporaciones de medios más grandes del mundo, solo 2 son latinoamericanas: Globo (Brasil) y Televisa (México), las demás son de Estados Unidos, Europa, Japón, China, Corea y Australia. Por ello, la debilidad de nuestras organizaciones de medios puede generar un problema muy grande: la pérdida de autonomía cultural. Un tema para reflexionar.
    

¿Cuáles son los riesgos para un Estado, sea Ecuador, Brasil, Colombia, de perder su autonomía cultural?

Cuando usted pierde la identidad cultural también pierde la voluntad para luchar por su independencia, por su autonomía, por defender una posición en el mundo. Si sus referencias desde la infancia no hablan de su país ni de su cultura, en la edad adulta solo pensará en vivir como lo hacen los extranjeros, sobre todo de Estados Unidos. En Ecuador, el Gobierno tiene peleas con el imperio, en Brasil ocurre lo mismo, pero siempre que haya una situación que obligue al Gobierno a defender una posición soberana, el pueblo podría preguntarse por qué, si los ciudadanos no se identifican con su país, con su cultura, con su historia. En Brasil la gente conoce su historia, la que no está presente en la televisión, en los canales. La cadena Globo, aunque es muy política, siempre está produciendo series basadas en historias de Brasil. Esa es una manera en la que la audiencia conoce un poco de la historia, la que después exporta.

En algún momento usted afirmó: "O protegemos a los creadores o solo tendremos a disposición Amazon para pagar los derechos del Quijote"...

En Brasil, durante 4 años debatimos un proyecto de ley para la televisión pagada -que fue aprobado hace un año- y se creó el servicio de acceso condicionado. Por ley, todos los canales dedicados principalmente a transmitir películas y documentales, incluso extranjeros, están obligados a cumplir una cuota de programación brasileña.

¿Cómo se aplica? ¿Negocian con las empresas de televisión pagada o con los canales extranjeros?

Tenemos la Agencia Nacional de Cine, que emite licencias a todos esos canales, como HBO, Warner, etc., con la cual están obligados a pasar en Brasil un mínimo de 3:30 horas por semana de películas o documentales producidos por brasileños; si no cumplen, no tienen licencia para estar en el paquete de televisión pagada en Brasil. Así, Warner solicita una licencia a la Agencia de Cine que avala que están cumpliendo la ley.

¿Ha tenido éxito la ley?

Bueno, en dos años se duplicó el tiempo de programación brasileña en estos canales, lo que se comprueba con la fiscalización que realiza la Agencia de Cine.

El Telégrafo, Ecuador, 8 de septiembre de 2014.

Los retos financieros para el desarrollo no tienen secretos para Eric Toussaint. Fundador en 1990 del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM), este politólogo belga ha colaborado con el gobierno ecuatoriano para poner en marcha el Banco del Sur.

Entrevista con Iñaki Gil de San Vicente :: Lucha de clases, historias nacionales e identidades culturales. El marxismo vasco y la historia de la insurgencia independentista.

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº136

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Octubre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015