La ciencia al servicio del ser humano y no del capital. La Universidad comprometida con la solución de los problemas del país. Democratizar el acceso a la tecnología. Socializar el conocimiento científico. Todas estas ideas se han convertido en consigna de la gesta revolucionaria para transformar la Universidad, de tal manera que esta mire hacia afuera no solo buscando objetos de estudio sino como fin en sí mismo para su accionar.

Pero bien vale preguntarnos: qué ha faltado para que esta visión se imponga y en consecuencia se traduzca en beneficios directos y concretos para el pueblo, en la medida que la Universidad se incorpore a la sociedad con la fuerza y potencialidad que debe tener para la solución de los problemas. Una política científica nacional que estimule la solución para nuestra realidad, desde las universidades. La visión científica que consolide nuestras circunstancias socio-históricas. La visión científica de una sociedad es en última instancia la síntesis de su idiosincrasia, de su cultura.

Para el cientista Oscar Varsavsky, nuestra ciencia es subdesarrollada, no por no haber alcanzado el nivel de los países centro, sino porque no es puesta en función de la sociedad que queremos. La batalla por una ciencia nacional que solucione, la transición hacia un nuevo modelo económico productivo, se desarrolla en el plano de las ideas. Hay un componente ideológico que apuntala la penetración científica extranjera. Esta en última instancia apoya el relacionamiento de Venezuela con el sistema mundial encasillándole el papel de productor de materias primas. Hemos logrado ir deslastrándonos de ese esquema y vamos buscando nuestro propio modelo.

Es innegable que la política educativa impulsada bajo la visión del Comandante Hugo Chávez ha sido uno de sus mayores legados. Educación gratuita, garantía de acceso a todos los niveles de educación para el pueblo, becas y dotación para los estudiantes, han permitido una transformación revolucionaria en la historia de la matrícula estudiantil universitaria en el país.

También hemos avanzado estratégicamente en romper la tradicional estructura universitaria, a través de nuevos espacios como la Universidad Bolivariana de Venezuela, la UNEFA o las Universidades Politécnicas, por mencionar solo algunas, lo cual implica un impacto generacional en la formación universitaria en el país.

De igual forma el acceso a la tecnología ha sido revolucionado por completo. Rompiendo paradigmas que no solo han permitido establecer convenios internacionales de transferencia tecnológica en múltiples áreas, sino además democratizar el acceso a diferentes tecnologías donde el pueblo se beneficia e incorpora activamente, quebrando la histórica exclusión que la inmensa mayoría del pueblo sufría en servicios como la telefonía fija y móvil, internet y conocimiento científico para aplicar en múltiples escenarios de la vida cotidiana.

En tal sentido el reto que ahora enfrentamos está marcado por la necesidad de que esa Universidad Popular se incorpore en el diseño, estudio, potenciación, difusión y sistematización del nuevo modelo productivo que estamos construyendo para dar al traste con el modelo rentista heredado. Fue bajo esa perspectiva que el Comandante Hugo Chávez pensó e impulso una serie de políticas que estamos obligados a traducir en un nuevo modelo que garantice una Universidad Popular y Productiva. Lograr que efectivamente estos beneficios se conviertan en generación de conocimiento, pero también en impulso al desarrollo industrial, agroindustrial, tecnológico, cultural, sociológico, económico y político, para consolidar la Venezuela potencia.

Para quienes venimos del campo universitario, de las luchas por las reivindicaciones estudiantiles, laborales y docentes, pero también por el derecho a una Universidad Popular y Productiva, el compromiso está intacto y con más vigor que nunca asumimos el reto que el pueblo nos demanda.

Fuente: Aporrea

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46