Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Pentágono usó analistas militares para posicionar guerra contra Irak en cadenas de TV

Al menos 75 oficiales retirados de las fuerzas armadas estadounidenses fueron reclutados por el Pentágono para actuar como “analistas militares” en las tres principales cadenas de televisión norteamericanas, y apuntalar mediáticamente la invasión a Irak en 2002 y el desarrollo de la guerra durante la administracion de George W. Bush, de acuerdo con una investigación realizada por el diario The New York Times en 2008.

El estudio muestra como se construyó un aparato de información del Pentágono que utilizó a esos analistas en una campaña para generar una cobertura de noticias favorable al desempeño de la administración en tiempos de guerra. Asi como las cadenas de televisión Fox News, NBC y CNN, principalmente permitieron por omisión que los analistas militares desarrollaran nexos con el Pentágono que claramente implicaban la existencia de un conflicto de intereses.

El prolongado episodio cobra sentido de oportunidad al considerar las situaciones de conflicto generadas por contenidos con sentido claramente editorial, desarrollados por estas cadenas en EEUU con respecto a la elección de Donald Trump como presidente, y especialmente los posicionados por CNN en español en Venezuela, que traído como consecuencia la suspensión de sus transmisiones por “generar intolerancia y distorsionar la verdad”, según el dictamen oficial.

El informe utilizó unas 8 mil páginas de mensajes de correo electrónico, transcripciones y registros que describen años de reuniones privadas, viajes a Irak y Guantánamo y una extensa operación de puntos de conversación del Pentágono, a los que el medio tuvo acceso tras hacer la solicitud al Departamento de Defensa.

El extenso reportaje, publicado en abril de 2008, detalla que a principios de 2002, estaba en marcha la planificación detallada de una posible invasión de Irak, pero se avecinaba un obstáculo. Muchos estadounidenses, según mostraron las encuestas, estaban incómodos al invadir un país sin conexión clara con los ataques del 11 de septiembre. Los funcionarios del Pentágono y de la Casa Blanca creyeron que los analistas militares podrían desempeñar un papel crucial ayudando a superar esta resistencia.

Torie Clarke, la ex ejecutiva de relaciones públicas que supervisó los tratos del Pentágono con los analistas como subsecretaria de defensa para los asuntos públicos, había llegado a su trabajo con ideas distintas acerca de lograr lo que ella llamó “dominación de la información”. En una cultura saturada de noticias, argumentó, la opinión es influenciada más por voces percibidas como autoritarias y totalmente independientes.

Y así, incluso antes del 11 de septiembre, ella construyó un sistema dentro del Pentágono para reclutar “influenciadores clave” de toda índole, con ayuda apropiada, con quienes se podría contar para apoyar a las prioridades de Rumsfeld.

En los meses posteriores al 11 de septiembre, cuando todas las redes se apresuraron a retener su propio equipo de oficiales militares retirados, la Sra. Clarke y su personal sentían una nueva oportunidad. Para el equipo de la Sra. Clarke, los analistas militares eran el último “influenciador clave”, autoritario, la mayoría de ellos adornados héroes de guerra, todos llegando al público de masas.

Los analistas, se dieron cuenta, a menudo tenían más tiempo al aire que los reporteros de la red, y no se limitaban a explicar las capacidades de los helicópteros Apache. Estaban enmarcando cómo los espectadores deberían interpretar los acontecimientos. Lo que es más, mientras los analistas estaban en los medios de comunicación, no eran de los medios de comunicación. Eran hombres militares, muchos de ellos ideológicamente en sintonía con la confianza neoconservadora del cerebro de la administración, muchos de ellos jugadores importantes en una industria militar anticipando grandes aumentos presupuestarios para pagar una guerra en Irak, explica el estudio.

Los registros consultados por NYT revelan una relación simbiótica donde las líneas divisorias habituales entre el gobierno y el periodismo han sido borradas.

Los documentos internos del Pentágono se refieren repetidamente a los analistas militares como “multiplicadores de la fuerza del mensaje” o “sustitutos” con quienes se puede contar para entregar “temas y mensajes” de administración a millones de estadounidenses “en forma de sus propias opiniones”.

Pero en el desarrollo de la máquina de propaganda había otro elemento alarmante y es que la mayoría de los analistas tenían vínculos con contratistas militares con las mismas políticas de guerra que ellos debian analizar.

Simultáneamente la mayoría actuaba como cabilderos, altos ejecutivos, miembros del consejo o consultores. Las compañías incluyen a pesos pesados de la defensa, pero también cuentas de compañías más pequeñas, todos parte de una asamblea extensa de contratistas que compiten para los centenares de billones en negocio militar generado por la guerra de la administración contra el terror. Es una competencia furiosa, en la que la información privilegiada y el fácil acceso a altos funcionarios son muy apreciados, destaca el informe.

Registros y entrevistas muestran cómo la administración Bush utilizó su control sobre el acceso y la información en un esfuerzo por transformar a los analistas en una especie de caballo de Troya de medios de comunicación -un instrumento destinado a dar forma a la cobertura del terrorismo desde las principales redes de televisión y radio.

Los analistas fueron cortejados en cientos de reuniones de información privadas con altos líderes militares, entre ellos funcionarios con influencia significativa en asuntos de contratación y presupuesto, según muestran los registros. Ellos han sido tomados en giras de Irak y tienen acceso a inteligencia secreta. Ellos han sido informados por funcionarios de la Casa Blanca, Departamento de Estado y Departamento de Justicia, incluyendo a Cheney, Alberto R. Gonzales y Stephen J. Hadley.

Kenneth Allard, ex analista militar de NBC, dijo que la campaña ascendía a una sofisticada operación de información. “Esta fue una política coherente y activa”, y recordó que a medida que las condiciones en Iraq se deterioraban vio una brecha entre lo que los analistas se les dijo en las sesiones de información privadas y lo que las investigaciones posteriores y los libros revelaron más tarde.

-Noche y día -dijo Allard-, sentí que nos habían engañado.

Sin embargo desde sus primeras sesiones con los analistas militares, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld y sus ayudantes hablaron como si fueran todos parte del mismo equipo.

En las entrevistas, los participantes describieron un ambiente poderosamente seductor: las escoltas uniformadas a la sala de conferencias privada del Sr. Rumsfeld, la mejor porcelana del gobierno, las tarjetas con nombres en relieve, la ventisca de PowerPoints, las solicitudes de asesoramiento y consejo, los llamamientos al deber y a cumplir con el país, las cálidas notas de agradecimiento del propio secretario. De hecho el grupo de analistas se reunió al menos 18 veces con el alto funcionario y docenas de veces con sus consejeros más cercanos.

“Oh, no tienes ni idea”, dijo Allard, describiendo el efecto. “Estás de vuelta. Ellos te escuchan. Ellos escuchan lo que dices en la televisión. “Fue”, dijo, “operación psicológica en esteroides “, un ejercicio matizado en la influencia a través de la adulación y la proximidad. “No es como si fuera ‘te pagaremos $ 500 para sacar nuestra historia'”, dijo. “Es más sutil”.

El acceso vino con una condición. Los participantes fueron instruidos para no citar a sus directores directamente o de otra manera describir sus contactos con el Pentágono.

En el otoño y el invierno previos a la invasión, el Pentágono armó a sus analistas con puntos de discusión que retrataban Irak como una amenaza urgente. El caso básico se convirtió en un mantra familiar: Iraq poseía armas químicas y biológicas, estaba desarrollando armas nucleares, y podría un día deslizar algunas a Al Qaeda; Una invasión sería una “guerra de liberación” relativamente rápida y barata.

La experiencia confirma la experticia del Pentágano para posicionar como una postura editorial sus políticas de guerra. De allí que no es para nada descartable que detrás del abordaje informativo e interpretativo sobre la situación política de Venezuela, este una operación similar a la de Irak.

Fuente: La Tabla

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí

Correos del Sur