Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La urgencia económica de dar un golpe de Estado

El chavismo ha denunciado que el parlamento en manos de la MUD ha elevado exponencialmente los enfrentamientos políticos nacionales. Han evolucionado ahora a la categoría de enfrentamiento y choque de poderes. Se ha producido una escalada sin precedentes que para el chavismo y el Gobierno venezolano se traducen en "intentos de paralización del Estado y del país", mediante el uso pragmático del parlamento como fórmula para el asalto de Miraflores.

El chavismo ha denunciado también que el parlamento es parte de un boicot institucional para profundizar otras situaciones de boicot económico que someten a la vida nacional a situaciones-caldo de descontento, agitación y desbordamiento, necesarios para legitimar el asalto a Miraflores. No es temeraria ni exagerada esa afirmación. Veamos.

Sobre la urgencia del derrocamiento

La MUD, y por otro lado la OEA, alineadas a EEUU, se articulan en estos momentos para intervenir y desestabilizar Venezuela, en unos niveles de escalada que no dejan de levantar suspicacias por el sentido de urgencia, aceleración y contundencia en el frente externo contra la institucionalidad bolivariana. Básicamente, desde dentro y fuera de Venezuela, apuntan a la inhibición del chavismo y la imposición de agenda, para centrar los esfuerzos del directorio chavista en contener arremetidas, en lugar de consagrar acciones en el hecho económico con los que cuenta con buen tiempo y buena mar, para una estabilización de la economía en 2017.

Hay que subrayar algunas de esas condiciones elementales:

  • Los CLAP han roto la matriz de desabastecimiento duro que podía palparse todavía a mediados de 2016. Con una meta consolidada de 6 millones de combos para igual número de familias, la meta se ampliará a 8 millones en los próximos meses y con incorporación de productos de higiene y hogar, teniendo que redoblarse el esfuerzo para que cada familia cuente con esa provisión cada 15 días.
  • El precio del petróleo ha aumentado, y aunque se mantiene bajo en comparación con el promedio de años anteriores, es significativamente superior al promedio del precio de 2016 en más de un 37%. La cesta venezolana oscila en los $43 por barril y la cesta OPEP por los $51 en lo que va de año.
  • En el marco de la Expo Venezuela Productiva, el Gobierno venezolano y grupos específicos del sector privado, sellaron acuerdos pertinentes al aumento de la producción, la sustitución de importaciones y el aumento de las exportaciones no petroleras.
  • El Gobierno venezolano ha anunciado el relanzamiento de un tipo de cambio flotante, o reedición del Dicom, con la aspiración de realizar dos subastas semanales en un sistema de cambio que en teoría vendría a dinamizar el sistema monetario previendo la incorporación de nuevas divisas de la mano del sector privado nacional e inversiones extranjeras.
  • En 2017 se tiene previsto que el Arco Minero del Orinoco comience a generar ingresos al Estado por inversión extranjera al acelerarse el régimen concesionario para los bloques delineados en dicho territorio. También se espera la captación de nuevos ingresos por concepto de explotación de minerales en desarrollos mineros ya activados.
  • Venezuela y Pdvsa realizaron en septiembre de 2016 un exitoso canje de bonos, del 52% de los bonos Pdvsa 2017 y que tenían que pagarse en abril de 2017. El canje hizo posible una extensión de ese porcentaje de bonos hasta el año 2020 en condiciones favorables para los tenedores. Al suavizar este pago por razones del reperfilamiento de la deuda y aún a expensas de una sobremanipulada tasa de riesgo, Venezuela y Pdvsa generaron confianza y lograron reducir el impacto de los pagos correspondientes al mes de abril de este año.
  • Venezuela emprende este año el ciclo de siembra más ambicioso visto en décadas. El entrante ciclo de siembra prevé la siembra de 2 millones 900 mil hectáreas de diversos rubros para satisfacer las necesidades en el sector agroalimentario de la nación. Se destaca de este dato la duplicación del total de hectáreas para cereales con 1 millón 650 mil hectáreas, meta 100% superior a las hectáreas sembradas en 2016, siendo estos rubros estratégicos altamente sensibles al consumo de la población. En conjunto, el plan de siembra, que ya cuenta con el acopio de insumos, vendrá a romper con desequilibrios en materia de abastecimiento, aliviando presiones sobre las divisas para importaciones.

Estas razones, aunadas a otras propias del devenir político, suponen no sólo una recuperación económica sustantiva para Venezuela este año, que le permitiría superar el ciclo severo de inestabilidad que mayor se hizo sentir a mediados de 2016. Supone también la atenuación de los indicadores de malestar social, la estabilidad política y un muy probable fortalecimiento del apoyo al chavismo.

Para los sectores antichavistas, ciertas buenas noticias son una cuestión preocupante.

El rostro institucional del boicot económico

Sobre la dura arremetida en vigor, las escaramuzas, el planteamiento violento y la acción claramente articulada y convergente en el golpismo, el antichavismo sencillamente reaccionó ante la posibilidad (bien encaminada) de la recuperación económica y sus bemoles políticos, que vienen a ser una afrenta de cara a una derecha abiertamente fragmentada.

Esta reacción claramente encaminada a detener la economía, evitar que el gobierno cumpla funciones y que el chavismo se recomponga, no ha de extrañarnos. Venían, desde hace algún tiempo, dando indicios obvios de que efectivamente la conformación de un ciclo de estabilidad económica significa, en términos políticos, un deterioro del piso político de la MUD. Mencionaremos sólo tres casos que vale la pena destacar.

-Caso TSJ, AN y empresas mixtas de Pdvsa: Recordemos el impasse reciente de poderes y la razón económica que había tras bastidores. Pdvsa, por medio de la Corporación Venezolana de Petróleo, solicitaron al TSJ una aclaratoria ante el persistente desacato de la AN, con el fin de realizar nuevas asociaciones y con ello recibir nuevas inversiones en materia petrolera. Ante el dictamen emitido por el máximo tribunal de manera abierta, el antichavismo reaccionó bajo el floio discurso de "golpe de Estado" para detener y boicotear el oxígeno financiero y la inversión en industrias vitales, claramente vinculados al entramado de producción interna bruta, pues ¿quién puede dudar de la importancia del desarrollo petrolero en el crecimiento económico venezolano?

Dicho de otra manera, la reacción del antichavismo en el parlamento y desde todos los espacios, al atacar los demás poderes públicos, no parte de la posición (simple o reducida) de atentar sólo contra el poder político todo. La acción fue, de hecho, un acto para perpetuar el golpe económico contra el chavismo que sigue en vigor y que también se ha institucionalizado en el parlamento.

Nadie debe poner en duda que Pdvsa y Venezuela requieren un aumento del flujo de la inversión extranjera, más todavía si tiene lugar en las áreas vitales y sensibles a la economía nacional, como es el caso de los desarrollos petroleros nacionales y el proyecto petrolero más grande del mundo: la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez. ¿Cuál es la apuesta del parlamento al intentar boicotear esto? ¿Acaso apuesta al recrudecimiento de la situación económica venezolana? Debemos preguntarnos.

-Caso canje de bonos: En septiembre de 2016, Pdvsa realizaba un proceso de canje de bonos para suavizar los pagos de deuda durante 2017 y diferir una parte de estos compromisos para el año 2020. Un mecanismo empleado por parte de varias empresas petroleras en 2016 que vieron afectadas sus finanzas por la situación de caída dramática del precio petrolero. Aunque la operación fue un éxito, la AN intentó sabotearla en su momento y días antes del canje sesionaron y levantaron un "Acuerdo sobre los efectos del canje de bonos de Pdvsa", donde despotricaron de esa acción financiera.

En esa sesión, Freddy Guevara exclamó que no reconocerían ningún "acuerdo internacional" y que según sus palabras serían investigados aquellos que participaran en el canje por ser supuestamente "ilegal", intentando atemorizar a los tenedores de bonos fabricando un vicio de nulidad que en ninguna ley venezolana existe.

-Sobre financiamiento a Venezuela: El diputado de la MUD José Guerra ha declarado sucesivas veces que "por no contar con el aval del parlamento", todo financiamiento y acto realizado por el Ejecutivo para oxigenar la economía venezolana será ilegal. Incluso ha amenazado a los compradores de bonos en los mercados financieros, señalando que un eventual gobierno de derecha no reconocerá la deuda ni los bonos que se adquieran, disuadiéndolos de esa manera de adquirir bonos en caso de que sean emitidos por el Estado venezolano o por Pdvsa. También se ha referido a préstamos que habría solicitado el Estado venezolano, argumentando que son ilegales. Guerra entiende de manera clara que el parlamento en desacato, y aún sin estarlo, difícilmente aprobará alguna acción del Ejecutivo en refinanciar, reperfilar o emitir deuda.

Guerra ha mencionado un supuesto financiamiento que el Gobierno venezolano, en teoría, habría gestionado ante un banco chino (sin aclarar cuál) en enero de este año. Ese acto fue denunciado por el diputado como ilegal. De hecho se dirigió a la Embajada de China en Venezuela y a nombre del parlamento entregó una carta donde dejaron claro que "la Asamblea Nacional no reconocerá ningún préstamo pedido por el Estado venezolano".

En marzo de este año, Guerra dijo tener confirmación (sin aclarar fuentes) de que tanto el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no realizarán más préstamos a Venezuela, debido "a que (el Gobierno nacional) no cuenta con una Ley de Endeudamiento (aprobada por la AN) que soporte la solicitud".

Tal parece que el rol de José Guerra en el parlamento pasó del rol de diputado al de infomercenario y sicario económico, actuando con especial énfasis en generar incertidumbre y boicotear todo evento o acto de financiamiento de la República, bien sea por vías ordinarias (como la inyección de inversión petrolera por socios de Pdvsa) o por situaciones extraordinarias (como el canje de petrobonos). Sean ciertas o no sus afirmaciones, claro que generan un impacto negativo y comprometen el factor de confianza de cualquier instancia de inversión.

Fuente: Misión Verdad

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº28