Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La crisis abierta por la expulsión del directo del FBI James Comey, que investigaba las posibles conexiones de miembros del equipo de campaña de Trump con Rusia, y la cobertura por parte del presidente a su ex-asesor de seguridad Michael Flynn, quien acaba de negarse a rendir cuentas frente al senado; y la designación, por parte del Departamento de Justicia, de Robert Mueller, exdirector del FBI y aliado de Comey, como fiscal especial para continuar con las investigaciones de Comey, sin duda alteran al presidente más que el atasco de muchas de sus medias en el Congreso, lo que prácticamente tiene paralizado al Ejecutivo norteamericano y lo que hace que el “Trump impeachment” suene otra vez con demasiada fuerza, para un mandatario que apenas tiene cinco meses en el poder y le falta la friolera de 1300 días para finalizar su administración.

En vísperas de la relección de Hasann Rouhani en Irán y de la espectacular visita militarizada del atribulado Trump a Arabia Saudita (AS), la batalla por el control del estratégico punto fronterizo Al-Tanf de Siria con Irak cobra relevancia significativa, sumada al lanzamiento de un misil por los hutis de Yemen en las cercanías de Riad, un día antes de la llegada de Trump a la capital saudita, que fue interceptado.

Resumen de las palabras pronunciadas en la presentación de mi libro más reciente "Mundo de locos donde he nacido. Un sistema internacional en permanente transformación", el pasado 16 de mayo de 2016, en la Sala Máster, de la Radio de la Universidad de Chile.

Las preguntas son pocas: ¿cuánto tiempo más la comunidad internacional, las Naciones Unidas, los países centrales y la Unión Europea, pueden tolerar el agravamiento de la situación de Sudán del Sur? ¿Cuánto estomago más puedan tener los funcionarios que deben tomar las decisiones para resolver esta crisis? ¿Cuántos muertos más pueden cargar sus conciencias? 

Mientras esta situación no cambie, será muy difícil romper el dominio norteamericano en el planeta y crear un modelo más humano de la globalización. La historia muestra que con cualquier presidente, lo que más persigue Washington es la inalterabilidad de su dominio global y para lograr su objetivo no escatima ningún medio.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí