En un viaje sin precedente, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, se dirige hacia América Latina, donde visitará Argentina, Colombia y México, para luego asistir a la Asamblea General de la ONU en Nueva York de EEUU.

Las premisas de la Administración Trump serían la defenestración de Al Asad y la posterior partición de Siria en tres partes. Así tendremos la Siria alawita, protectorado ruso que abarcaría desde la costa mediterránea hasta Alepo, el Kurdistán sirio tutelado por EE.UU. y la zona sunita del sur sirio que se englobaría en el nuevo Sunistán sirio-iraquí, lo que unido a la división de Irak consagraría el triunfo de los esfuerzos de Israel para la balcanización de Siria e Irak. Asimismo, la OTAN asumirá próximamente el papel de gendarme en los países árabes del arco mediterráneo con el objetivo inequívoco de establecer un anillo de seguridad que impida la salida anual de cerca de 150.000 personas rumbo a Europa. especialmente desde Libia, Estado fallido en el que el llamado Gobierno de Unidad Nacional sería impotente para controlar la anarquía reinante con el wahhabísmo salafista instaurado en Trípoli mientras grupos takfiríes (satélites de Al-Qaeda) dominan tribalmente el interior.

Obviamente Donald Trump no está apesadumbrado por los más de mil rohingyas que han sido asesinados por el régimen de Myanmar y los trescientos mil desplazados, pese a que le corresponde a él con la Comunidad Europea resolver y detener este genocidio ya que dicho país es su protectorado. Nadie más puede intervenir con posibilidad de solución.

¿Cuántos miles de muertos le ha costado a la minoría rohingya a manos del gobierno birmano para que, aparentemente, occidente entienda que la limpieza étnica que se está perpetrado contra ellos va enserio?

Hasta aquí el análisis internacional nos ha conducido a importantes conclusiones: bancarrota económica de Estados Unidos, ascensión de China como máxima potencia capitalista, paridad estratégica y ascensión de la RPDC a una gran potencia nuclear. Estos cuatro hechos, más la pérdida de la hegemonía mundial estadounidense, implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental, nueva estructura económica capitalista después del 2008 y las cuatro grandes potencias militares con Rusia como primera potencia militar del mundo, seguidos en forma correlativa por Estados Unidos, China y la RPDC, han sido los ocho hechos más importantes que han sacudido el planeta desde el año 2008.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38