Seguramente en el reciente encuentro entre el presidente Donald Trump y su par francés Emmanuel Macron, entre arrumacos y caídas de ojos, y tras abordar algunos temas tan complejos como el Pacto Nuclear con Irán, la guerra en Siria, sanciones a Rusia o Corea del Norte, y entre quitadas de caspas y mutuas “llevadas al huerto”, ambos mandatarios habrán tenido algún comentario, por lo menos mínimo, sobre la cuestión del Sahel, donde las dos naciones tienen intereses comunes tanto económicos, como militares.   

Trump organiza una barbacoa para los oligarcas de su patio trasero. Solo los lavadores de dinero están invitados.

Tres países capitalistas tenían razones económicas y políticas para bombardeos la pasada semana varias localidades de Siria, muy lejos de la acusación de una supuesta utilización, por esa nación árabe, de armas químicas contra la población de Duma.

Si bien no está claro que el auto ascendido a Mariscal de Campo, Khalifa Haftar de 74 años, haya muerto en una clínica de París, a donde fue trasladado desde Jordania tras sufrir un derrame cerebral o bien que alguna de las potencias occidentales que operan en Libia desde 2011, ha decidido sacarlo del juego, lo cierto es que desde el pasado miércoles 11, toda la información sobre él es muy confusa.

Hace varias semanas trascendió en los medios que el Gobierno de EE.UU. -por propuesta del Departamento de Estado- está barajando aprobar una nueva ley migratoria que implica recabar información personal de las personas no estadounidenses solicitantes de visa. La ley, que hasta el 29 de mayo de 2018[1] todavía es un proyecto sometido a comentarios, tiene unos alcances que trascienden lo migratorio. Su aprobación supondría una vulneración más a los derechos civiles y políticos que se viene consagrando en EE. UU., especialmente tras el 11 de septiembre y la aprobación de leyes de seguridad y vigilancia como la USA Patriot Act o Ley Patriota, o la abrogación de otras, como la Ley Posse Comitatus (Posse Comitatus Act) de 1878, que prohibía la participación de militares estadounidenses en función de ministerio público en territorio estadounidense (lo que conllevó una militarización de la policía).

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65