Argelia sigue siendo la herida más dolorosa en el cuerpo político de la república –salvo tal vez por su continuo autoexamen de la ocupación nazi– y aporta un temible contexto a cada acto de violencia árabe contra Francia.

Según informa en su edición de hoy, domingo 15, una catarata de amenazas se descargó en Facebook en contra de los dibujantes del prestigioso diario israelí Haaretz por una imagen publicada este fin de semana. En ella, sobre un fondo totalmente negro se leía lo siguiente: “10 periodistas asesinados en el ataque a Charlie Hebdo en París, y 13 periodistas asesinados en el ataque del último verano a Gaza”. Y en el medio una leyenda que decía “Yo soy Charlie”, “Yo soy Gaza”.
Neonazis instigan asesinato de dibujantes en Israel.

Las reformas estructurales y fiscales que ha impuesto la Troika a países como Irlanda, Grecia, Portugal, España, Italia, Chipre, Malta y Eslovenia para modernizar la Administración pública y la sanidad, mejorar el mercado laboral y adaptar la presión fiscal a las circunstancias son principios genéricos que se han traducido en sucesivas subidas de impuestos, reducción de funcionarios, supresión de organismos públicos, recortes salariales y máxima flexibilidad en el mercado laboral aunado con una sensible pérdida de jirones del primigenio Carta Social Europea (CSE) o Carta de Turín de 1961.

La reacción del Occidente ante la masacre ocurrida esta semana en la oficina de la revista francesa es repugnante. Los líderes occidentales, desde el presidente estadounidense, Barack Obama hasta el papa Francisco, desde la reina Elizabeth al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, todos han emitido declaraciones en las que condenan el acto y transmiten sus condolencias por el asesinato de 12 personas por dos pistoleros en la oficina parisense.

Francia está convulsionada, surcada por la confusión e invadida por los miedos (que casi siempre desembocan en comportamientos xenófobos), porque esta vez la guerra que tanto provocaron y alentaron sus gobernantes ya no alcanza para verla solamente en los televisores. Ahora las balas de un lado y del otro resuenan en las calles de París y sus alrededores, y como no podía ser de otra manera hay muertos. Algunos, como los colaboradores del periódico “Charlie Hebdo”, masacrados en su lugar de trabajo. Otros, fusilados por la policía francesa, que en su afán de “encontrar culpables” militariza con más de 80 mil efectivos la capital y sus pueblos adyacentes.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65