Las bandas integristas que tras las caídas del Coronel Gadaffi y Hosni Mubarak y al calor del crecimiento de al-Qaeda y el Daesh por la financiación de Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos Árabes, se extendieron sin freno por el Magreb y prácticamente a todo lo ancho del Sahel, desde el Indico al Atlántico, ahora están en retroceso y abroqueladas en geografías cada vez más pequeñas, como es el caso de la nigeriana Boko Haram o las múltiples organizaciones que operan entre Mauritania, sur de Argelia, norte de Mali, oeste de Níger, que según se ve en los resultados no han podido fraguar su unidad bajo la bandera del Jamaat Nusrat al-Islam wa al-Muslimin (Frente de Apoyo al Islam y a los Musulmanes) que a más de un año de su integración, no han podido articular un frente de resistencia a las unidades francesas de la Operación Barkhane y a la presencia fantasmal de las tropas norteamericanas que por momentos con más o menos visibilidad aparecen en la frontera entre Níger y Mali. Frente a esta realidad solo les queda reservado acciones cada vez más enloquecidas y sanguinarias, que para nada las acercan a la posibilidad de su anhelo final que es la creación de Califato.

El mandatario de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha desplegado una impactante ofensiva diplomática desde que envió a una delegación de su país, encabezada por su carismática hermana, a participar en forma conjunta con el anfitrión en los Juegos Olímpicos de invierno de Corea del Sur, donde el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el premier nipón, Shinzo Abe, no se mostraron a la altura que exigían las circunstancias (https://goo.gl/f13Jw3).

La irrupción mediática de Edward Snowden, ex-técnico de Booz Allen, sub-contrata de la CIA, confesando ser el autor material de las filtraciones a The New York Times y The Guardian sobre el programa PRISM (espionaje de las telecomunicaciones a cargo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), habría desatado todas las alarmas en la CIA ante el peligro evidente de destapar los secretos inconfesables de los sótanos secretos del establishment. Putin habría jugado con maestría sus bazas y tras conceder a Snowden el asilo temporal, apareció ante el mundo como adalid de la defensa de los Derechos Humano, aunque consciente de la nueva dinámica acción-reacción propia de escenarios de Guerra Fría en la que verán envueltas las relaciones ruso-estadounidenses a partir de este momento (Guerra Fría 2.0 o Guerra Híbrida).

El exterminio de Palestina, comenzó mucho antes de la declaración de independencia del estado de Israel, el 14 de mayo de 1948, y sin duda la responsabilidad de esta lenta agonía fueron las políticas coloniales del Reino Unido  y Francia, ejecutadas por el acuerdo Sykes-Picot (1916), la Declaración Balfour (1917) y otros enjuagues diplomáticos, aunque la invasión a Palestina había comenzado a finales del siglo XIX y principios del XX.

El pasado lunes 12 de marzo, la burda caricatura de Margaret Thatcher y actual primera ministra de Reino Unido Theresa May afirmó en el Parlamento británico que es "altamente probable" que Rusia esté detrás del ataque contra el ex espía Sergei Skripal y su hija Julia. No presentó ninguna prueba al respecto, sin embargo su discurso, desató una histeria anti rusa por parte de Estados Unidos y sus adláteres, en primer lugar, de los países subordinados de la OTAN, con honrosas excepciones y otros Estados que hacen méritos para ser vistos con buenos ojos por la Casa Blanca.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65