No es fácil encontrar una explicación racional a la fiera determinación del gobierno de Mariano Rajoy de impedir a toda costa la realización del referéndum que permitiría conocer cuál es la opinión de los catalanes sobre su permanencia o salida del Reino de España. ¿No es acaso un derecho humano fundamental decidir de manera libre sobre el presente y el futuro propios?

Rusia, 145 millones de habitantes; China, 1.380 millones; Turquía, 80 millones; Irán, 80 millones. Las cifras hablan por sí solas. El mundo no es únicamente Estados Unidos y Europa, a pesar de que no haya que restarle importancia a su influencia global. Sin embargo, en este siglo XXI, el cambio geopolítico y geoeconómico es evidente. El BAII es casi tan poderoso como el FMI. El grupo de los BRICS es igual de dinámico que el G7. La ruta de la seda tiene un potencial tan o más relevante que el de otros espacios tradicionales. Se mire por donde se mire, la unipolaridad se acabó.

La extrema derecha “moderna” es el movimiento liberal-libertario que hoy navega con pabellón republicano, con el Freedom Caucus, la agrupación de miembros republicanos ultraconservadores del Parlamento a la cabeza, y que basa su accionar en una deliberada estrategia de desinformar a las mayorías para imponer sus políticas plutocráticas.

Con la misa celebrada este último lunes dos, día de Santa Teresa de Lisieux, patrona del ejército filipino, en la Catedral Santa María de la ciudad de Marawi, en la Isla de Mindanao, después de cuatro meses en manos de los muyahidines pertenecientes a los grupos de Abu Sayeff y la banda de los hermanos Maute, ambos tributarios del Daesh en el país asiático, aunque no se puede considerar que la reconquista de la ciudad haya terminado.

La sociedad humana sufre las consecuencias de una crisis económica mundial, la que se amplía con una nueva guerra global, que afecta a todos los continentes, la presencia en EEUU, del presidente Donald Trump ha creado el resurgimiento del fascismo, de los grupos violentos del Kukuxklán, que buscan la supremacía blanca al estilo Nazi, enmarcado en la locura de Hitler, ahora una Trump representa el odio a los inmigrantes, nuevos muros como el de Israel, el de España, ahora el de México, amplían el racismo y el odio.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46