El Tardofranquismo sería hijo del Tejerazo o golpe blando de 1.981 en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el establishment asociado al sistema monárquico, al sistema político bipartidista y a la “unidad indisoluble de la nación española” y estaría plasmado en la todavía vigente Constitución de 1.978, Carta Magna que estaría blindada ante cualquier cambio institucional que se pueda producir en el Estado español con lo que se cumpliría una vez más el testamento de Franco : “Todo está atado y bien atado”. El Tardofranquismo sería un anacronismo político que bebería de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas y que incluirá en su cartografía la llamada “Doctrina Aznar”, distopía que tendría como ejes principales la culminación de la “derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa” y el mantenimiento de la “unidad indisoluble de España “, lo que se traducirá en la aparición de “presos políticos “ en la sui generis democracia española, de los que serían paradigma los 3 jóvenes de Alsasua y los Presidentes de Omnium y Assemblea Nacional Catalana (ANC) junto con Oriol Junqueras y los ex-consellers catalanes.

La victoria electoral alcanzada por el presidente ruso Vladimir Putin con el 76,68 % de los votos, ha sido una clara señal del apoyo que tiene dentro de la población, y un fuerte mensaje a las naciones capitalistas occidentales de que Moscú continuará siendo una pieza clave en la lucha por un mundo multipolar.

En el mediodía del último miércoles un atacante suicida revindicado por el Daesh-Khorassan, se detonó en medio de una multitud a 200 metros del templo de Kart-i-Sakhi, delante del hospital Ali Abad y muy próximo a la  Universidad de Kabul, en el oeste de la capital afgana, asesinando a 32 personas e hiriendo a otras 60.

Los disturbios anti islámicos que estallaron en las últimas semanas en la ciudad de Kandy, la segunda más importante de Sri Lanka, después de Colombo, su capital, han dejado tres muertos y más de 200 propiedades pertenecientes a musulmanes, un 10 % de la población, destruidas por efecto del fuego y el estallido de algunas granadas.

Corren tiempos difíciles en nuestra región – y no tan sólo en ella. Es exasperante comprobar cómo en varios países la ardua tarea de construir naciones más soberanas y justas –o al menos lograr avances en ese sentido- parece ser echada por tierra en pocos meses por gobiernos impuestos por el poder corporativo.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65