Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El militarismo de Estados Unidos ha crecido exponencialmente a lo largo de las dos primeras décadas del siglo XXI, amparado tanto por los presidentes demócratas como por los republicanos. La histeria con la que los medios de comunicación de masas se han hecho eco del aumento del gasto militar del presidente Trump ignora deliberadamente la enorme expansión que tuvo el militarismo, en todas sus facetas, bajo la presidencia de Obama y de sus dos predecesores, Bill Clinton y George Bush Jr.

Claro que hubo campañas similares contra países con gobiernos democráticos que pusieron el acento en lo social y eran severamente cuestionados por Estados Unidos y las oligarquías locales.

“Con la OEA o sin la OEA ganaremos la pelea”, fue una consigna de la izquierda en América Latina que se voceó mucho en los años sesenta; nació en Cuba después que en Montevideo, en 1962, la expulsaron de ese organismo, a petición del gobierno de Rómulo Betancourt que la acusó de interferir en los asuntos internos de Venezuela; otra resolución de 1964 estableció la ruptura de relaciones, aprobada con los votos en contra de México, Chile, Bolivia y Uruguay. La decisión de expulsión se tomó en la

Un documento plagado de inconsistencias, datos manipulados, medias verdades y silencios sobre los actores implicados en la guerra contra Venezuela.

Las nuevas revelaciones de WikiLeaks sobre la Agencia Central de Inteligencia (CIA), ratifica que absolutamente todos los medios telemáticos (equipos, servicios y redes que permiten la transmisión de datos) están “perforados”, es decir, los mecanismos de seguridad que garantizan la privacidad y confidencialidad de los ciudadanos han quedado expuestos y a disposición de las acuciosas y sigilosas miradas de los espías y analistas de la Agencia. Ningún cifrado o aplicación de seguridad, de las que tanto cacarean las empresas de telecomunicaciones, nos protege con absoluta fiabilidad de las miradas de estos infames intrusos.