Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Finalmente, el gobierno de Estados Unidos decidió ejecutar un ataque aéreo directo en contra de Siria, en vez de continuar haciéndolo de forma no oficial, aduciendo que lo hacía como represalia al presunto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad para reprimir a la población civil que lo adversaría. Esto constituiría un plan largamente calculado, tratando de contener la injerencia de Rusia y, en un grado menor, de China en esta nación del Oriente Medio.

A Estados Unidos, a la OEA y la mayoría de sus gobiernos corruptos les importa un rábano la democracia en Venezuela, lo que se demuestra con el doble rasero moral que usan mirando para otro lado ante mucho más graves violaciones a los derechos humanos que pasan en nuestro continente a diario. Lo que quieren es someter a un gobierno que no obedece las órdenes de Washington y que tiene mucho petróleo.

Donald Trump, ha mostrado sus dientes y tirado el primer mordisco en el gran juego de la política internacional, utilizando como excusa el promocionado ataque con armas químicas por parte de las fuerzas del presidente Bashar al-Assad, contra la ciudad de Jan Shijún, en el sur de la provincia septentrional siria de Idleb, que habría generado más de 100 muertos, el pasado martes 4.

La actual y ya muy prolongada guerra económica contra Venezuela, ideada, planeada y organizada por Estados Unidos, tiene muchos y sanguinarios antecedentes: China, Corea, Cuba, Chile, Vietnam, Nicaragua. Véase el caso de China. La guerra económica comenzó en 1949, es decir, desde el triunfo de la revolución encabezada por Mao Tse Tung.

Muchos en el mundo confiaron -yo entre ellos- que la nueva administración estadounidense dirigida por el arrogante Donald Trump, actuaría con cierta independencia del establishment (establishment: llámese, vieja clase política de neoconservadores, sionistas, el poder financiero, mediático y el Complejo Militar Industrial) porque los enfrentó públicamente y venció a su candidata Hillary Clinton.