Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Habría que remontarse mucho tiempo atrás para encontrar a un presidente norteamericano, que dejé a su sucesor una situación internacional más compleja y deteriorada que la que Barack Obama está dejando a Donald Trump.

Las élites conservadoras que sustentan el poder en Colombia, Argentina, Brasil, México, Paraguay y buena parte de Centroamérica siguen pensando el mundo como si no se estuviera dando este giro monumental que los dejara sin proyecto, pues su proyecto ha sido siempre el del imperio.

En el año 2016 se conmemoró el 22 aniversario de la complicidad de Francia en el Genocidio de Ruanda el 7 de abril de 1994, un día después del atentado al presidente, la emisora Radio Mil Colinas difundía el llamamiento a un exterminio cuidadosamente preparado contra la etnia tutsis y que iniciaba una oleada de violencia convirtiéndose en el mayor genocidio de la historia contemporánea. 800.000 tutsis fueron asesinados a palos y machetazos, mujeres violadas y enterrados en fosas comunes. 2 millones de desplazados y 100.000 niños huérfanos y la estructura económica de un país totalmente en ruina. La ONU retiraba a sus cascos azules y la comunidad internacional no solo ignoraba el problema sino que permanecía indiferente.

A tan solo unos días de abandonar la Casa Blanca, Barack Obama decidió no perder la oportunidad de reforzar el despliegue de las fuerzas estadounidenses en Sudamérica. Sucede que el gobierno regional de Amazonas (Perú), el Comando Sur de Estados Unidos ('U.S. Southern Command') y la empresa Partenon Contratistas E.I.R.L., acaban de firmar el proyecto de instalación de una nueva base militar, camuflada bajo el nombre de Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Amazonas. El financiamiento de la obra será de poco más de 1'35 millones dólares y, tomando como fecha el 29 de diciembre de 2016, se concluirá en aproximadamente 540 días.

(+) La guerra de Yemen: un juego geopolítico de resultados impredecibles

En Yemen sigue en marcha un conflicto no menos horrible e importante que la guerra en Siria, pero del cual sabemos muy poco, porque su cobertura en los medios mainstream es extremadamente esporádica.