Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Ante el desenfreno guerrerista que se ha apoderado de Donald Trump, en un giro de ciento ochenta grados en relación a sus promesas de campaña e inclusive las primeras semanas de su gestión en la Casa Blanca, cabe formularse la siguiente pregunta: ¿Quién decide la política exterior de Estados Unidos?

Es pertinente periódicamente analizar el y los tiempos históricos y eso consume horas de estudio y desde luego tinta y neuronas; hay quienes prefieren el relámpago del twitter y saciar niveles de emocionalidad o dejar al libre albedrio la interpretación. También he visto la angustia de quienes cuando leen un análisis, arguyen…pero está largo…! Hacer una revolución va más allá de la emocionalidad de si se está ganando o perdiendo. La redacción del presente no es para contar con aplausos o reproches, es para que cada quien indague en su mundo interno, que tiene tanta importancia como la objetividad, y se interrogue:

Los Estados Unidos perciben a Venezuela como la frontera real con América del Sur, los suramericanos y venezolanos nos enteramos con el Comandante Hugo Chávez, que el límite de Venezuela y de América del Sur, es la Republica Imperial. Estados Unidos en su nueva geopolítica de cercar el Pacífico Indico a China, tiene que solucionar el problema con Ucrania -perdió en Crimea- en el límite Europa-Rusia, atacar Siria para defender al engendro del Califato Islámico y atacar a pleno Venezuela -como frontera de la doctrina Monroe y país con las mayores reservas de petróleo del mundo-, solo eso lo concentrará en la isla mundial.

A pesar del empleo a fondo del aparato mediático del imperialismo estadounidense y de sus subalternos europeos para responsabilizar al gobierno de Bashar al Assad del uso de armas químicas en la cruenta guerra en Siria, la calumniosa especie no ha cuajado. Es más: cada día que pasa crece la convicción de que el ataque a la localidad Jan Sheijun fue un clásico atentado con bandera falsa de Estados Unidos para culpar al gobierno sirio y así crear el ambiente mediático condenatorio que sirva de base, mediante una invasión militar directa, al ulterior derrocamiento del gobierno de Assad, añejo anhelo de Washington.

¿Cree usted que Donald Trump tendrá el gatillo fácil? preguntaba en la tarde del jueves un estudiante que asistía a un curso sobre las implicaciones políticas del inacabable conflicto de Oriente Medio. La respuesta llegó unas horas más tarde, cuando los destructores USS Porter y USS Ross de la armada estadounidense dispararon 59 misiles Tomahawk contra la base de Shayrat, un aeropuerto militar situado a cuarenta kilómetros de Homs. Para los politólogos pro americanos, que son legión en los países de Europa oriental recién integrados a la Alianza Atlántica, se trata de una acción de represalias firme, equilibrada y que no ha causado bajas humanas. Un punto de vista respetado y alabado por los atlantistas.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí