Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Existe una tradición en Estados Unidos, según la cual cada nuevo inquilino de la Casa Blanca selecciona un país cuyo líder no es un "perro simpático" para Norteamérica "que está durmiendo sobre una alfombra", y comienza a demonizar a su próxima víctima.

Quienes parecen amenazar fueron los 14 cancilleres que pidieron al gobierno venezolano “Un calendario electoral, la liberación de los presos, políticos y y que se reconozca la legitimidad de las decisiones de la AN”. Entre esos países no está ninguno angloparlante del Caricom, ni Surinam, ni Nicaragua y El Salvador, entre los centroamericanos, y de Suramérica faltan Bolivia,   Ecuador y Venezuela, por supuesto, todos los cuales forman una mayoría de mas de 20.

América Latina y el Caribe se encuentran a los bordes de un abismo. El abismo lleva por nombre guerra y armamentismo. El continuo ensañamiento del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra el gobierno bolivariano de Venezuela no es fortuito y obedece a un plan que puede arrojar a la región toda a un espiral de degradación social.

El militarismo de Estados Unidos ha crecido exponencialmente a lo largo de las dos primeras décadas del siglo XXI, amparado tanto por los presidentes demócratas como por los republicanos. La histeria con la que los medios de comunicación de masas se han hecho eco del aumento del gasto militar del presidente Trump ignora deliberadamente la enorme expansión que tuvo el militarismo, en todas sus facetas, bajo la presidencia de Obama y de sus dos predecesores, Bill Clinton y George Bush Jr.

Claro que hubo campañas similares contra países con gobiernos democráticos que pusieron el acento en lo social y eran severamente cuestionados por Estados Unidos y las oligarquías locales.