Hay que borrar las políticas que han caracterizado un cierto número de países de América Latina, porque ellas desmienten el pensamiento único. Hay que borrar de la conciencia de la gente que es posible hacer políticas distintas de las que todavía dominan el mundo.