La izquierda latinoamericana ha protagonizado un período histórico fundamental en este siglo. Ha logrado avanzar contra la corriente de las tendencias globales y con ello ha logrado disminuir la exclusión social, cuando ese fenómeno no hace más que aumentar en otras partes del mundo y en otros países del mismo continente que no han reaccionado en contra del modelo neoliberal.