Desde aquel nefasto día de junio de 2009 en que el ejército y la policía hondureña, cumpliendo órdenes de Washington, capturaron al presidente Mel Zelaya y se hicieron con el gobierno, la democracia dejó de existir en todos sus aspectos. Uno tras otro, los presidentes que sucedieron a Zelaya (Micheletti, Lobo y el actual Hernández) pueden considerarse como legítimos herederos de esa acción violenta e ilegal contra un gobierno al que el pueblo había votado. 

El Frente Amplio tiene la oportunidad de que haya un real cambio dentro de la política chilena; tiene la oportunidad de conquistar a un electorado que dejó de creer en los mismos de siempre; tiene la oportunidad de oro de asestar el tiro de gracia a una fracasada coalición (Nueva Mayoría, otrora Concertación) que únicamente se ha dedicado a administrar y profundizar aún más el modelo neoliberal en Chile.

Nos duele Chávez, nos duele que algunos quieran usarlo como bandera para cubrirse con él y no para alzarla en la batalla por la honestidad, por el poder popular, por la democracia revolucionaria, por la dignidad nacional. Todos escuchamos muchas veces decir al Comandante que él no tenía compromisos particulares, que su compromiso era con todo un pueblo. Nadie por más cercano que ha estado de él puede apropiárselo y mucho menos para propósitos innobles.

La elección presidencial en Chile trajo sorpresas positivas para quienes vivimos la avanzada regional de la derecha con la convicción de que tarde o temprano los pueblos de América Latina darán vuelta la taba.

Es difícil desprenderse de vicios que vienen de muchos años. A veces nos sorprende que mientras los pueblos bregan por sus conquistas y sus futuros,  la dirigencia de partidos progresistas y de movimientos sociales asume otra agenda o, simplemente, se suma por mimetización o conveniencia a una agenda contraria.  

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº48