Como se dijo aquí el lunes pasado, mientras el país agrario sigue bajo agua y la Patagonia en manos de personas y corporaciones extranjeras, el principal problema nacional sigue oculto y las tierras de los pueblos originarios que reclaman más de 8 millones de hectáreas sin títulos de propiedad pueden ser parte del infierno que viene.