Mientras las denuncias y los escándalos se suceden con la velocidad de un rayo, mientras un presidente ilegítimo actúa con un cinismo que supera cualquier límite para aferrarse al cargo y la clase política se mueve de manera descarada para asegurar una impunidad inmoral, ocurren cosas.