En la frase “Qué bueno es estar hoy acá, trabajando”, pronunciada por Macri el jueves del paro, delante de empresarios y banqueros en la inauguración del Foro Económico Mundial para América Latina, se sintetizan varios aspectos de la escena política. Más todavía cuando se la completa con su afirmación, en el mismo ámbito, de que pueden llevarse cuando quieran la plata que vayan a traer. Pero hay un rasgo en particular que merece ser resaltado, aunque no suponga novedad alguna, porque es el que ratifica cómo el Gobierno marca la cancha frente a las elecciones y de qué manera quedan desafiados sus oponentes.