Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Durante los últimos meses en Venezuela hemos visto, leído y escuchado a dirigentes, artistas, periodistas y toda clase de influencers emitir mensajes de odio e intolerancia muy graves para cualquier sociedad moderna.

Las pruebas fehacientes de las acciones fascistas de orden estrictamente hitlerianas, aplicadas contra todos los chavistas, dirigentes, actores políticos y, sobre todo, contra las ciudadanas y los ciudadanos comunes afectos al socialismo bolivariano y chavista, saltan a la vista en toda una campaña de estima, satanización, persecución y asesinato de chavistas, que vienen aplicando como una sincronizada política o miserable razzia, tanto a nivel internacional, como en suelo venezolano, para liquidar de la faz de la tierra a esa entidad hecha mujeres y hombres, quienes como cultura y forma de vida, hemos decidido asumir el chavismo, que es bolivariano y socialista, lo que implica, necesariamente, un  proceso gradual de cambios, de las relaciones sociales de producción, lo que, en efecto, ha llevado a la derecha internacional y criolla a tomar la decisión de hacer con los chavistas, lo que experimentaron una vez contra los judíos y hoy están haciendo, con muchos éxitos y con sus propias ratas de laboratorio del pasado, ahora convertidas en verdugos, contra los palestinos, los africanos, y varias tribus y grupos culturales de la nación árabe y del África, al igual que lo han hecho en Grenada, El Salvador, Colombia y otros países de nuestra América caribeña y latina, en donde, con cuidado quirúrgico, han extirpado toda posibilidad incipiente del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, que a fin de cuentas, sigue naciendo y retoñando como la flor en el fango.

Llegamos a más de 40 días de conflicto acentuado y enfocado en una agenda difusa en cómo se vende, clarísima en cómo se expresa. Más de 40 días de los que Julio Borges se jacta con la misma reflexión sosa en superficie, sucia en su núcleo, de siempre. Dentro de la guerra en sí misma, persiste la de nombrar o desnombrar lo que ocurre frente a nosotros. Que se transmita la idea de falta de lugar de dónde apoyarse para ordenar con el cererbro en frío lo que se quiere desordenado es un componente esencial. Por eso mismo, nombremos una vez más. Otorguemos base y asidero.

En Madrid, delegaciones de Primero Justicia y Voluntad Popular tuvieron una reunión con Albert Rivera, a la cual se sumaron dirigentes del PP y del PSOE.

Hasta hace unos días me encontraba en Roma. Expresaba en las universidades italianas conferencias sobre las guerras cibernéticas. Las identificaba como guerras de cuarta o quinta generación. Las asimilaba a los golpes blandos, como el de Brasil y el de Paraguay. O a las revoluciones de colores de Europa del Este. O a las llamadas: “primavera árabe”. Pero una cosa es preparar un discurso para una exposición académica y otro vivir estos golpes blandos como golpes duros, y sufrir las “primaveras” como inviernos fríos lleno de árboles desnudos, sin hojas, sin flores y aparentemente sin vida.

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur