Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Hoy, más que nunca, nuestro deber como latinoamericanos es brindar toda nuestra solidaridad militante, desde la trinchera que nos asigne la historia, con la República Bolivariana de Venezuela.

La historia se repite, hoy atacan a la Venezuela Bolivariana los mismos intereses hegemónicos que atacaron a Irak y Libia; los mismos que mantienen la guerra económica contra Cuba; aquellos que organizaron y financiaron golpes de Estado a lo largo de la historia en América Latina y el Caribe; los que manipulan sistemáticamente el tema de los derechos humanos para desestabilizar gobiernos y sin embargo guardan silencio cuando son violados los derechos fundamentales de millones de niños en el mundo que sufren hambre, desnutrición, abusos sexuales… y que no pueden siquiera disfrutar por ser niños.

La ofensiva conservadora no se detiene, las oligarquías de algunos países latinoamericanos y caribeños cumplen el trágico papel de coro griego a las pretensiones injerencistas de los Estados Unidos contra nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela. Países que actúan con doble moral, mientras apoyaron reales golpes de Estado en Honduras en el 2009, en Paraguay en el 2012 y más recientemente en Brasil en el 2016, hablan de restricciones democráticas en Venezuela, un país asediado por la especulación empresarial y la desestabilización imperial.

Brasil.- La foto es de 1974. Aparece un Lula con aires de jovencito, con una sonrisa luminosa. Un Lula que, a sus 29 años, era flaquito y lucía un bigotito de cantor de bolero. A su lado estaba Marisa Leticia, bella, en el esplendor de sus 24 años. Tenía el aire un tanto tímido de las muchachas pobres cuando viven un momento especial, y al mismo tiempo el aire porfiado de quien quiere porque quiere ser feliz. Así quedó el registro de su boda. Ella era viuda, él también. Ella tenía un hijo, que Lula adoptó con todas las de la ley. El tenía una hija, de un amor fugaz con una enfermera. Juntos, tuvieron otros tres.

Hoy levantamos una voz de protesta por el asecho perpetrado en contra de la plataforma comunicacional (impreso, radio y televisión) de Resumen Latinoamericano.