Esta gira de Obama para promover su fundación se enmarca en una tendencia de la élite global neoliberal que viene calando profundo especialmente desde el nuevo milenio, con los “nuevos ricos”

Después de más de dos años, el acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1 está atravesando su momento más crítico.

Trabajar para que otros se enriquezcan sin apenas contraprestaciones, incluso en situación de esclavitud, y hacerlo convencidos de que esto es lo normal y que ello nos hace dignos, es un indicador claro de sufrir Síndrome de Estocolmo. El Síndrome de Estocolmo es una enfermedad que sufren quienes se identifican con quienes les violentan, haciendo suya la causa de aquéllos que les causan el daño y prefiriendo no separarse de ellos cuando podrían hacerlo, al tiempo que se alejan de quienes pueden ayudarles.

No es fácil encontrar una explicación racional a la fiera determinación del gobierno de Mariano Rajoy de impedir a toda costa la realización del referéndum que permitiría conocer cuál es la opinión de los catalanes sobre su permanencia o salida del Reino de España. ¿No es acaso un derecho humano fundamental decidir de manera libre sobre el presente y el futuro propios?

Rusia, 145 millones de habitantes; China, 1.380 millones; Turquía, 80 millones; Irán, 80 millones. Las cifras hablan por sí solas. El mundo no es únicamente Estados Unidos y Europa, a pesar de que no haya que restarle importancia a su influencia global. Sin embargo, en este siglo XXI, el cambio geopolítico y geoeconómico es evidente. El BAII es casi tan poderoso como el FMI. El grupo de los BRICS es igual de dinámico que el G7. La ruta de la seda tiene un potencial tan o más relevante que el de otros espacios tradicionales. Se mire por donde se mire, la unipolaridad se acabó.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41