Los globalizadores “iluminados” están enfrascados en la idea del uso de la geoingeniería para la manipulación en gran escala de los sistemas de la Tierra en la estratosfera, en los océanos o la superficie para demorar o reducir el cambio climático.

Durante mucho tiempo, especialmente después de la llegada de James Monroe a la Presidencia de EE. UU., Washington consideraba a América Latina como su “patio trasero”, y no permitía, o por lo menos lo intentaba, que otros países influyeran en la región. No obstante, desde la década de los 70, poco a poco, esa estrategia perdió fuerza y, en los últimos años, especialmente desde el 2000, que coincide con el inicio de la llegada de mandatarios izquierdistas y de ideología antimperialista, somos testigos de una reducción cada vez mayor de la presencia estadounidense.

Un reporte crítico de la Cámara de los Lores de Gran Bretaña (GB), sobre el manejo de la crisis de Ucrania por la Unión Europea (UE) y GB, asevera que marcharon como "sonámbulos" al haber fracasado en captar su naturaleza excepcional y al carecer de la capacidad de leer los cambios políticos en Rusia (http://goo.gl/UYddlE).

Estados Unidos y la Unión Europea se disponen a completar el objetivo de la guerra que desataron contra Serbia en 1999. Después de haberle arrancado Kosovo, van a quitarle la provincia autónoma de Voivodina. Y para ello están modificando actualmente la populación de esa provincia serbia, instalando en el poder un nuevo equipo de gobierno en la vecina Croacia y comprando los medios de prensa en Serbia.

Aunque fuesen escrupulosamente respetados y aplicados, los Acuerdos de Minsk no conducirán a la paz en Ucrania. En primer lugar porque Novorrossia (lo que la prensa atlantista designa como «los separatistas pro-rusos») no ha podido participar en las negociaciones ni firmar los Acuerdos, algo que sólo han podido hacer sus protectores rusos. La otra razón es que la paz en Ucrania no conviene a los intereses de los dirigentes del este de la Unión Europea, quienes han adoptado la rusofobia como única línea política, lo cual resulta extremadamente conveniente para Estados Unidos.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65