Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En este nuevo y original análisis, Thierry Meyssan expone las causas geopolíticas del fracaso de la guerra contra Siria y los verdaderos objetivos de la supuesta guerra contra el Emirato Islámico. Este artículo resulta especialmente importante para quien aspire a entender el panorama de las relaciones internacionales en este momento y la cristalización de los conflictos en el Levante (Irak, Siria y Líbano).

Las tres crisis en el seno de la coalición estadounidense

En este momento estamos viendo la tercera crisis que tiene lugar en el bando de los agresores desde el inicio de la guerra contra Siria.

- En junio de 2012, durante la conferencia Ginebra I, que debía iniciar el regreso a la paz y organizar una nueva repartición del Medio Oriente entre Estados Unidos y Rusia, Francia –donde Francois Hollande acababa de ganar la elección presidencial– planteó una interpretación restrictiva del comunicado final de aquel encuentro. Y después organizó la reanudación de la guerra, con la complicidad de Israel y Turquía y con el apoyo de la secretaria de Estado Hillary Clinton y del director de la CIA David Petraeus.

- Cuando el presidente Barack Obama sacó del juego a Hillary Clinton y David Petraeus, Turquía, junto con Israel y Francia, organizó el ataque químico en las afueras de Damasco, atribuyéndolo a Siria. Pero Estados Unidos se negó a dejarse arrastrar a una guerra punitiva.

- En una sesión secreta del Congreso realizada en enero de 2014, Estados Unidos impuso la aprobación del financiamiento y la entrega de armamento a Daesh [1], grupo yihadista al que se le asignó la misión de invadir la parte sunnita de Irak y la parte de Siria donde viven los kurdos. El objetivo era dividir esos dos grandes Estados. Francia y Turquía armaron entonces al grupo representante de al-Qaeda en Siria (el Frente al-Nusra) para que atacara a Daesh y lograr así que Estados Unidos volviera al plan inicial de la coalición. Al-Qaeda y Daesh se reconciliaron en mayo de 2014, como resultado de un llamado de Ayman al-Zawahiri en ese sentido, y actualmente Francia y Turquía siguen sin sumarse a los bombardeos de la coalición estadounidense.

En general, en la coalición de los llamados «Amigos de Siria», que en julio de 2012 contaba «un centenar de Estados y organizaciones internacionales», hoy sólo quedan 11 países. Por su parte, la coalición formada contra Daesh cuenta oficialmente «más de 60 Estados», pero lo que estos tienen en común es tan poca cosa que la lista se mantiene en secreto.

Intereses muy diferentes

La coalición se compone en realidad de numerosos Estados que persiguen cada uno sus propios objetivos muy específicos, al extremo que no logran ponerse de acuerdo sobre un objetivo común. Podemos distinguir 4 fuerzas:

- Estados Unidos quiere controlar los hidrocarburos de la región. En el año 2000, el National Energy Policy Development Group (NEPDG) presidido por Dick Cheney había identificado –gracias a imágenes satelitales y datos provenientes de prospecciones– las reservas mundiales de hidrocarburos y había observado las inmensas reservas de gas existentes en Siria. Durante el golpe de Estado militar que se produjo en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, Washington decidió atacar sucesivamente 8 países (Afganistán, Irak, Libia, Líbano y Siria, así como Sudán, Somalia e Irán) para apoderarse de sus riquezas naturales. El estado mayor estadounidense adoptó entonces el plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado», que también incluye el desmantelamiento de Turquía y Arabia Saudita, y el Departamento de Estado creó al año siguiente su departamento MENA para organizar las «primaveras árabes».

- Israel defiende sus propios intereses nacionales: a corto plazo el Estado hebreo prosigue su campaña de expansión territorial. Simultáneamente y sin esperar a controlar todo el espacio entre los dos ríos (el Nilo y el Éufrates) Israel también espera controlar todo el conjunto de la actividad económica de la zona, incluyendo –por supuesto– los hidrocarburos. Para garantizar su propia protección en esta era de misiles, Israel espera simultáneamente hacerse del control de una zona de seguridad a lo largo de su frontera (en este momento, ha expulsado a los cascos azules de la frontera del Golán, reemplazándolos por al-Qaeda) y neutralizar por otra parte los ejércitos de Egipto y de Siria sorprendiéndolos de revés (despliegue de los misiles Patriot de la OTAN en Turquía y creación de un Kurdistán en Irak y así como de Sudán del Sur).

- Francia y Turquía persiguen el sueño de la restauración de sus respectivos imperios. Francia espera obtener un mandato sobre Siria, o al menos sobre una parte de ese país. Para eso creó el Ejército Sirio Libre y le entregó la bandera verde, blanca y negra con las tres estrellas utilizada en tiempos del mandato francés en Siria. Mientras tanto, Turquía espera restaurar el Imperio otomano. Desde septiembre de 2012, Ankara designó un wali encargado de administrar lo que ya consideraba una provincia. Los proyectos de Turquía y Francia son incompatibles dado que el Imperio otomano había admitido que algunas de sus provincias fueran administradas con otras potencias coloniales.

- Para terminar, Arabia Saudita y Qatar saben que sólo pueden lograr sobrevivir poniéndose al servicio de Estados Unidos y combatiendo los regímenes laicos, cuyo único representante en la región es precisamente la República Árabe Siria.

Evolución de la coalición

Esas 4 fuerzas sólo lograron colaborar entre sí durante la primera parte de la guerra –desde febrero de 2011 hasta junio de 2012. Se trataba, en efecto, de una estrategia de 4ª generación: varios grupos de fuerzas especiales organizaban incidentes y emboscadas aquí y allá, mientras que las televisiones atlantistas y de los países del Golfo iban creando la imagen de una dictadura alauita que reprimía una revolución democrática. Las sumas invertidas y la cantidad de soldados desplegados no eran gran cosa y cada uno de los participantes creía que después del derrocamiento de la República Árabe Siria podría arreglárselas para sacar el mayor provecho a expensas de las otras fuerzas.

Sin embargo, a principios de 2012, la población siria comenzó a dudar de las televisiones que aseguraban que el presidente Bachar al-Assad era un torturador de niños y que el derrocamiento de la República Árabe Siria daría paso a un régimen confesional al estilo libanés. El asedio impuesto a los takfiristas del emirato islámico de Baba Amro ya se veía como el preludio del fracaso de la operación. Francia negoció entonces una salida de la crisis y la liberación de los oficiales franceses que habían caído prisioneros. Estados Unidos y Rusia negociaron para tomar los lugares del Reino Unido y de Francia y repartirse toda la región, como Londres y París lo habían hecho en 1916 con los acuerdos Sykes-Picot.

Y desde aquel momento nada ha funcionado bien en el seno de la coalición. Sus sucesivos fracasos indican que no puede ganar.

En julio de 2012, Francia celebraba con bombo y platillo en París la reunión más importante de la coalición y reanudaba la guerra. El discurso del presidente francés Francois Hollande había sido redactado en inglés, probablemente por los israelíes, y traducido al francés para que lo leyera el presidente de Francia. La secretaria de Estado Hillary Clinton y el embajador estadounidense Robert S. Ford (formado por John Negroponte [2]) emprendían la mayor guerra secreta de la historia. Al igual que en Nicaragua, ejércitos privados reclutaban mercenarios y los enviaban a Siria. Pero esta vez los mercenarios contaban con una formación ideológica cuyo objetivo eran la creación y entrenamiento de las hordas de yihadistas. El Pentágono perdía el control de las operaciones, control que pasó a manos del Departamento de Estado y la CIA. El costo de la guerra ya alcanzaba proporciones colosales. Pero ese costo no lo asumieron Estados Unidos, Francia ni Turquía sino Arabia Saudita y Qatar.

Según la prensa atlantista y los medios de las monarquías del Golfo, algunos miles de extranjeros acudieron así en ayuda de la «revolución democrática siria».

Pero en Siria «la revolución democrática» no aparecía por ningún lado. Lo que sí podía verse eran grupos de fanáticos que gritaban eslóganes como «¡Revolución pacífica: los cristianos a Beirut, los alauitas al hueco!» [3] y «¡No al Hezbollah! ¡No a Irán! ¡Queremos un presidente temeroso de Dios!» [4]. Según el Ejército Árabe Sirio, a Siria llegaron no algunos miles sino 250 000 yihadistas entre julio de 2012 y julio de 2014.

Sin embargo, al día siguiente de su reelección, Barack Obama obligaba al general David Petraeus a renunciar a su cargo como director de la CIA y descartaba mantener a Hillary Clinton como miembro de su nueva administración. Así que, a inicios de 2013, la coalición se reducía prácticamente a Francia y Turquía mientras que Estados Unidos hacía lo menos posible. Por supuesto, era el momento que el Ejército Árabe Sirio esperaba para iniciar su inexorable reconquista del territorio.

En Siria, Francois Hollande y Recep Tayyip Erdogan, Hillary Clinton y David Petraeus pretendían derrocar la república laica e imponer un régimen sunnita, que habría estado bajo la administración directa de Turquía pero que incluiría altos funcionarios franceses, un modelo heredado del final del siglo XIX pero que no presentaba interés de ningún tipo para Estados Unidos.

Barack Obama y sus dos secretarios de Defensa Leon Panetta y Chuck Hagel, abrigan una visión política radicalmente distinta. Panetta fue miembro de la Comisión Baker-Hamilton y Obama fue electo en función del programa de esa comisión. Según ellos, Estados Unidos no es ni debe ser una potencia colonial en el sentido mediterráneo del término. O sea, Estados Unidos no debe plantearse el control de un territorio mediante la instalación de colonos. En relación con lo que se obtuvo, el experimento de la administración Bush resultó extremadamente costoso y por lo tanto es algo que no debe repetirse.

Después de que Turquía y Francia trataran de empujar Estados Unidos a emprender una gran campaña de bombardeos contra Siria con la puesta en escena del ataque químico del verano de 2013, la Casa Blanca y el Pentágono decidieron retomar la iniciativa. Así que en enero de 2014, la Casa Blanca y el Pentágono convocaron el Congreso de Estados Unidos en una reunión secreta y lo obligaron a votar una ley secreta que aprobaba un plan para dividir Irak en 3 Estados así como la secesión de la zona kurda de Siria. Para ello decidieron financiar y armar un grupo yihadista capaz de hacer lo que las fuerzas armadas de Estados Unidos no pueden hacer porque el derecho internacional no lo permite: una limpieza étnica.

Barack Obama y sus ejércitos no se plantean el rediseño del «Medio Oriente ampliado» como un objetivo en sí sino únicamente como una manera de controlar los recursos naturales. Y utilizan un concepto clásico: el principio de «divide y vencerás», no para crearse puestos de reyes y presidentes en nuevos Estados sino para proseguir con la política que Estados Unidos ha venido aplicando desde los tiempos de la administración de Jimmy Carter.

En su discurso sobre el Estado de la Unión pronunciado el 23 de enero de 1980, el entonces presidente Jimmy Carter planteaba la doctrina que lleva su nombre: Estados Unidos considera que los hidrocarburos del Golfo son indispensables para su economía y que por lo tanto le pertenecen. Así que cualquier forma de poner en duda ese axioma será considerada «un acto contra los intereses vitales de los Estados Unidos de América y ese acto será rechazado con todos los medios necesarios, incluyendo el uso de la fuerza militar». Con el tiempo, Washington se ha dotado del instrumento necesario para aplicar esa política –el CentCom– y ha extendido su zona vedada hasta el Cuerno de África.

A partir de lo anterior, la actual campaña de bombardeos de la coalición ya no tiene nada que ver con la voluntad inicial de derrocar la República Árabe Siria. Tampoco tiene relación alguna con la supuesta «guerra contra el terrorismo». Sólo busca defender los intereses económicos exclusivos de Estados Unidos, incluso en caso de que eso implique la creación de nuevos Estados aunque no obligatoriamente recurriendo a ello.

En este momento, unos cuantos aviones de Arabia Saudita y Qatar prestan al Pentágono una ayuda puramente simbólica, pero ni Francia ni Turquía lo están haciendo. El propio Pentágono dice haber realizado más de 4 000 misiones aéreas en las que habrían muerto sólo un poco más de 300 combatientes del Emirato Islámico. Si nos atenemos al discurso oficial, eso representa más de 13 misiones aéreas y ni se sabe cuántas bombas y misiles para matar un solo yihadista. Se trataría entonces de la campaña aérea más costosa y más ineficaz de toda la Historia. Pero si tenemos en cuenta el razonamiento anterior, el ataque de Daesh contra Irak corresponde a una manipulación de los precios del petróleo que ha hecho caer los precios del barril de crudo en un 25% (de 115 dólares a 83 dólares el barril). Nuri al-Maliki, el primer ministro iraquí democráticamente electo que vendía a China la mitad del petróleo iraquí, fue súbitamente vilipendiado y derrocado. Daesh y el gobierno regional del Kurdistán iraquí redujeron por sí mismos su robo de petróleo y sus exportaciones de crudo en alrededor del 70%. El conjunto de las instalaciones petroleras utilizadas por las compañías chinas simplemente fueron destruidas. De hecho, el petróleo iraquí y el petróleo sirio ya no están ahora al alcance de los compradores chinos… pero volvieron al mercado internacional controlado por Estados Unidos.

La actual campaña de bombardeos aéreos es, en definitiva, una aplicación directa de la «doctrina Carter» y una advertencia al presidente chino Xi Jinping, quien actualmente intenta concluir una serie de contratos bilaterales destinados a garantizar el aprovisionamiento de su país sin pasar por el mercado petrolero internacional.

Prever el futuro

Como resultado de este análisis, podemos concluir que:

- En el actual periodo, Estados Unidos únicamente está dispuesto a aceptar guerras que tengan como objetivo la defensa de su propio interés estratégico en controlar el mercado internacional del petróleo. Por consiguiente, podría entrar en guerra contra China pero no contra Rusia.

- Francia y Turquía nunca lograrán realizar sus sueños de recolonización. Francia debería reflexionar sobre el papel que el AfriCom le ha asignado en África. Podrá seguir interviniendo en todos los Estados que tratan de acercarse a China (Costa de Marfil, Mali y la República Centroafricana) y reinstaurar el orden «occidental» pero nunca logrará restaurar su imperio colonial. Turquía también deberia bajar el tono. Aunque el presidente Erdogan lograra concretar una alianza contranatura entre la Hermandad Musulmana y los oficiales kemalistas turcos, de todas maneras tendría que renunciar a sus ambiciones neootomanas. Y tendría que recordar sobre todo que, como miembro de la OTAN, Turquía está mucho más expuesta que otros países a ser víctima de un golpe de Estado proestadounidense, como ya sucedió en Grecia en tiempos de Georgios Papandreu y en la propia Turquía en tiempos de Bulent Ecevit.

- Arabia Saudita y Qatar nunca lograrán recuperar los miles de millones de dólares que invirtieron tratando de derrocar la República Árabe Siria. Peor aún, es probable que tengan que pagar parte de la reconstrucción de ese república laica. La familia reinante en Arabia Saudita tendrá que seguir plegándose a los intereses económicos de Estados Unidos, pero debería evitar seguir metiéndose en guerras de gran envergadura y tener en cuenta que en cualquier momento Washington puede decidir dividir el país que los Saud consideran de su propiedad.

- Israel puede abrigar la esperanza de seguir jugando por debajo de la mesa a provocar a mediano plazo la división de Irak en 3 Estados diferentes. Así obtendría la creación de un Kurdistán iraquí comparable al Sudán del Sur que ya creó anteriormente. Pero es poco probable que pueda incorporar de inmediato el norte de Siria a ese «Kurdistán». Es también poco probable que logre expulsar a la FINUL del sur del Líbano y reemplazarla por al-Qaeda, como ya hizo con los cascos azules que garantizaban la separación entre las fuerzas israelíes y sirias en la frontera siria. Pero, a lo largo de 66 años, Israel se ha acostumbrado a tratar siempre de ir más lejos y a menudo ha logrado avanzar siempre un poco más. Israel es, en realidad, el único ganador de la guerra contra Siria en el seno de la coalición. No sólo ha debilitado por un buen rato a su vecino sirio sino que además logró obligarlo a renunciar a su arsenal químico. Por lo tanto, Israel es actualmente el único país del mundo que dispone oficialmente tanto de un arsenal atómico perfeccionado como de un arsenal químico y biológico.

- Irak ya está divido de facto entre Estados diferentes. Uno de ellos, el Califato proclamado por el Emirato Islámico, nunca podrá obtener el reconocimiento de la comunidad internacional. En cambio, no hay a la vista razones que parezcan impedir la secesión del Kurdistán, aparte de lo difícil que resultará explicar cómo fue que logró expandir su territorio en un 40%, apoderándose además de los campos petrolíferos de Kirkuk. El califato podría ir cediendo poco a poco su lugar a un Estado sunnita, probablemente gobernado por individuos que «abandonarían» Daesh oficialmente. Se trataría entonces de un proceso comparable al de Libia, donde los ex combatientes de al-Qaeda fueron aupados al poder sin que nadie protestara por ello.

- Siria volverá paulatinamente a la paz y habrá de dedicarse a su larga reconstrucción. Para ello se volverá hacia las empresas chinas, pero mantendrá a Pekín al margen de sus hidrocarburos. Para reconstruir su industria del petróleo y explotar sus reservas de gas, Siria tendrá que volverse hacia las empresas rusas. El tema de los oleoductos o gasoductos que podrían transitar por su territorio dependerá del apoyo que puede encontrar en Irán y Rusia.

- El Líbano seguirá viviendo bajo la amenaza de Daesh, que nunca obtendrá más papel que el de grupo terrorista. Los yihadistas sólo serán la herramienta necesaria para prolongar un poco más el congelamiento del funcionamiento político de un país que sigue hundiéndose en la anarquía.

- Para terminar, Rusia y China deberían intervenir urgentemente contra Daesh, en Irak, Siria y Líbano, no por compasión hacia las poblaciones locales sino porque Estados Unidos utilizará próximamente contra ellas ese grupo yihadista –también denominado como Emirato Islámico. Aunque está bajo las órdenes del príncipe saudita Abdul Rahman –el hombre que pone el dinero– y del autoproclamado califa Ibrahim, Daesh ya cuenta en este momento con georgianos –todos miembros de los servicios secretos de Georgia– que fungen como sus principales oficiales y con algunos chinos de lengua turca. El ministro georgiano de Defensa incluso reconoció, antes de corregir esas declaraciones, la existencia en Georgia de campos de entrenamiento de yihadistas. Si Moscú y Pekín no se deciden pronto, tendrán que acabar enfrentando a Daesh en el Cáucaso, en el valle de Ferghana y en la región china de Xinjiang.

[1] Daesh es el acrónimo árabe del grupo yihadista inicialmente llamado Emirato o Estado Islámico en Irak y el Levante y actualmente conocido como Emirato Islámico. Nota de la Red Voltaire.

[2] John Dimitri Negroponte fue embajador de Estados Unidos en Honduras en los años 1980. Desde ese puesto «diplomático», Negroponte dirigió la guerra sucia contra el gobierno sandinista de Nicaragua, lo cual incluyó la creación, entrenamiento, armamento y financiamiento de las bandas de los llamados «Contras». En 2001, la administración de George W. Bush lo nombró embajador en la ONU, inmediatamente después de los atentados del 11 de septiembre. En abril de 2004, esa misma administración lo nombró embajador en Irak, a raíz de la invasión atlantista y del derrocamiento de Sadam Husein. Para más información sobre este tenebroso personaje, ver el documental en 3 partes El Embajador, del realizador noruego Erling Borgen, disponible en YouTube.

[3] «Revolución pacífica» sólo significaba que no se haría daño a los sunnitas.

[4] Al inicio de la crisis y la guerra contra Siria, el Hezbollah no estaba presente en ese país pero la República Árabe Siria respaldaba militarmente al Hezbollah en su lucha contra el agresor israelí. Por lo tanto, el objetivo de la operación atlantista no era sacar al Hezbollah de Siria sino poner fin al apoyo de Siria a la Resistencia libanesa.

Fuente: Red Voltaire

Ahora que comienza a hacerse evidente que la zona euro entrará en su tercera recesión desde el año 2008, se confirma que las políticas aplicadas por los principales bancos centrales del mundo han creado las condiciones ideales para un nuevo tsunami financiero. Los datos publicados por Eurostat esta semana señalan que la producción industrial de Alemania cayó un 4 por ciento en agosto (y un 1,8 por ciento en toda la zona euro) y que esta tendencia continuó en septiembre, con la mayor caída desde el 2009. Poco antes, el FMI había reducido su pronóstico de crecimiento para Alemania este año desde 1,9 hasta 1,4 por ciento.. y se verá obligado a volver a rebajar sus pronósticos para éste y el próximo año.

La economía mundial sufre un estancamiento generalizado y así lo dan a entender las magras cifras de consumo desde Japón a Estados Unidos, pasando evidentemente por Europa, el actual epicentro de la crisis global, donde los planes de austeridad agravaron la crisis y potenciaron los desequilibrios económicos. Merkel y Lagardé han hundido a Europa al forzar la aplicación de los planes más absurdos para enfrentar la crisis que estalló tras la quiebra de Lehman Brothers el año 2008. La actual crisis es producto de la ceguera en que fue envuelto el mundo al pensar que todo desequilibrio era detectado y resuelto de inmediato por el mercado, el supuesto gran regulador del sistema. Pero el mercado no autorregula nada y dejarlo a su merced le está significando al mundo dos décadas perdidas. Es decir, hay crisis para largo. Esto es lo que hemos llamado estancamiento secular, o de largo plazo.

El mundo se ha olvidado de la precisa declaración que hizo a principios del año 2009 el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, quien señaló que la economía había fallado por completo en la forma de examinar la realidad cuando aseguró que entre las causas principales de la crisis financiera “estaba la fe injustificada en las expectativas racionales y el libre mercado”… Volcker no dudó en enfatizar que la profesión Económica estaba en problemas, dado que en los últimos años se habían eludido todos los enfoques y consensos sobre la política económica al dar rienda suelta a los enfoques estadísticos y matemáticos. Durante cuatro décadas (casi en paralelo a la otorgación de los premios nobel de Economía), los economistas se olvidaron que la Economía no es una ciencia exacta, dado que es una rama de las Ciencias Sociales cuya riqueza depende justamente de la pluralidad de enfoques. Desde el premio Nobel de Economía otorgado a Paul Samuelson en 1970, la Economía se convirtió en un fetiche de las matemáticas financieras y de los oligopolios financieros.

Al igual que en el 2008, el mundo se encamina a una recesión mundial producto de la creciente debilidad del consumo, un hecho que derrumba toda la potestad entregada a las teorías de la oferta. En un mundo con desequilibrios persistentes y aumentos crecientes de la desigualdad, no es la oferta la que crea la demanda. Se ha llegado al nivel crítico de que un puñado de productores puede ofrecer todos los bienes requeridos pero estos no están disponibles para toda la humanidad. No es la oferta la que crea la demanda sino que más bien es la demanda la que da fuerza a la oferta. En Estados Unidos, la demanda del consumo privado equivale al 70 por ciento del PIB. Por eso la debilidad de la demanda tiene efectos significativos.

El cáncer de las burbujas especulativas

El desastroso estado de la economía confirma que inyectar dinero al sistema financiero no ha impulsado a la economía real. De hecho las multimillonarias inyecciones de liquidez ni siquiera han logrado mantener los niveles de inversión. La caída sistemática de la inversión desde septiembre de 2008 ha sido justamente una de las razones que ha profundizado la crisis. Las multimillonarias inyecciones de liquidez a la banca no han estimulado la inversión, pese a que las bajas tasas de interés existentes en la Reserva Federal o el Banco Central Europeo hacen creer que la inversión es un negocio lucrativo. Ha sido un negocio solo para los especuladores que juegan en los mercados bursátiles. Las caídas del Ibex y el Dax (ver gráficas) reflejan que esta fantasía también va en descenso.

La realidad es mucho más fuerte y ante las actuales expectativas de declive y contracción económica, la inversión no tiene ninguna perspectiva real. Y si con las tasas cercanas al 0 por ciento el mercado es deprimente, ¿qué ocurrirá cuando comience el alza de los tipos de interés? Janet Yellen, de la Reserva Federal, se ha comprometido a hacerlo el 2015, dado que las bajas tasas de interés son un cáncer para la economía mundial al permitir la creación de burbujas especulativas, como las que han vivido en los últimos años los activos bursátiles. Por eso que la actual corrección de los mercados puede acentuarse o hacer desaparecer del sistema varios miles de millones de euros cada día, lo que podría desatar un caos global. Algo para lo cual los gobiernos y las instituciones como el FMI no tendrían cómo responder dado que ya han agotado todos sus recursos... para nada. Octubre ha sido siempre un mes muy cruel para la economía, y este año no será la excepción.

Dólar en alerta: China y Rusia compran enormes cantidades de oro

En la prensa de negocios japonesa ha saltado la alarma: China está comprando activamente oro. Según analistas del país del sol naciente, una de las posibles consecuencias de ello podría ser el colapso del dólar.

El periódico económico 'Nikkei' afirma que China actúa en una "estrecha colaboración con Rusia", que también en los últimos meses ha aumentado significativamente sus reservas de oro, ubicándose en el quinto lugar por sus reservas en el mundo.

Pero el Reino Unido, por el contrario, vende su oro activamente. Según algunas fuentes, Londres ha multiplicado su venta por diez en lo que va de año.

Los medios japoneses citan al comerciante estadounidense y veterano bursátil con 40 años de experiencia en este negocio, Russ Winter, quien cree que el yuan chino le quitará al dólar el título de principal moneda de reserva.

Los analistas afirman que una de las razones que han llevado a Pekín a tal paso es el colapso inevitable del "sistema mundial del dólar", porque pagar la exorbitante deuda acumulada por Occidente es poco realista, mientras que apoyarse en esta situación en el oro parece una solución competente y fiable.

A juicio de los analistas japoneses, el primer paso hacia la 'victoria china' sobre el dólar debería ser  mejorar la convertibilidad del yuan y el aumento del papel de la moneda china en el comercio internacional.

El segundo paso ha de ser asegurar y respaldar su moneda nacional con oro, reforzando así el yuan y finalmente desbancando a la moneda estadounidense.

DATO IMPORTANTE: SAUDÍES USAN EL PETRÓLEO CONTRA RUSIA, IRÁN Y VENEZUELA

Arabia Saudí está aumentando su producción de petróleo y hundiendo deliberadamente el precio del crudo para perjudicar a los productores rivales de Washington.

Según Reuters, las autoridades saudíes han manifestado en secreto a los inversores del mercado que el reino, el mayor productor de la OPEP, "está dispuesto a aceptar precios del petróleo por debajo de los 90 dólares por barril, y tal vez hasta de 80 dólares, durante uno o dos años".

La monarquía saudí está impulsando una estrategia de precios peligrosa, que busca reducir la cuota de participación en el mercado de sus competidores. Una estrategia que perjudica simultáneamente a Irán, Irak, Venezuela, y Rusia. Y claramente, el objetivo final es esta última.

La próxima reunion de la OPEP tendrá lugar el 27 de noviembre. Venezuela - uno de los miembros más sensibles a los cambios en los precios - ha sido el primer país en llamar abiertamente a emprender acciones de emergencia. El ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Ramírez, dijo que "a nadie le conviene una guerra de precios y que los precios caigan por debajo de los 100 dólares el barril."

Irán también ha llamado a tomar medidas. "Deberíamos tener una reunión de emergencia de la OPEP para que países como Arabia Saudí, que persiguen políticas contra los intereses de los productores, reduzcan sus ventas", declaró el ex ministro de energía y diputado Masoud Mirkazemi.

"Arabia Saudí, que tiene la intención de mandonear a la OPEP, sirve a los intereses del G20. No debemos dejar que Arabia Saudí haga esto", dijo.

Rusia cree que la baja en los precios es temporal, pero fue explícita en apuntar a los responsables.

"Los precios pueden ser manipuladores. Primero que todo, Arabia Saudí ha comenzado a hacer grandes descuentos en el petróleo. Eso es manipulación política, y Arabia Saudí está siendo manipuladora, lo que podría terminar mal.

El segundo factor es el petróleo que se roba el ISIS, que llega al mercado a través de Turquía e Israel con un descuento triple. No es mucho, pero es robado, por lo que es barato", denunció Mijaíl Leontiev, vicepresidente de la petrolera estatal rusa, Rosneft.

EL SISTEMA EN PÁNICO

Por Manuel Freytas

Ya dejó ser una señal para convertirse en realidad. El sistema capitalista ya ingresó al pánico de una nueva crisis económica global. Y el epicentro desencadenante es la crisis ascendente de la Unión Europea y su impacto en los mercados de capitales internacionales. "Los mercados globales vivieron el miércoles una jornada no apta para cardíacos en la que el Promedio Industrial Dow Jones llegó a caer 460 puntos antes de repuntar parcialmente y los inversionistas se abalanzaron sobre los bonos del gobierno estadounidense, considerados una inversión de refugio", señala hoy The Wall Street Journal el vocero principal del capitalismo financiero imperial. Y amplia:"Las malas noticias económicas provenientes de Europa y EE.UU. sirvieron como telón de fondo del día más turbulento de Wall Street desde 2011, cuando arreciaba la crisis de la deuda europea".

Y está pasando lo que ya pasó en la crisis del 2008, y pasa cíclicamente en cada crisis del capitalismo, los especuladores internacionales se "refugian" en el dólar, la moneda patrón, la moneda regente de todas las operaciones financieras internacionales. Y cuando los pulpos especuladores desechan otras monedas y SE REFUGIAN EN BONOS EN DÓLARES del Tesoro Federal de EEUU, es porque el sistema ya ingresó a una nueva crisis global. Ese es el barómetro y la principal señal.

Que lleva al pánico y a la caída de las bolsas mundiales como está sucediendo. "La desaceleración de la economía global, el riesgo de que Europa caiga en deflación y los coletazos de la brusca caída en los precios del petróleo han contribuido a poner fin a un largo período de relativa tranquilidad en los mercados globales", explica The Wall Street Journal. Y está claro. La Unión Europea, como bloque, es la segunda economía mundial detrás de EEUU. Y es (junto con China y EEUU) el principal importador y exportador mundial. Por efecto dominó encadenado, cualquiera que se caiga, arrastra al resto. Wall Street y los mercados financieros se desploman hoy por quinto día consecutivo.

El índice Dow Jones (donde cotizan las primeras 50 empresas y bancos transnacionales a escala global) retrocedió 173,45 puntos, 1,1%, y se ubicó en 16.141,74 en una sesión en que la llegó a perder 2,8%. El indicador registra un descenso de 852,48 puntos, un 5%, en las últimas cinco jornadas. Un récord. Y es la primera señal concreta de que el sistema capitalista ya ingresó a una nueva crisis global. Como decía el general Perón: "El pescado se pudre por la cabeza". Y la cabeza del capitalismo depredador es el sistema financiero internacional. Que ya ingresó a un nuevo estado de pánico.

Fuente: El Espia Digital

"Estos días el mundo parece estar literalmente ardiendo", sostiene el columnista del portal The National Interest James Hardy, y analiza los focos de tensiones donde la situación es 'suficientemente' explosiva como para que pueda estallar una Tercera Guerra Mundial.

Península coreana

Este mes de octubre, Corea del Norte empezó a celebrar reuniones de alto nivel con el sur, por primera vez en los últimos siete años. Sin embargo, ni la agenda ni sus resultados se dan a conocer.
 
Mientras tanto, entre las dos Coreas sigue habiendo tensiones. Este mismo octubre se registró tanto un intercambio de disparos entre barcos de los dos países como fuego de artillería de ida y vuelta en la frontera terrestre.

Leon Panetta, exsecretario de Defensa de EE.UU., reconoció en sus memorias que Washington estuvo dispuesto a usar armas nucleares contra Corea del Norte en 2010, el año que Seúl acusó a Pionyang de torpedear y hundir la corbeta surcoreana Cheonan.
 
Corea del Norte sigue desarrollando su polémico programa atómico mientras su vecino del sur está trabajando activamente en todo tipo de armamento, que advierte con usar para destruir las ojivas nucleares norcoreanas antes de que sean lanzadas, escribe Hardy y acentúa que en estos momentos la situación en la península es muy poco predecible.

Frontera chino-india

A mediados de septiembre, tropas chinas cruzaron la línea actual de control en la frontera disputada entre China y la India en las alturas del Himalaya y avanzaron unos cuantos kilómetros en el territorio indio. Los medios indios denunciaron que se trataba de aproximadamente 1.000 soldados y dedicaron sus portadas al incidente y asuntos relacionados a lo largo de varias semanas.

Nueva Deli siempre ha advertido de que si Pekín despliega en el Índico sus submarinos nucleares, cruzará la linea roja. Con todo esto, desde el mes de septiembre un submarino chino dieseleléctrico clase 039 Song se encuentra en Colombo, el mayor puerto de Sri Lanka. Presuntamente, se trata de una escala en el camino hacia una patrulla antipirata en el golfo de Adén, entre la región del Cuerno de África y la península Arábiga. China acaba de finalizar unos ejercicios navales conjuntos con Irán y Pakistán, país con el que la India tiene numerosas disputas pendientes de resolver. Según informa el rotativo 'Want China Times', Pekín está negociando una cooperación marítima con Seychelles, Mauricio, Sri Lanka, Bangladés y Camboya. Además, de acuerdo con el mismo diario, China está incluso considerando la posibilidad de construir bases navales en el Índico.

"La amistad 'para toda la vida' de China y Pakistán y su avance en el interior del océano Índico amenazan la hegemonía regional de la India, mientras la 'mirada hacia Oriente' de la India es muy mal recibida por China, porque alinea Nueva Deli con Vietnam y Japón. Este tipo de competición estratégica podría desembocar en una escalada de la que ninguna de las partes podría alejarse", pronostica Hardy.

China versus EE.UU. (vía Japón o Taiwán)

Sin embargo, la disputa de Pekín con Nueva Deli no es la que debe causar más preocupación, según el analista. Desde su punto de vista, son las tensiones entre China, Japón y Taiwán el conflicto con el mayor potencial explosivo de todos los que existen en la actualidad.
 
"La amenaza de la 'trampa Tucídides' [término introducido por el politólogo estadounidense Graham Tillett Allison hijo para referirse al poderío emergente que causa temor en una potencia bien establecida hasta que desemboca en una guerra] se ha convertido en un tema de conversación notable en las relaciones chino-estadounidenses en los últimos años. (…) No se puede negar que el aumento y la modernización de las Fuerzas Armadas de China cambia el equilibrio del poder y afecta peligrosamente numerosos puntos de fricción", insiste el analista.

El profesor Han Xudong, de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación de China, tiene el mismo punto de vista. "Es probable que estalle una tercera guerra mundial para luchar por los derechos sobre mar", puntualizó Han en un artículo para el periódico estatal 'Global Times'.

Hoy en día, Pekín se ve implicado en una serie de disputas relacionadas con los derechos sobre el mar, tanto en el mar de la China Meridional como en el mar de la China Oriental. En el mar de la China Meridional, China reclama zonas marítimas extremadamente ricas en recursos naturales que Vietnam, Filipinas, Brunéi, Taiwán y Malasia también reclaman. La disputa más feroz es por las islas Spratly, en el arrecife de Scarborough. A inicios de este año, el comandante de las Fuerzas Armadas filipinas, el general Emmanuel Bautista, dijo que su país responderá militarmente si China usa la fuerza contra los pescadores filipinos que faenan en el área. En marzo, Filipinas presentó una demanda en el Tribunal Internacional de la Haya contra China. Taiwán, a su vez, está construyendo un puerto en las Spratly y está considerando desplegar en la zona buques de guerra de manera permanente.
 
En el mar de la China Oriental, Pekín insiste en que sus fronteras marítimas incluyen el grupo de islas Diaoyu ('Senkaku' en japonés), actualmente administradas por Tokio. En un intento de hacer más visible su derecho sobre el territorio, tanto China, como otros Estados vecinos sobrepusieron sus zonas de identificación aérea y marítima sobre el área y reforzaron las misiones de patrullaje. En vista de un posible enfrentamiento, Washington ha expresado claramente su intención de involucrarse y tomar una posición antichina. Durante una visita a Tokio en abril, el presidente Barack Obama declaró que si China ataca las islas disputadas con Japón, EE.UU. recurrirá a la fuerza. La Armada estadounidense se está preparando para un potencial conflicto con el país asiático, denunció un reportaje de la BBC de esta semana.

Oriente Medio

La alianza antiterrorista de 21 países liderada por el Pentágono ha acordado en una reunión una campaña a largo plazo contra el Estado Islámico para que el grupo "deje de ser una amenaza global". El presidente estadounidense Barack Obama aseguró que los ataques aéreos de la coalición continuarán tanto en Irak, como en Siria y que se tratará de una lucha larga. Leon Panetta, exsecretario de Defensa de EE.UU., por su parte, pronosticó que la coalición no podrá limitarse a bombardeos aéreos y que debería mantener sobre la mesa la opción de enviar a la región tropas terrestres.

Desde el punto de vista de Hardy, la única 'ventaja' de la situación es que es poco probable que sirva para que se desate una guerra nuclear. Con todo esto, sí que formula varios escenarios de cómo esto podría suceder. Desde su punto de vista, el vulnerable equilibrio atómico en la región puede quebrarse, si los yihadistas del Estado Islámico conquistan un almacén de material fisible y encuentran en sus filas a especialistas capaces de militarizarlo. Otro escenario imaginado por el analista es la intervención de Corea del Norte y que decida ir en ayuda del presidente sirio Bashar al Assad.    

Por último, Hardy contempla el escenario, cuando Arabia Saudita finalmente modernice los misiles balísticos DF-3 de producción china que adquirió hace casi tres décadas y los equipe con ojivas nucleares, tal y como se rumorea últimamente. La única pregunta que queda aquí es contra quién serán dirigidos estos misiles: contra Irán o Israel, subraya el columnista.

EE.UU. y la OTAN contra Rusia

"El desarrollo de los acontecimientos actuales en Ucrania es una reminiscencia de la crisis de los misiles en Cuba", opinó en mayo el político ucraniano Renat Kuzmín. Los acontecimientos de los últimos meses solo confirman esta sentencia.

En la cumbre de la OTAN en Gales (Reino Unido) de septiembre, la Alianza empezó a elaborar un plan del refuerzo de su presencia en las fronteras rusas argumentando con las dimensiones de la crisis ucraniana, subraya Hardy. Esta semana, el Pentágono presentó un informe para proporcionar su "visión de los conflictos armados del futuro" en los que describe las estrategias para destruir a los potenciales rivales. En caso de un enfrentamiento con otra potencia nuclear, el documento propone atacar primero y "de manera que el adversario sea incapaz de responder con eficiencia".
 
El Pentágono está elaborando escenarios de operaciones cerca de las fronteras rusas, denunció este 16 de octubre el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. Actualmente, EE.UU. sufre una profunda crisis de desigualdad social y "la salida de esta crisis ya está bien planeada: es un conflicto militar, ya que el conflicto militar atrae inversiones, refuerza la industria, algo que pasó durante la Segunda Guerra Mundial", opina el analista político Vardán Bagdasarián, según recoge el portal Pravda.ru.
 
Solo en el mes de septiembre, la OTAN llevó a cabo tres simulacros en los países vecinos a Rusia: uno en Letonia y dos en Ucrania. La Alianza ha reforzado sus misiones de patrullaje en los países bálticos, vuelos de vigilancia, reconocimiento e inteligencia (AWACS) en Polonia y Rumania y desplegado buques de guerra adicionales en el mar Báltico y el Mediterráneo, además de aumentar contingentes y expandir programas de maniobras. La OTAN también planea establecer cinco nuevas bases en Letonia, Lituania, Estonia, Rumania y Polonia para reforzarse contra Rusia, a la que Occidente responsabiliza por la crisis en Ucrania. La Alianza puede desplegar sus tropas donde quiera, afirmó el nuevo secretario general del bloque militar, el noruego Jens Stoltenberg.

Fuente: RT

En el contexto de los sucesos en Tlatlaya, de asesinados, heridos, y los 43 normalistas desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa, atrocidades sumadas a las más de cien mil bajas civiles y 30 mil desaparecidos desde 2007, cuando Calderón declaró laguerra al crimen organizado, William Brownfield, secretario asistente de Estado de Estados Unidos recomendó … mantener las políticas antinarcóticos actuales…el camino es largo cosa de décadas, generaciones.

Pidió paciencia (La Jornada10/10/14). Nada elaboró del lavado en el sistema bancario de Estados Unidos ni sobre el vínculo entre violencia y el desregulado flujo de armas de asalto a México. ¿Aguante ante, como documentó el Tribunal Permanente de los Pueblos: ejecuciones extrajudiciales, paramilitarismo, desapariciones forzadas, masacres, asesinatos, torturas, acoso de activistas de derechos humanos y opositores políticos, fraudes electorales y represión sistemática de los movimientos sociales de resistencia, mientras oligarcas, petroleras y mineras proceden con el robo del siglo?

Brownfield sabe que los protocolos para esas tareas señalan que la fuerza militar se usa sólo en última instancia, pero fue lo primero que recomendó Estados Unidos y Calderón y su equipo acataron, siendo un diseño de intervención/ocupación clandestina de guerra irregular o sucia ensayado en Colombia que Brownsfield alaba, amnésico del cable de Wikileaks en el que, según carta de J. Aznar a la embajada de Estados Unidos en Madrid, Calderón le dijo haber hecho una evaluación fallida sobre la capacidad institucional para afrontar al crimen organizado. Su decisión, con un costo humano inmenso, se basó en un cálculo erróneo sobre la profundidad y amplitud de la corrupción en México. (Ver Jorge Carrillo Olea en México en riesgo, Grijalbo, 2011).

Calderón actuó así cuando el Comando Norte (CN) de Estados Unidos decía que basados en la experiencia (contrainsurgente) adquirida por Estados Unidos en Afganistán e Irak, … trabajamos con las fuerzas armadas de México enfrentándolos con la idea de que el enemigo vive entre civiles y no es un enemigo externo al país, como tradicionalmente se ha formado al ejército y armada. Al incorporar a México en el perímetro del homeland security (seguridad del suelo patrio) se vulnera la soberanía y la función de defensa nacional mexicana. La meta central del CN es (textual): adiestrar las fuerzas armadas de México en áreas específicas, necesarias … para transformar a los militares (mexicanos) de una fuerza convencional diseñada para combatir amenazas externas, a un ejército que tiene que enfrentar una guerra irregular donde el enemigo vive entre civiles (sic). Es decir, una guerra civil de larga duración hacia el finiquito-balcanización de Mexico rico en recursos humanos y materiales, que colinda con unos Estados Unidos que, desde los enigmáticos ataques del 11/S se declaró formalmente en estado de guerra (antiterrorista) sin límite temporal o territorial.

Los estudios sobre la pelea por el acceso, control y usufructo de los recursos naturales encabezados por los combustibles fósiles ofrecidos por Michael Klare (The race for what’s left, 2012) son esenciales para captar el fondo de lo que Michael Sheenan, subsecretario de Defensa de Estados Unidos, estimó ante un comité senatorial que duraría una guerra anti terrorista: al menos 10 a 20 años, además de los 12 años acumulados desde el 11/S con la gestación de unEstado de excepción doméstico e internacional y acentuado despliegue bélico de Estados Unidos en torno a los principales yacimientos petroleros, gaseros y mineros del planeta. En línea con los planteos del gobierno Bush-Cheney, según el razonamiento del gobierno de Obama y el de Brownfield sobre México, estaríamos ante una guerra irregular de al menos 30 años, repleta de operativosclandestinos, terrestres, aéreos, navales y de ataques con drones, que según los voceros de la Casa Blanca, carece de límite geográfico. El senador Angus King presente en la audiencia dijo que era lo más sorprendente y grave que he escuchado desde que llegué. Hoy ustedes, en esencia, están rescribiendo la Constitución. El conservador Jack Goldsmith, abogado en el gobierno de Bush, dijo sorprenderse que en este Comité Sobre las Fuerzas Armadas de Estados Unidos nadie sepa contra quién es esta guerra sin fin, ni quiénes, ni desde dónde, se toman estas decisiones, según reseña Glenn Greenwald (ICH10/ 09/14).

Ante la enorme tragedia y catástrofe humanitaria por crímenes de lesa humanidad (Aguas Blancas, Atlatlaya, Ayotzinapa) acarreada por el diseño de guerra irregular oguerra sucia y el de subordinación económico/energética (recesivo/extractivista) formalizada en el TLCAN y en las contrarreformas peñistas, incapaces de generar desarrollo, empleo, bienestar y futuro para la juventud, aumenta el cúmulo de agravios y de riesgos a la nación, por lo que es imperativo un vigoroso cambio de rumbo multidimensional. ¡Los exigimos vivos! y estamos en resistencia civil y pacífica por México.

Fuente: PIA

“La Alianza del Pacifico no cumple con su principal propósito profundizar la integración de sus economías, -todo lo opuesto- solo ha  profundizado el carácter extrativista de la economías del bloque”.

Aníbal Garzón sociólogo español y analista internacional en uno de sus trabajos sobre la Alianza del Pacifico[1] plantea la división de nuestro continente en dos modelos: el primero integrado por países que defienden la extensión del modelo neoliberal, bajo el dominio de los Estados Unidos como potencia hegemónica, agrupados en el regionalismo abierto y el segundo modelo constituido por estados que buscan consolidar su autonomía e independencia nacional, países que Garzón agrupa en el regionalismo estratégico.

Ambos modelos -regionalismo abierto y estratégico- se encuentran en pugna y poseen esquemas regionales de integración antagónicos.

Los agrupados en el regionalismo abierto defienden esquemas de integración como: La CAN, los tratados de libre Comercio (TLC), recientemente la Alianza del Pacifico, etc. Asimismo los agrupados bajo de regionalismo estratégico plantean que la integración es viable a través de esquemas como la UNASUR, MERCOSUR y el ALBA, entre otros.

La Alianza del Pacifico (AP), se define como: un bloque o alianza económica comercial de ámbito subregional conformado por cuatro países -Chile, Colombia, México y Perú-, creada el 28 de abril de 2011. La Alianza del pacifico afirma que su principal propósito es profundizar la integración de sus economías.

Sin embargo, El Prof. Atilio Boron, sociólogo argentino y doctor en Ciencia Política, asegura: “Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Recientemente un estudio presentado en Berlín por la Fundación Bertelsmann[2] califica a la Alianza del Pacifico como un modelo pionero de integración económica. Samuel George, autor del estudio, dijo: “México, Colombia, Perú y Chile están lejos de estar en una situación perfecta, pero tienen una oportunidad de oro”.

El economista estadounidense – Samuel George- afirma que los ‘pumas’ del Pacífico Chile, Colombia, México, y Perú, han adoptado una política agresiva de liberalización comercial, empleando una estrategia que según George ha probado ser exitosa en el área de Asia-Pacífico, con el objetivo de acercarse a los llamados ‘tigres’ asiáticos (Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur). Ya que uno de los objetivos que persigue la Alianza del Pacifico es convertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial, con proyección a Asia y el Pacífico.

Al cumplir los 1000 días de creada la Alianza del Pacifico la integración económica aun no se consolida así lo demuestra la evidencia estadística que permite corroborar que este bloque no cumple con su principal propósito -profundizar la integración de sus economías-, ni tampoco existe evidencia significativa que demuestre la vinculación de la Alianza del Pacifico con fuerza a los mercados de Asia y el Pacifico, más allá del un robusto despliegue comunicacional.

Por consiguiente, la evidencia estadística demuestra que no se cumple la afirmación de Samuel George y en consecuencia del estudio de la Fundación Bertelsmann.

Chile

Según cifras de la División de Estadística de las Naciones Unidas -avaladas por la CEPAL-, las exportaciones al tercer año de constituida la Alianza del Pacifico, exhiben resultados negativos con cierre a la baja para Colombia, México y Perú. En el caso de Chile la tendencia es un poco más atenuada.

Para el 2011 por cada cincuenta (50) productos que constituían la oferta exportable Chilena solo tres (3) provenían de Colombia, México y Perú. Al cierre del 2013 esta cantidad se redujo a tan solo (2) dos por cada cincuenta (50) productos; es decir solo el 5.37% de los productos producidos por Chile tienen como destino sus aliados estratégicos del pacifico.

Las estadísticas revelan que Chile importaba de los países provenientes de la Alianza del Pacifico al cierre del 2011el 9% del total de sus importaciones, cifra que cae durante el 2013 a 7.5%.

En la región los países afines al regionalismo abierto, avanzan con fuerza en una campaña de gran despliegue mediático que persigue el objetivo de desplazar la Mercosur, señalando que la Alianza del Pacifico es modelo pionero de integración en la región.

Sin embargo las cifras muestran que las exportaciones chilenas direccionadas al Mercosur casi duplican a las exportaciones cuyo destino es la Alianza del Pacifico, superando la barrera de los 6 mil 682 millones de dólares al cierre del 2013, lo que representa 8,6% de su oferta exportable.

Las importaciones chilenas al Mercosur también son significativamente superiores a las provenientes de sus aliados del pacifico. Por ejemplo: al cierre del 2013 asciendan a 9 mil 956 millones de dólares –es decir 12,5 % de sus importaciones totales- provenían del Mercosur y 6 mil 022 millones -el equivalente al 7,5 %- de sus socios estratégicos “Los pumas del pacifico”.

Colombia

Estudiando el caso Colombiano la cantidad de productos exportados e importados de los países que integran la alianza, también se redujo.

La evidencia estadística demuestra que Colombia paso de exportar a los países de la alianza cuatro (4) productos de cada cincuenta (50) durante el 2011 a tan solo tres (3) productos al cierre del 2013.  Lo que represento cerca de 3 mil 709 millones de dólares – representando el 6.3%-  de los 58 mil 821 millones del total de sus exportaciones. Las importaciones provenientes de la Alianza del Pacifico también se vieron afectadas desde que se creó la alianza.

Durante el 2011 Colombia importaba ocho (8) de cada cincuenta (50), y al cierre del 2013 solo seis (6) productos de los cuales cinco (5) provienen de México.

Colombia importo cerca de 5 mil 495 millones de dólares de México y solo le exporto 863.800 millones de dólares durante el 2013.

México

Al cierre del 2013 México destinó uno (1) de cada (50) productos de su oferta exportable a sus socios del pacifico; específicamente el 2,2% del total de sus exportaciones de las cuales más del 50% tiene como destino el mercado colombiano.

 

Las exportaciones mexicanas a sus socios estratégicos de la Alianza del Pacifico durante ese periodo superaron 8 mil 590 millones de dólares; mientras que las importaciones solo alcanzaron los 2 mil 935 millones de dólares –México importo menos del 1% del total de sus importaciones a sus socios del pacifico- y nada indica que este comportamiento pueda variar significativamente en el tiempo.

Para el mismo periodo el 49% de las importaciones mexicanas provenían de los EEUU y el 79% de sus exportaciones tenían el mismo destino. Siendo los Estados Unidos -país con el cual México posee Tratados de Libre Comercio- su mayor socio comercial.

Perú

Perú demostró ser el país de la Alianza del Pacifico que más exporto al cierre 2013 a sus socios comerciales estratégicos, destinando el  7,2% del total de su oferta exportable. Sin embargo las importaciones proveniente de los países que integran la Alianza del Pacifico han disminuido y nada indica que la tendencia se revierta.

Por consiguiente, las relaciones comerciales intralianza no se han fortalecido precisamente desde la creación del bloque. Al contrario solo han  profundizado su carácter extrativista debilitando sus economías locales.

Retomando la afirmación del Prof. Atilio Boron: “La Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Cifras del Banco Mundial demuestran que el gasto militar  Colombiano, Mexicano y Peruano[3] se ha incrementado sostenidamente desde la creación de la Alianza del Pacifico.

El gasto militar colombiano es el más elevado de la región y de los países del bloque –ascendiendo 3.44% de porcentaje total de su PIB –. Sin embargo,  Colombia es el país que percibe más recursos por concepto de ayuda militar directa por parte de los EEUU solo superado por Israel y Egipto y cuenta con nueve (9) de las setenta y seis (76) bases militares de los Estados Unidos en la región.

La ONG norteamericana Just the Facts[4] , encargada de monitorear el gasto militar de los EEUU, señala que desde 1996 hasta la actualidad Colombia ha recibido cerca de 6.820 millones de dólares, México 2.015 y Perú 909 millones.

Ahora bien, Perú destinó para el 2013 más de 2 mil 800 millones de dólares al gasto militar, representando el 1,42% de su PIB y  -al igual que Colombia- alberga nueve (9) bases militares estadounidenses en su territorio. Finalmente México y Chile con tres (3) bases y una (1) respectivamente.

La evidencia estadística expuesta, corroboró la afirmación del Prof. Atilio Boron: “Alianza del pacifico es una alianza político-militar, y no precisamente una alianza económica”.

Demostrando que la Alianza del Pacifico no cumple con su principal propósito “profundizar la integración de sus economías”, -todo lo opuesto- solo ha  profundizado el carácter extrativista de la economías del bloque debilitando el comercio intraliaza y el fortalecimiento local.

Finalmente, la Alianza del Pacifico está sirviendo de instrumento para minar a nuestro continente con 22 de las 76 bases militares del imperio estadounidense en la región con el propósito de controlar nuestros recursos naturales y tratando de imponer nuevamente por la fuerza “la América para los Americanos”[5]


[1] Alianza del Pacifico: Renace el regionalismo abierto como contra al nuevo regionalismo estratégico pos neoliberal. Caso Chile y Venezuela.

[2] Alianza del Pacífico, modelo pionero, según estudio. http://www.dw.de/alianza-del-pac%C3%ADfico-modelo-pionero-seg%C3%BAn-estudio/a-17682967

[3] Gasto Militar Chileno según cifras del Banco Mundial, supera 5 mil 400 millones de dólares, lo equivalente al 1,9 % de su PIB y cuenta con una de las 22 bases militares de las 76 de la región.

[4] Curso: Coyuntura Geopolítica en América Latina. La Militarización del Imperio. Atilio Boron.

[5] “La América para los Americanos”. Doctrina Monroe 1823

Fuente: Contrainjerencia

Frases


“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”

Hugo Chávez

Correos del Sur