Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En los días que corren, tratar de escribir con coherencia por una parte y apuntando a aquello que puede ser interesante y prioritario para el interés del lector, por otra, se ha transformado en un verdadero reto. Como he dicho en días pasados, la incertidumbre y el caos es el signo de los tiempos, en los que la mayor potencia mundial está marcando la pauta.

La cuarta ronda de negociaciones para tratar de conseguir la paz en Siria en Ginebra, Suiza, es de nuevo objeto de dilaciones y la perfidia de quienes patrocinan el terrorismo, reflejadas en acciones polìticas endebles de la oposición y los atentados y sabotajes de los extremistas armados.

Imposible. Porque América es un continente conformado por 35 naciones así que cargar sobre sus hombros el destino de éste no lo puede realizar ningún ser humano.

Israel y su política colonial en Palestina y su agresividad contra El Líbano y Siria ha dado muestras más que suficientes, que representa el verdadero obstáculo para la paz en la región más conflictiva del planeta.

Arabia Saudita, como principal potencia de las monarquías sunitas del golfo, ha arrastrado a sus vecinos Qatar, Emiratos Árabes y Kuwait fundamentalmente, a acompañar y financiar el terrorismo wahabita encarnado en organizaciones como al-Qaeda, Daesh y el Talibán afgano y pakistaní, aunque en otros tiempos a pedido del Pentágono no se ha privado de financiar grupos que nada tienen que ver con el integrismo musulmán como los Contras nicaragüenses o la organizaciones neo fascista italiana Ordine Nuovo, responsable del atentado contra la Estación de Bologna en 1985 que dejó 85 muertos.