Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Días atrás tuve el desagrado de leer un pésimo artículo publicado por el tan criticado medio estadounidense The New York Times (NYT), escrito por Daniel Lansberg-Rodríguez bajo el título "La salida del dragón: por qué China debería abandonar a Maduro a su suerte"*. Para pena de los pensantes lectores de ese medio, quienes prefieren dejar de lado las pasiones y diferencias ideológicas en pro de la seriedad y produndidad de los análisis políticos, y para desgracia nuestra, quienes seguimos empeñados en buscar vida inteligente en la derecha venezolana y latinoamericana, éste escrito deja mucho que decir de un supuesto "ilustrado", "pensante" de la burguesía pro estadounidense, graduado en importantes universidades como Carleton, Chicago y Harvard, además, profesor adjunto de la Kellogg School of Management de Northwestern University, porque destila incomprensión de la realidad Latinoamericana y mundial, insana manipulación, rabia, intolerancia, amenazas contra los insumisos al imperio. No se equivoca el xenofobo presidente estadounidense Donald Trump cuando dice que "las cadenas CNN, BBC y NYT son parciales, deshonestos y enemigos del pueblo", solo agregaría que también lo son a sus tarifados e irresponsables columnistas.

La segunda economía del mundo, China, ocupa nuevos espacios en América Latina con la entrega de financiamientos en obras que ofrecen beneficios para las partes involucradas, tanto del gigante asiático como de las naciones de la región.

Respondiendo a la invitación del presidente Rafael Correa, realizaré una visita de Estado al Ecuador; la primera de un Presidente chino a este país sudamericano a raíz del establecimiento de las relaciones diplomáticas. Portaré el gran afecto del pueblo de mi país y los mejores votos por el desarrollo de los lazos binacionales, a la expectativa de construir un nuevo puente de cooperación amistosa entre China y Ecuador.

Irán con su política anti-hegemónica y el respeto a la autodeterminación de los pueblos, reafirma su decisión de fortalecer sus lazos con Latinoamérica en múltiples áreas.

Lo que más imperó en la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) de Margarita fue la presencia de un espíritu de respeto a la diversidad política, económica, religiosa y cultural. Todos los países expresándose en base a la unidad del bloque, con máximo respeto a la soberanía y a las propias diferencias de cada pueblo. Todos al unísono decantándose en defensa de la paz.