Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En una estrategia destinada a adelantarse a la pretensión boliviana de emplazar a Chile, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya – CIJH – por las denominadas Aguas del Silala,  el gobierno chileno, decidió ser el primero en dar un golpe jurídico y demandó a Bolivia.

Marzo representa para Bolivia, un mes cargado de simbolismo, acompañado de una dolorosa carga histórica.

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo el martes que las maniobras militares de Chile en la frontera con Perú y Bolivia, se originan por "la desesperación de un gobierno aislado" por la comunidad internacional, que expresó su respaldo a la demanda marítima boliviana radicada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

La decisión del la Corte Internacional de Justicia de La Haya de declararse competente para conocer la demanda boliviana interpuesta en abril de 2013, que es lo mismo que decir de rechazar la objeción preliminar presentada por Chile, explica la justeza de la causa boliviana, pero también de cierta relativa modificación del tablero geopolítico en la región -como parte de los cambios en curso en la geopolítica del poder global-, y el papel que Bolivia está empezando a jugar en el plano internacional.

La decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya de declararse competente en relación al diferendo marítimo entre Bolivia y Chile puede ser visto como un primer triunfo diplomático sobre el tema del Estado boliviano, y particularmente, de Evo Morales Ayma, el estadista que planificó desde el Palacio Quemado la estrategia internacional del caso en cuestión.