Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El Haití mayoritariamente habitado por esclavos arrancados de sus tierras africanas (y así demográficamente mutiladas) y liberados por esfuerzo propio a fines del siglo XVIII, y vencedores de cuantos intentos militares trataron de devolverlos a sus amos, de inmediato se les negó el reconocimiento internacional de todos los países “civilizados” por ser esclavos negros temporal y salvajemente auto liberados.

Llamamos a sumar fuerzas a favor de una Haití Libre y Soberana, uniendo la voz de su organización, su voz, al petitorio a presentarse a los gobiernos, parlamentos y la ONU, antes que voten nuevamente sobre la continuidad de las tropas de ocupación. Haga clic aquí y complete el formulario o envie un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con los datos. Organice una actividad de entrega de la Carta a las autoridades respectivas en su país, durante la Semana de Solidaridad con Haití, del 15 al 22 marzo.

Miles de personas se movilizaron el jueves pasado en las calles de Puerto Príncipe contra los resultados preliminares de las elecciones presidenciales realizadas el 20 de noviembre. Los manifestantes califican este proceso como un “golpe de Estado electoral”. Un recorrido por la historia haitiana reciente sirve para entender su estructuración dependiente y su fuerte sujeción a los intereses estadounidenses.

Jovenel Moïse, próximo presidente de Haití es un empresario bananero apadrinado por el expresidente Michel Martelly por lo que presumiblemente su gestión suponga una continuidad de las políticas del gobierno saliente

El movimiento de emancipación independentista en Haití se inició en 1790, mucho antes que la mayoría de las colonias españolas de América. La Revolución francesa que había triunfado un año antes, concedió igualdad jurídica y política a los negros y mulatos haitianos, pero no proclamó el fin de la esclavitud. Sin embargo, estas reformas, fueron desoídas por los haitianos blancos de origen francés lo cual fue caldo de cultivo para que se desataran constantes rebeliones de esclavos.