Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

El 21 de febrero de 2016 se produjo en Bolivia un atentado contra la democracia, una operación destinada a manipular la voluntad de la ciudadanía e influir en el sentido de su voto en el referéndum.

Medios de comunicación.- En una serie de alta audiencia para el público estadounidense, The Black List (La lista negra), Raymond Reddington, el personaje central, hace una exposición sobre una forma de influir en la sociedad a través de información calculada, denominándola "la fábrica de rumores".

¿De qué estamos hablando cuando reclamamos la democratización de la comunicación y de la información? ¿Hablamos solo de redistribución de frecuencias radioeléctricas para garantizar el derecho humano a la información y la comunicación? ¿De qué forma la redistribución equitativa de frecuencias –éstas patrimonio de la humanidad- entre los sectores comercial, estatal o público, y popular (comunitario, alternativo, etc.) puede garantizar la democratización de la comunicación e impedir la concentración mediática?

Falsimedia.- Lo que hoy se está viviendo en Latinoamérica y el Caribe no es solo una ofensiva política y económica neoliberal con el derivado de la instalación, por vías diversas, de gobiernos derechistas, sino que en realidad avanza a paso firme por el continente  una gigantesca contrarrevolución cultural. No es de ahora sino que ya lleva años modelándose, y que puede provocar tanto o más daño que una embestida militar reaccionaria. Esta iniciativa deformante del pensamiento se cuela por todos los huecos que le ofrece el sistema y también aprovecha, claro está, las debilidades y carencias formativas de los propios ciudadanos y ciudadanas. A la cultura popular, liberadora y revolucionaria que puja por consolidarse allí donde pudo hacer pie en las últimas décadas, el aparato distorsionador y alienante manejado desde las entrañas mismas del pensamiento imperial, trata de oponerle (con una persistencia y continuidad apabullantes) un discurso disociador, anestesiante, plagado de mentiras. Para ello, utiliza dosis de meta-lenguaje que genera confusión, desencanto, desunión, parálisis, desmovilización. Todo vale para envilecer o desprestigiar cualquier avance anti colonial y antiimperialista en la región.

Venezuela.- Debo confesar de entrada que no deseaba responder a las provocaciones de aquellos que han pretendido mancillar la imagen del Comandante Chávez con estupideces propias de peseteros baratos. La generación que tuvo el privilegio de conocerlo y marchar a su lado por la utopía posible no creerá en las mentiras de quienes nunca pudieron derrotarlo en vida. Los persistentes intentos de opacar la carismática y rebelde figura del gigante Chávez han caído en desgracia en Colombia y en todo el mundo. La burguesía no lo olvida. El miedo que manifiestan por el legado de los grandes hombres de nuestra historia nunca termina con la desaparición física de estos. Hoy vuelven a la carga contra el gigante tratando de ofender, también, la inteligencia de todos.