Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Blitzkrieg (en alemán, literalmente 'guerra relámpago') es el nombre popular que recibe una táctica militar de ataque que implica un bombardeo inicial, seguido del uso de fuerzas móviles atacando con velocidad y sorpresa para impedir que un enemigo pueda llevar a cabo una defensa coherente.

La inminente conquista de Aleppo por parte del Ejercito Árabe Sirio (EAS), la única fuerza legal que opera en Siria y que obviamente responde al presidente Bashar al-Assad, ha hecho emerger de las cloacas del periodismo internacional los excrementos más nauseabundos que el oficio puede producir.

La "guerra contra el terror" ha sido simultáneamente una guerra contra la verdad. Durante quince años, desde el 11 de septiembre hasta las "armas de destrucción masiva" de Saddam Hussein y las "conexiones de Al Qaeda", las "armas nucleares iraníes", el "uso de armas químicas de Assad", las mentiras interminables sobre Gadafi, o la"invasión rusa de Ucrania". Los gobiernos de las llamadas democracias occidentales han encontrado que es esencial alinearse firmemente con la mentira con el fin de perseguir sus programas. Ahora bien, estos gobiernos occidentales están tratando de desacreditar a los que dicen la verdad desafiando sus mentiras.

Los multimedia de Estados Unidos (EU) y las redes sociales –bautizadas como Gafaty: Google, Apple, Facebook, Amazon, Twitter y You Tube– han sido motivo de feroces críticas por su flagrante, inicua y antidemocrática proclividad a la derrotada Hillary Clinton.

Ya estaba vacunado contra el engaño deliberado de las encuestadoras (http://goo.gl/NakHSG), por lo que nunca tomé en serio el supuesto aplastante triunfo de Hillary. Mucho menos después de los escalofriantes fracasos de las encuestas en México –cuando los presstitutes/loro-cutores abultaron el apretado triunfo de Peña–, del Brexit –en el cual todo el mundo se equivocó, con la notable excepción de la reina de Inglaterra y el tabloide The Sun– y de Colombia, donde el domingo futbolero, el huracán Mathew y el voto de castigo a Santos desecharon el loable acuerdo de paz con las FARC.