Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La importancia de la Alianza del Pacífico fue destacada por el analista y economista Jorge González Izquierdo, quien dijo a la AFP que este bloque en lo político “es un contrapeso al grupo que quiso formar el presidente Hugo Chávez de Venezuela”, en alusión a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas y Antigua y Barbuda.

Más que consignas y siglas para encuentros de buena voluntad, a partir del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar que ha emergido a escala planetaria, como una necesidad más que como alternativa, para salvar el planeta a partir de una nueva geopolítica antiimperialista, anticolonialista y emancipada, con opción preferencial por la paz, del lado de nuestra América caribeña, han nacido la Alternativa Bolivariana de las Américas – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la Comunidad Económica Latinoamericana y Caribeña (CELAC) y PetroCaribe.

Los resultados de las últimas dos elecciones en América del Sur representan pasos importantes para la estrategia de EEUU de recolonización de América Latina y el Caribe.

El padre de la Constitución argentina, Juan Bautista Alberdi en su libro “El Crimen de la Guerra “ escrito en 1872 afirma que “las guerras serán más raras a medida que la responsabilidad por sus efectos se hagan sentir en todos los que las promueven y las incitan”, con lo que se anticipa en casi un siglo al final de la escalada nuclear que tuvo su punto de inflexión en la Crisis de los Misiles de Cuba y que culminó con la firma por Kennedy y Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962) y la implementación de la Doctrina de la Coexistencia Pacífica, continuando el estigma de la Guerra Fría hasta finales del siglo XX con la caída del Muro de Berlín.

Fueron desvelos y preocupaciones, lo que movió a dos gigantes, al Comandante Fidel Castro Ruz y al Comandante Hugo Chávez Frías, por unir a los pueblos emancipados y de espíritu libérrimo, como una alternativa que enfrentara toda forma de dominación imperial, sobre todo, que permitiera el desarrollo y crecimiento, con carácter “humano”, no humanista, pues el humanismo no fue más que una corriente “secular” en contraposición al “fideísmo”, surgido en pleno Renacimiento, entre los siglos XV y XVI, en el que el “hombre como centro de todas las cosas”, fue cosificado y se sentaron las bases sólidas de lo que hoy conocemos como el capitalismo, por el carácter arrebatador, explotador e individualista.