Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La oscuridad podrá rearmarse con sus rostros más sanguinarios y venenosos como lo muestra Trump y sus vómitos contra la humanidad, pero esa inmundicia reaccionaria nos indica que reaccionan ante tanta organización popular en su patio trasero, misma que sabrá sobreponerse a derrotas electorales o golpistas coyunturales para reemprender una y otra vez la lucha en todos los planos teniendo la conquista del poder como su objetivo excluyente.

Si algún movimiento de integración regional latinoamericana ha tenido éxito en los últimos años ese, innegablemente, ha sido la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) junto con su hijo mayor, PETROCARIBE.

Inspirada por las enseñanzas e ideas de sus fundadores, Hugo Chávez y Fidel Castro, a cuatro años de la partida del primero y cuatro meses de la del segundo, tuvo lugar en Caracas el 5 de marzo la XIV Cumbre de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos(ALBA-TCP).

La Alianza Bolivariana para  los Pueblos de Nuestra América – Tratado de  Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), pese a que aún falta mucho por hacer, está dando sus frutos materiales y concretos,  aunque  hay que darle mayor celeridad y dinamismo y, sobre todo, para que esta organización no muera a temprana edad, pasa, entonces, porque cada uno de los miembros que la conforman, se deslastren de las rémoras y vicios del capitalismo, los que chocan odiosamente contra los principios y valores de esta alianza e integración, para que no perezca, como muchos aspiran y fuerzan para que así sea, a pesar de su participación en el seno del ALBA-TCP, sólo por estar enclavados geográficamente en esta parte del planeta, aunque son los perritos fieles y mansos, como el infeliz lacayo imperial Pedro Pablo Kuzinski.

La importancia de la Alianza del Pacífico fue destacada por el analista y economista Jorge González Izquierdo, quien dijo a la AFP que este bloque en lo político “es un contrapeso al grupo que quiso formar el presidente Hugo Chávez de Venezuela”, en alusión a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y Las Granadinas y Antigua y Barbuda.