Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Hace ya 10 años, en noviembre de 2004, un grupo de venezolanos y latinoamericanos nucleados en el Proyecto Emancipación y radicados en Caracas, tomó la decisión de construir el Portal Alba, página de internet dedicada a promover la iniciativa unionista e independentista lanzada por el comandante Hugo Chávez unos años atrás.

En realidad el ALBA se constituyó formalmente en La Habana el 14 de diciembre de 2004, pero el Portal Alba comenzó a funcionar un mes antes de este histórico acontecimiento.

Tenemos que reconocer que para ese entonces fue una página modesta, hecha más bien artesanalmente, pero muy cuidadosa en sus contenidos y fuentes de información. Muchos años después recién salió una página oficial del ALBA; mientras tanto, la nuestra, sin proponérnoslo, cumplió y en parte aún cumple ese papel.

Pero la idea original de la página web, si bien salió del Proyecto Emancipación, fue producto también de las conversaciones mantenidas con el comandante Chávez desde el año 2006.

Ya antes el Comandante había instalado la necesidad de armar un espacio en torno a la idea del Congreso Anfictiónico de Bolívar. Tras un intento frustrado en el 2005 de realizar un evento en Santa Marta, dos años después, en Caracas, se realizó el II Congreso Anfictiónico. Marelis Pérez Marcano, Lídice Navas, Luis Britto García, Pedro Ortega Díaz, Trino Alcides Díaz, el padre Vives Suriá, entre tantos otros, fueron los organizadores del evento, donde Chávez dio un importante discurso en el Aula Magna.

Y del Congreso Anfictiónico se pasó al Congreso Bolivariano de los Pueblos, y paralelamente la idea del ALBA siguió madurando. Así fue que, batallando por la unidad e independencia de Nuestramérica, salió hace 10 años el Portal Alba, y aún se mantiene.

Hace apenas unos tres meses, con el esfuerzo de comprometidos amigos, hemos logrado repotencializarlo. Hoy podemos afirmar que está en plena reconstrucción, no solo para seguir brindando información veraz, sino también para instalarlo como instrumento de formación política en la lucha por la liberación nacional y el socialismo. Visítenos www.portalalba.org

@albaalianza

Fuente: Correo del Orinoco

Con la victoria en las elecciones presidenciales de este 12 de octubre tras obtener el 60 porciento de los votos, Evo Morales se consolida como el líder del pueblo boliviano y continuará el proceso de cambios iniciado en la nación desde el año 2005, cuando se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia.

Con este triunfo ha ganado también el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), cuya esencia anticapitalista y atimperialista fue reafirmada por Evo cuando se dieron a conocer los resultados a boca de urna y el MAS comenzó a celebrar la victoria junto a miles de seguidores en el Palacio de Gobierno, durante la noche de este domingo.

Dedicar la victoria al líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro, al Comandante Bolivariano Hugo Chávez y a los pueblos que luchan contra el capitalismo y el imperialismo, constituye una clara alusión a que su proyecto continuará apostando por la integración latinoamericana, la autodeterminación y la resistencia al modelo económico y político del capitalismo hegemónico.

La contundente victoria de Evo Morales, con el apoyo de los movimientos sociales bolivianos, se produce en el contexto de la celebración por los diez años de la creación de ALBA-TCP , el próximo 14 de diciembre.

Durante la campaña electoral, el candidato opositor Samuel Doria Medina, había anunciado su intención de reorientar la política exterior de Bolivia hacia la Alianza del Pacífico, en lugar del ALBA-TCP, si llegara a la presidencia. Sin embargo, al votar por Evo Morales, la mayoría del pueblo boliviano apostó también por una integración regional basada en la solidaridad, la complementariedad y el respeto a la soberanía de los pueblos. Fue este un claro mensaje de que el proyecto del Estado Plurinacional es sólido y continuará siendo uno de los pilares de la Alianza Bolivariana para las Américas-Tratado de Comercio de los Pueblos. 

Los sueños de integración de nuestra América Latina que a lo largo y ancho del continente nos dejaron José Martí, Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Juana Azurduy y demás batalladores de la libertad, hoy continúan señalándonos los caminos para una definitiva independencia. Independencia que dependerá, en primera instancia, de la construcción de la unidad latinoamericana desde el rio Bravo hasta la Patagonia, para edificar realmente un proyecto político, global, económico, social, cultural y democrático, que pueda conquistar cambios profundos en todo el continente y hacerle contrapeso a las políticas de intervención de Estados Unidos en América Latina. Esas políticas que, desde antaño, las fuerzas progresistas combatieron y que hoy desde los diferentes países que han logrado dar un viraje hacia la democracia, se vienen combatiendo a través de proyectos alternativos que apuntan a una real integración latinoamericana, como es el caso de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA).

Era diciembre del año 2004 cuando el querido presidente Hugo Chávez y el presidente Fidel Castro se encontraron en La Habana para dar firma al acuerdo llamado Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Fue así que se gestó un nuevo amanecer para América Latina que enterró, en el 2005, el Área de Libre Comercio Americano (ALCA), propuesta neoliberal diseñada por Estados Unidos para liberar los mercados de América y expropiar los recursos naturales. Esa propuesta, ciento por ciento de corte neoliberal, mientras que el ALBA tiene como columna vertebral la solidaridad entre los pueblos.

Luego de su nacimiento, el proyecto del ALBA fue creciendo y se incorporaron países con gobiernos alternativos y progresistas como Bolivia, Nicaragua, Dominica, Honduras (hasta el golpe de Estado, 2009) Antigua y Barbuda, Ecuador, San Vicente y las Granadinas; además de estos países miembros tiene países observadores (Haití, Irán, Siria) y países invitados especiales (Surinam y Santa Lucía). Este mecanismo de integración tiene diseñados varios proyectos con el fin de fortalecer la cohesión de los pueblos americanos. Entre esos: el Tratado de Comercio de los Pueblos, el Banco del Alba, Albacultura, programas de lucha contra el analfabetismo, programas de saludy otros que han generado, en el continente, el fortalecimiento de las naciones en transferencia de tecnología, mercado justo y solidario, infraestructura, suministro de petróleo, combustible y un sinnúmero de posibilidades generadoras de desarrollo endógeno y constructoras de un nuevo modelo que tiene en cuenta las necesidades de los pueblos, la soberanía, la cooperación y sobre todo la solidaridad.

Además de estar compuesta por países latinoamericanos con gobiernos alternativos, el ALBA rompió estas barreras institucionales e hizo apuestas hacia la integración de los movimientos sociales de los estados que no acogieron la propuestade integración. Fue así que en la V cumbre de la Alianza, realizada en Venezuela, se constituyó el CMS (Consejo de Movimientos Sociales), para integrar a los movimientos sociales y organizaciones políticas que se identifican con los principios y que consideran que los aportes a la integración latinoamericana también se deben dar desde abajo y liderada por los movimientos sociales. En estos momentos hacen parte del ALBA Movimientos, un sinfín de organizaciones, plataformas y movimientos de Brasil, Argentina, Chile, México, Paraguay, Colombia, Guatemala, Canadá, etc.

“La unidad e integración de Nuestra América está en nuestro horizonte y es nuestro camino”, es la consigna que se ha venido construyendo desde el ALBA de los movimientos sociales, por ello el pasado 12 de septiembre se constituyó el capítulo Colombia del ALBA Movimientos, que contó con la participación del Movimiento Marcha Patriótica, Poder Ciudadano, Congreso de los Pueblos. Allí deliberamos, con el mayor respeto y reconocimiento de nuestras diferencias, el legado del comandante Hugo Chávez, la coyuntura actual que vive el país y la necesidad de aportar a los procesos de integración latinoamericana. Y concluimos que iremos de la mano para seguir hermanándonos y caminar hacia ese nuevo amanecer que es la patria grande.

Los países del ALBA se reunieron en Caracas para establecer una estrategia que les permita enfrentar la hipocresía de los países desarrollados en la próxima reunión sobre cambio climático de la ONU.

Los culpables históricos

La Alba-TCP coincidió a la hora de reconocer que el cambio climático es uno de los retos mundiales más grandes de nuestros tiempos, sin embargo son los denominados "países desarrollados" los culpables históricos debido a sus modelos económicos basados en patrones de producción y consumo insostenibles (los mismos que generan inequidad, injusticia y pobreza).

Durante la reunión, la viceministra para Cooperación Económica de la Cancillería de Venezuela y experta ambientalista, Claudia Salerno, señaló que "algunos países (los 'desarrollados') insinúan que todos tenemos la misma culpa para así no cumplir con los compromisos que tienen sobre mitigación, financiamiento y compensación de daños, así como las pérdidas por los derivados del cambio climático".

Por eso, todos los países miembros manifestaron "la urgente necesidad de ratificar la enmienda del protocolo Kioto" y bajar las emisiones de gases de efecto invernadero –el dióxido de carbono (CO2) que surge principalmente de la quema de combustibles fósiles como el carbón, el gas y el petróleo que causan el llamado calentamiento global.

Esa necesidad será expuesta en la cumbre de la ONU que se celebrará en Nueva York, en la que por primera vez en cinco años, desde Copenhague, mandatarios de todas las naciones (y los que realmente gobiernan el mundo: los más poderosos empresarios) discutirán cómo frenar el calentamiento global, aunque ninguno esté dispuesto a actuar. Por cierto, al igual que en aquella oportunidad, días antes de la cumbre, cientos de miles de personas marcharán contra el cambio climático en todas las ciudades del mundo.

Protocolo de Kioto: debut y despedida

El protocolo suscrito en el año 1997 comprometía a 38 países industrializados a reducir porcentualmente sus emisiones de gas provenientes del transporte de productos y pasajeros, los servicios (electricidad, gas, aceite, etc.) y la producción industrial y manufacturera. Sin embargo, Estados Unidos, donde cada persona emite 16 toneladas de CO2, se negó a ratificar este acuerdo.

El 13 de marzo del 2001, el entonces presidente George W. Bush, en una carta a los senadores Chuck Hagel, Jesse Helms, Larry Craig y Pat Roberts, expresó que el protocolo produciría "un grave daño a la economía y la energía de su país" y por eso no lo sometería al Senado: el capitalismo le ganó otra batalla a la vida.

De hecho, Norteamérica sólo redujo sus emisiones en el año 2009, cuando estaba fuertemente afectada por la recesión económica.

Lo último

Según un reporte de la Administración de Información de Energía, durante el año 2013 (aún no se posee la cifra de 2014) la contaminación por dióxido de carbono en Estados Unidos aumentó 2%.

Aumentó el consumo de carbón por parte de la industria eléctrica ya que el gas natural se ha vuelto cada vez más costoso. Sólo los autos y las fábricas estadounidenses generaron 5 mil 380 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2013, un año antes generaron 5 mil 270.

El laboratorio para la Aviación y el Medio Ambiente del MIT señala que un promedio de 200.000 estadounidenses mueren anualmente en la última década por respirar humos tóxicos provenientes de automóviles, chimeneas industriales, calefacción residencial y comercial.

Mientras tanto, la empresa petrolera estadounidense ExxonMobil (con sede en 40 países del mundo) ha desembolsado incuantificables sumas de dinero para que cuatro reconocidos "grupos ambientalistas" (Atlas Economic Research Foundation, Media Research Centre, Pacific Research Institute y Heritage Foundation) afirmen que el cambio climático es mentira.

A esto se le suma la tala rasa de árboles o los desastres ocasionados por el agronegocio y sus transgénicos. Por ejemplo, dos de las multinacionales alimenticias más contaminantes del mundo son estadounidenses: Kellogg's (cereales como Corn Flakes, Corn Pops, All-bran, Pringles, etc.) con sede en Michigan y General Mills (Barras Nature Valley, helados Häagen-Dazs, etc.) ubicada en Minnesota. Además, ambas tienen sucursales en Venezuela y buena parte de América Latina y el resto del mundo.

Sólo los autos y las fábricas estadounidenses generaron 5 mil 380 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2013

Ni hablar de las extensas operaciones militares globales de EEUU (guerras, intervenciones y operaciones secretas, más de mil bases en todo el mundo y 6 mil otras instalaciones militares en su territorio) exentas de limitaciones para el vertido de gases de efecto invernadero.

El bla, bla, bla de Obama

Por su parte, el pueblo estadounidense ya comprobó la falsedad de aquel cliché que rezaba que el cambio climático sólo afectaba a los glaciares o a los osos polares, pues actualmente sus consecuencias se sienten a través de olas de calor cada vez más frecuentes, incendios, lluvias torrenciales y sequías extremas.

"La década que comenzó en el 2000 ha sido la más cálida que ha vivido Estados Unidos, y el 2012, un año marcado por un verano especialmente seco seguido del devastador huracán Sandy, en octubre, fue el más caluroso registrado en toda la historia del país", expresa el informe titulado "Evaluación nacional del clima", realizado por más de 300 científicos norteamericanos.

Ante esto, el presidente Barack Obama presentó hace días un plan que busca reducir (pero a partir de 2016) las emisiones de gas un 17% con respecto a los niveles de 2005 para 2020. El plan de doble filo busca que el país encuentre su energía de fuentes más limpias como el viento y la luz solar, el gas natural o la energía nuclear. ¿Cómo lo harán? Nadie lo sabe.

Pero ya muchos legisladores manifestaron que frenarán la aplicación de esta propuesta tras el trillado "argumento" de que supondrá eliminar miles de puestos de trabajo. A su vez, los gobernadores de algunos estados con fuerte dependencia del carbón como Kansas, Kentucky o Virginia, se han mostrado críticos ante el plan y por supuesto la Cámara de Comercio estadounidense puso el grito en el cielo pues la iniciativa "le costará unos 50 mil millones de dólares (36 millones 700 mil euros) al año a la economía", o sea a sus bolsillos.

América Latina y el Caribe concretan

Mientras tanto, los poderosos de la mano con una organización tan inútil como la ONU intentaron consolarnos lanzando a finales del 2013 el denominado "Fondo verde para el clima" a través del cual los países ricos, culpables de esta hecatombe, deben otorgarle 100 mil millones de dólares anuales a los países pobres del llamado tercer mundo "para que se adapten a los desastres climáticos".

Es decir, mientras los 500 millones de personas más ricas (el 7% de la población mundial) son responsables del 50% de las emisiones contaminantes, el 50% más pobre es responsable de solo 7% de las emisiones contaminantes, pero paga todos los platos rotos.

Aún así América Latina continúa decidida a ser protagonista de los cambios: la Vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-20) se realizará en Lima, Perú, del 1 al 12 de diciembre de 2014, pero además Venezuela propuso una reunión previa e inédita: la "Preconferencia de las Partes Sociales" del 4 al 7 de noviembre se efectuará en el estado Nueva Esparta donde por primera vez se sentarán ministros, organizaciones sociales y la sociedad civil del mundo entero que desee asistir a debatir sobre el cambio climático.

Además la mencionada ALBA-TCP impulsa varios planes ambientales a nivel regional entre los cuales destaca el "Proyecto Grannacional de Agua y Saneamiento" que consiste en ampliar los niveles de cobertura en agua potable y saneamiento ambiental mediante la rehabilitación, el mejoramiento, el mantenimiento, la construcción e instalación de servicios en nuestros países, sin olvidar el uso racional de los recursos naturales existentes y la "Empresa Grannacional forestal del Alba" que estipula la cooperación técnica, socioproductiva, ambiental y financiera del sector forestal de nuestras naciones.

Sin embargo, nuestro objetivo no puede ser sólo preservar la vida en el planeta tierra sino mejorar las condiciones sociales de sus habitantes. No se puede vociferar "hay que salvar el planeta" sin internalizar que para eso es necesario cambiar tanto de sistema político-económico como de costumbres.

Frases


"Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan y los que odian y deshacen."

José Martí