Son máquinas programadas por humanos, y lo que el humano se olvidó de incluir en la programación, la máquina no lo deducirá por sí misma.

Estamos, en otras palabras, ante el momento en que el desarrollo de las fuerzas productivas (particularmente la tecnología) se torna un estorbo para aumentar la tasa de ganancia, es decir, para dar más vida a la propia relación de producción vigente. Dicho de otro modo, la propia relación de producción existente ya no permite un mayor desarrollo de las fuerzas productivas.

Las predicciones de analistas auguran que dentro de pocos años, la India se convertirá en una de las naciones económicamente más importantes y pasará a ocupar, por el valor de su Producto Interno Bruto (PIB), el tercer lugar del orbe, detrás de Estados Unidos y China.

El petro puede estabilizar la economía venezolana y hacer insustancial al dólar paralelo de guerra económica si su mercado primario es en bolívares. La venta directa de petros en divisa extranjera no tiene que ser mala per se pero es una simple venta a futuro de petróleo y otras materias primas, que sólo sería útil para ayudar al Estado a pagar deudas, pero no incide contundentemente en el bienestar de los venezolanos. En cambio, su venta en bolívares a una paridad fija permite construir un gran bastión en defensa del salario de todos los venezolanos.

No andaba despistado el presidente Maduro cuando decidió crear esa petromoneda, las perspectivas lucen positivas.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº51