Definida como el aumento acelerado de los precios, la hiperinflación es insostenible en el tiempo por sus efectos devastadores en las condiciones de vida de la población.

Las potencias occidentales, encabezadas por Estados Unidos han tenido a su disposición desde finales de la Segunda Guerra Mundial mecanismos financieros, económicos y propagandísticos que utilizan para impedir que surjan gobiernos progresistas o tratar de derrocarlos cuando estén en el poder.

Nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que evitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se está gestando.

Cuando por América Latina soplan aires extremos de neoliberalismo que imponen desempleo, privatizaciones y rebajas de programas sociales, Bolivia aparece como faro de luz para las grandes mayorías de la región.

Los sistemas financieros del mundo y de Venezuela se encuentran hoy en el preámbulo de un muy probable giro. Lo que en consecuencia implica unas modificaciones sustanciales en el entramado de la economía real tanto en el ámbito global como local. Intentando ser lo más pedagógicos posibles y deslindándonos un tanto del pesado lenguaje técnico que se impone en estos temas, intentamos hacer algunas aproximaciones a lo que podría venir en el mundo que los criptoactivos señalan.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº62