Aunque es muy temprano para asegurarlo, todo hace indicar que el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII) están llamados a convertirse en un freno al gran poder financiero mundial que ha mantenido Estados Unidos desde hace décadas con el respaldo de algunos países desarrollados occidentales.

Gradualmente se van conociendo las diversas expresiones de la agresión contra Venezuela desde Washington. En su época, el presidente Chávez denunció como se había prohibido suministrar a Venezuela equipos de repuestos a los aviones F-16, pese a que el contrato suscrito obligaba a esa fábrica de aviones a reemplazar los equipos o piezas en desuso. Era un descarado boicot. Fue uno de los motivos que llevó al gobierno a negociar con Rusia los aviones Sukhoi, superiores a los F-16.

Durante la primera cumbre anual del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), realizada en Pekín, los chinos revelaron sus intenciones de asumir el liderazgo mundial en el financiamiento de infraestructura.

Pasados siete meses del gobierno Macri se verifica la suba de precios y una inflación que asciende por encima de la capacidad recaudadora del Estado, agravando el déficit fiscal y promoviendo un mayor ajuste que se descarga sobre la población de menores ingresos.

China ya tomó la delantera frente a Estados Unidos en el financiamiento global de infraestructura. Las finanzas internacionales están en vías de transformación, pese a la fuerte oposición de la cúpula de poder norteamericana. El año pasado, desde Washington, funcionarios de alto nivel intentaron sabotear el lanzamiento del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), pero no lo consiguieron.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38