Los partidarios de la dolarización proponen entregar la soberanía dejando de ejercer la política cambiaria y monetaria, eliminar el control de precios, y elevar los de hidrocarburos, electricidad y otros bienes y servicios a niveles internacionales, lo cual dispararía todavía más el costo de la vida.

La deuda externa y la dependencia de los capitales internacionales se volvieron elementos centrales de la economía en los últimos años.

El alza de los precios minoristas de marzo alcanzó al 2,3% según el INDEC y anualizado ya supera el dato del 2017.

Las dolarizaciones no solo implican la desaparición de la moneda nacional, forman parte de todo un paquete de medidas que compromete la independencia, el desarrollo y el sueño de la igualdad social.

A 33.547% llegó la hiperinflación en Nicaragua en 1988. Los precios comenzaron a incrementar repentinamente a partir de 1984. En 1991, mágicamente, se detuvo.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65