Comenzamos este 2018 con la conciencia y el optimismo necesarios para continuar enfrentando los intentos golpistas del imperio norteamericano y sus aliados. En estos primeros días del año, ha arreciado la feroz campaña internacional de desinformación sobre la situación en Venezuela, en el contexto de una nueva ronda de conversaciones para el diálogo de paz entre el Gobierno Bolivariano y la oposición venezolana.

A la siempre ardua tarea de entender el concepto cultura, de no sucumbir a los reduccionismos que siempre lo acosan, a no derretirse entre nociones flácidas ni ambigüedades rentables, hay que añadir la muy particular e histórica batalla del Estado Plurinacional de Bolivia por hacer visible su lucha cultural en los epicentros de la dignidad, la integración, la diversidad y los derechos fundamentales. ¿Alguien no se ha enterado?

El modelo del sistema económico que quedó plasmado en nuestra Constitución, es un modelo contrahegemónico que plantea la justa distribución de la riqueza por parte del Estado. Chávez, conociendo nuestras debilidades, sentenciaba que si no hiciéramos la revolución económica de qué serviría la revolución, pues al final terminaría siendo reversible.

Las autoridades argentinas ven con inquietud la compra masiva de tierras en la Patagonia por parte de un multimillonario británico y las «vacaciones» de decenas de miles de soldados israelíes en las propiedades de ese acaudalado personaje.

1 Celebramos que hace doce años la República Bolivariana de Venezuela obtuvo su más resonante triunfo internacional al derrotar el Alca, el tratado que intentó impedir a los países latinoamericanos proteger sus industrias. Pero el Alca, como Terminator, cada vez que es derrotado regresa en una forma más terrible. En el más absoluto secreto se prepara para que la sancione la Asamblea Nacional Constituyente una Ley Terminator que, como todas las de su especie, seguramente promoverá y protegerá las inversiones de los extranjeros otorgándoles más derechos que a los desprotegidos venezolanos.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº51