Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Estar a favor del gobierno de Venezuela no es solo una cuestión política, pero también de carácter. Es vergonzoso como gente que pretende estar en el campo de la izquierda, instituciones con tradición de izquierda, partidos que en principio pertenecen al campo popular, quedan silenciosos o se valen de críticas al gobierno para justificar la falta de solidaridad con el gobierno de Venezuela.

Venezuela hoy es un recipiente donde se ponen etiquetas como "dictadura", "irrespeto a los derechos humanos", "mal gobierno", "falta de democracia", "hambre", "violencia" y "muerte". Identificándolas todas con el nombre del Gobierno de Nicolás Maduro cuando no las endilgan al chavismo a secas.

América Latina, El Caribe y los pueblos amantes de la autodeterminación, la democracia real, el bienestar que se distribuye entre las gentes y la paz; nos sentimos satisfechos de la nueva hazaña del pueblo de Bolívar y Chávez, toda vez que han propinado un knock out técnico a los adversarios del avance revolucionario de la Nación venezolana, mediante la exitosa Asamblea Nacional Constituyente aprobada con un alto porcentaje de la población.

A la alegría inicial de ver el Poliedro abarrotado de gente, votando, ejerciendo su derecho constitucional de participar, elegir y decidir; le sobrevino una sensación amarga, llena de sensaciones encontradas, mezcla de rabia, frustración y estupor, porque hemos llegado al punto de inflexión donde se ha develado el verdadero rostro maléfico de la oposición venezolana.

Pocas veces se celebraron elecciones en un contexto tan signado por la violencia como las de este domingo pasado en Venezuela. Hay pocas experiencias similares en el Líbano, Siria e Irak. Tal vez en los Balcanes durante la desintegración de la ex Yugoslavia.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº34